Agen­tes is­rae­líes com­plo­tan en Ba­rra­cas

La in­ti­mi­dad del fil­me so­bre la cap­tu­ra y el se­cues­tro del na­zi Adolf Eich­mann, que pro­ta­go­ni­zan Ben Kings­ley y Os­car Isaac.

Clarin - Spot - - Nota De Tapa - Pablo O. Scholz ps­cholz@cla­rin.com

El ro­da­je con­mo­cio­nó el ba­rrio de Ba­rra­cas. Al me­nos, la zo­na de la es­qui­na del Ca­fé bar El Pro­gre­so, en California y la ave­ni­da Mon­tes de Oca.

Por cua­tro días los ha­bi­tués no pu­die­ron con­su­mir las ri­cas me­dia­lu­nas, o aco­dar­se en la ba­rra de ma­de­ra. Allí, la pro­duc­ción de Ope­ra­ción fi­nal (US$ 24 mi­llo­nes) se dis­pu­so a ro­dar un par de es­ce­nas cla­ves de es­ta pe­lí­cu­la so­bre la cap­tu­ra y se­cues­tro del je­rar­ca na­zi Adolf Eich­mann en la Argentina, que aca­ba de es­tre­nar Net­flix.

El ga­na­dor del Os­car Ben Kings­ley (Gand­hi) in­ter­pre­ta a Eich­mann, pe­chris ro no está es­te día. “Me­jor”, se es­cu­cha a uno de los ex­tras ves­ti­do de co­lim­ba, que lue­go, en el cor­te fi­nal de la pe­lí­cu­la, no apa­re­ce­rá. Kings­ley, pa­re­ce, no es un hom­bre muy ameno o pre­dis­pues­to en el set, con los ex­tras ni con mu­chos del equi­po téc­ni­co.

“No se le pue­de ha­blar, tam­po­co mi­rar a los ojos”, con­fie­sa el extra, que ves­ti­do de ci­vil y en otra es­ce­na ya par­ti­ci­pó de la fil­ma­ción.

Matías Me­sa, el ca­me­ra­man ar­gen­tino, de Gerry, Elep­hant y Last Days, de Gus van Sant, re­que­ri­do por to­dos los di­rec­to­res que vie­nen a ro­dar aquí, ya tie­ne ex­pe­rien­cia en li­diar con es­tre­llas ex­tran­je­ras que lle­gan por el (por en­ton­ces, no­viem­bre del año pa­sa­do) dó­lar ba­ra­to. “No es tan así. El ti­po vino hasta acá, está le­jos de todo. Yo tu­ve que pe­dir­le unas mar­ca­cio­nes pa­ra una to­ma com­ple­ja, y pu­di­mos rom­per el hielo. Tu­vo una es­ce­na di­fí­cil en Ba­ri­lo­che, don­de ve la ma­tan­za en una enor­me fo­sa de cien­tos de ju­díos. Tam­po­co es fá­cil emo­cio­nal­men­te pa­ra él”.

Co­mo sea, es­ta tar­de/no­che lo que se fil­ma es, entre otras, la es­ce­na en la que los miem­bros del Mos­sad, los is­rae­líes que in­gre­sa­ron a la Argentina clan­des­ti­na­men­te pa­ra ubi­car y se­cues­trar a Eich­mann, in­ter­cam­bia­rán in­for­ma­ción y, más que na­da di­ne­ro pa­ra su tra­ba­jo.

La to­ma es com­ple­ja, un plano se­cuen­cia no de­ma­sia­do ex­ten­so, que va des­de que in­gre­sa Is­ser Ha­rel (Lior Raz) por la puerta de la es­qui­na de Mon­tes de Oca, y se sien­ta. La cá­ma­ra de­be se­guir a un mo­zo que lleva una te­te­ra en la que han co­lo­ca­do al­go, re­co­rre el bar, en­cua­dra un es­pe­jo y ba­ja ha­cia don­de Pe­ter Mal­kin (Os­car Isaac) be­be una cer­ve­za, ro­dea­do de ex­tras, aga­rra un dia­rio con di­ne­ro y se marcha por la puerta que da a California.

Isaac es otro re­nuen­te al con­tac­to. La pren­sa, o sea Cla­rín, úni­co medio acre­di­ta­do a cu­brir la fil­ma­ción, tie­ne ex­pre­sa­men­te ve­da­da el ac­ce­so al ac­tor que es Poe Da­me­ron en la nue­va tri­lo­gía de Star Wars.

