Her­me­ne­gil­do Sábat, un ge­nial e im­pen­sa­do es­ce­nó­gra­fo de ópe­ra

Clarin - Spot - - Notas De Paso - Federico Mon­jeau fmon­jeau@cla­rin.com

Ha­cia fi­nes de los ‘90 la Ópe­ra de Ham­bur­go le en­car­gó al ar­gen­tino Os­car Stras­noy la com­po­si­ción de una ópe­ra en un ac­to pa­ra re­pre­sen­tar jun­to a Er­war­tung (La es­pe­ra) de Ar­nold Schoen­berg. Stras­noy ha­lló la po­si­bi­li­dad de un pa­ra­le­lo en una no­ve­la de Irè­ne Né­mi­rovsky, El bai­le. En ese li­bro de 1930 tam­bién es­tá el te­ma de la es­pe­ra: la es­pe­ra en vano de una fies­ta (y de un as­cen­so so­cial). Los in­vi­ta­dos nun­ca lle­gan por­que la hi­ja ado­les­cen­te que de­bía re­par­tir las tar­je­tas de­ci­de rom­per­las y ti­rar­las al Se­na des­de un puen­te. La ópe­ra se es­tre­nó en Ham­bur­go en 2010.

En 2012 Ra­dio Fran­ce de­di­có a Stras­noy su Fes­ti­val Pré­sen­ces. Se lle­vó a ca­bo en­tre el 13 y el 22 de enero en el Tea­tro Châ­te­let de Pa­rís, y se es­ta­ble­ció que abri­ría con El bai­le, pe­ro en ver­sión de con­cier­to (fiel al es­pí­ri­tu de la ra­dio, el Fes­ti­val Pré­sen­ces no se ocu­pa de pues­tas en es­ce­na de ópe­ra). Ni a Stras­noy ni, mu­cho me­nos, al ca­na­dien­se Matt­hew Jo­celyn, li­bre­tis­ta de la ópe­ra y ré­gis­seur del es­treno ale­mán, los con­ven­cía una pu­ra for­ma de con­cier­to. Hay de­ma­sia­do sus­pen­so en esa ópe­ra co­mo pa­ra en­tre­gar­la a la pu­ra re­pre­sen­ta­ción de los so­ni­dos. Los au­to­res con­si­de­ra­ron la po­si­bi­li­dad de al me­nos al­gu­nas imá­ge­nes. Pri­me­ro pen­sa­ron en unos di­bu­jos de Geor­ge Grosz, des­pués pre­fi­rie­ron di­bu­jan­tes vi­vos, de Fran­cia o de la Ar­gen­ti­na, y fue así co­mo sur­gió el nom­bre de Her­me­ne­gil­do Sábat. “Me dí cuen­ta -me di­jo Stras­noy en esa oca­sión- de que era el que me­jor se adap­ta­ba a nues­tro pro­yec­to, el más ex­pre­si­vo. Yo siem­pre lo ad­mi­ré por sus di­bu­jos en el dia­rio, pe­ro no lo co­no­cía per­so­nal­men­te”. Es­to tam­bién lo des­cri­be a Stras­noy: só­lo al­guien par­ti­cu­lar­men­te des­pre­jui­cia­do e in­tui­ti­vo pue­de en­con­trar el di­bu­jo “más ex­pre­si­vo” (la es­ce­no­gra­fía de una ópe­ra, en cier­ta for­ma) en las pá­gi­nas de un dia­rio.

Stras­noy de­ci­dió lla­mar­lo por te­lé­fono a Cla­rín. Sábat a Stras­noy no lo co­no­cía ni de nom­bre, pe­ro le gus­tó la idea. Ese hom­bre tan par­si­mo­nio­so y re­ser­va­do co­mo ge­ne­ro­so y au­daz pi­dió que le man­da­ran el li­bre­to y ter­mi­nó ha­cien­do unas tres do­ce­nas de lá­mi­nas, des­de óleos y acua­re­las has­ta di­bu­jos en bi­ro­me (Sábat te­nía en al­ta es­ti­ma es­te vul­gar ins­tru­men­to grá­fi­co).

Tu­ve la suer­te de co­no­cer al­go de ese pro­ce­so, así co­mo de es­tar pre­sen­te en el es­treno parisino. Sábat ya ha­bía man­da­do las lá­mi­nas, pe­ro via­jó a Pa­rís un par de días an­tes del de­but con sus ma­te­ria­les de tra­ba­jo por si ha­bía que ha­cer al­gún re­to­que. “Sábat es un ob­se­si­vo ge­nial”, co­men­ta­ba Stras­noy en esos días. El es­treno fue un éxi­to ab­so­lu­to, y Sábat tu­vo que sa­lir cua­tro ve­ces a saludar al es­ce­na­rio jun­to con Stras­noy y Jo­celyn.

Lo que se vio en el Châ­te­let no fue al­go a me­dio ca­mino en­tre con­cier­to y ópe­ra, sino una for­ma de re­pre­sen­ta­ción con en­te­ra vi­da pro­pia. Los di­bu­jos apor­ta­ban un es­pe­sor su­ple­men­ta­rio por su con­te­ni­do y por su rit­mo. No se mos­tra­ban to­do el tiem­po; ca­da uno se pro­yec­ta­ba por una pan­ta­lla gi­gan­te du­ran­te 10 o 20 se­gun­dos. Su va­lor no ra­di­ca­ba en lo que sus­ti­tuían, sino en lo que eran en sí mis­mos: más que ilus­tra­cio­nes, pe­que­ños dra­mas. Re­cuer­do par­ti­cu­la­men­te cuan­do en la ca­sa de la fa­mi­lia an­fi­trio­na a las on­ce de la no­che el so­ni­do de un timbre da lu­gar a una úl­ti­ma ilu­sión, pe­ro lo úni­co que arri­ba es el he­la­do de “Chez Rey”. Nin­gu­na es­ce­na po­dría ha­ber trans­mi­ti­do esa de­sola­ción co­mo la in­creí­ble tor­ta he­la­da de Sábat.

No sé cuál se­rá el des­tino de esos di­bu­jos, ni si la ópe­ra El bai­le vol­ve­rá a re­pre­sen­tar­se de ese mo­do. Oja­lá que sí, y oja­lá po­da­mos vol­ver a ver­la. Es po­si­ble que esos di­bu­jos de Her­me­ne­gil­do Sábat ha­yan crea­do un sub­gé­ne­ro en la his­to­ria de las re­pre­sen­ta­cio­nes: el de la ópe­ra di­bu­ja­da, por de­cir­lo así. Pe­ro no se me ocu­rre que otra es­ce­no­gra­fía de ese ti­po pue­da te­ner la fuer­za tra­gi­có­mi­ca y la enig­má­ti­ca iro­nía de esos di­bu­jos de nues­tro que­ri­do maes­tro.

Los di­bu­jos de Sábat pa­ra “El bai­le” apor­ta­ban un es­pe­sor su­ple­men­ta­rio por su con­te­ni­do y por su rit­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.