La se­gu­ri­dad es tal, que cuan­do en un cor­te de la fil­ma­ción sal­go a la ve­re­da y chusmeo, se me acer­can por se­pa­ra­do dos hom­bres, ro­bus­tos. Bah, uno es gordo. Son con­tra­ta­dos por se­gu­ri­dad. Cuan­do se en­te­ran el mo­ti­vo, se abren. Y cuen­tan. “No pon­gas na­da”, acla­ran.

Hay una pe­que­ña or­ques­ta y bai­la­ri­nes con­tra­ta­dos que lue­go tam­po­co se ve­rán de­ma­sia­do. To­can Por una ca­be­za, mien­tras se pre­pa­ra la to­ma, y los bai­la­ri­nes y los ex­tras, ves­ti­dos a los ’60, aplau­den a los maestros.

El director de fo­to­gra­fía es el español Javier Agui­rre­sa­ro­be (Thor: Rag­na­rok, y ha tra­ba­ja­do con Al­mo­dó­var y Woody Allen -Blue Jas­mi­ne-). Tie­ne una pa­cien­cia in­fi­ni­ta, la que le da el saber y mu­cho. Nun­ca le­van­ta el tono de voz, ni cuan­do el fo­quis­ta se equi­vo­ca una mi­lé­si­ma en es­te plano tan di­fí­cil.

Weitz es al­to y ama­ble en todo mo­men­to. El sí se to­ma un tiem­po pa­ra dia­lo­gar con Cla­rín. Su pa­dre, de una pro­mi­nen­te fa­mi­lia ju­día, ha­bía na­ci­do en Ale­ma­nia, en los años ’30 emi­gró y re­gre­só en ple­na Gue­rra Mun­dial co­mo un do­ble agen­te de es­pio­na­je. “Se in­fil­tró en la cé­lu­las na­zis y lue­go pre­sen­ció la li­be­ra­ción de Da­chau”, se pre­sen­ta an­te la consulta. “Hasta tu­vo al­gu­na co­ne­xión con el com­plot de (Claus von) Stauf­fen­berg pa­ra ase­si­nar a Hitler”.

-¿Có­mo lo vas a pre­sen­tar a Eich­mann?

-No creo que ha­ya si­do un so­ció­pa­ta, o un sá­di­co. Creo que pa­ra to­dos es im­por­tan­te que Eich­mann sea re­pre­sen­ta­do no co­mo un monstruo, sino co­mo un ser hu­mano am­bi­cio­so y opor­tu­nis­ta, pe­ro co­mo un ti­po nor­mal, que ama­ba a su fa­mi­lia. Eso lo hace más ate­rra­dor.

-¿Qué en­con­tras­te en Ben Kings­ley pa­ra que lo en­car­na­ra? Por­que pa­sar de un per­so­na­je co­mo Gand­hi a Eich­mann...

-Es que Ben ha per­so­ni­fi­ca­do a per­so­na­jes que es­tu­vie­ron muy in­vo­lu­cra­dos en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial , y en el Ho­lo­caus­to. Fue Si­mon Wie­sent­hal. Es­tu­vo en La lis­ta de Schind­ler. In­ter­pre­tó a Ot­to Frank, el pa­dre de An­na. No es que él va­ya a pin­tar a un villano.

-¿Y Pe­ter Mal­kin es un hé­roe?

-Pe­ter Mal­kin pa­gó un terrible cos­to pa­ra lle­var a Eich­mann an­te la jus­ti­cia

is­rae­lí. Pen­sá que cuan­do lo cap­tu­ra tran­qui­la­men­te pu­do ase­si­nar­lo. Pe­ro, lo mos­tra­rá la pe­lí­cu­la, tra­tó de sa­car­le in­for­ma­ción sin de­jar que lo tor­tu­ra­ran. Lo hace pa­ra ven­cer­lo. Eich­mann nun­ca mos­tró re­mor­di­mien­to. Se es­cu­dó en que re­ci­bió ór­de­nes de su go­bierno y que era un en­gra­na­je más pa­ra la victoria del régimen.

Pa­ra Weitz (fue candidato a un Os­car, ver Per­fil) lo que real­men­te le im­por­ta­ba re­ve­lar, o evi­den­ciar era que “gen­te teó­ri­ca­men­te nor­mal era ca­paz de ha­cer las abe­rra­cio­nes que co­me­tie­ron. Lo prin­ci­pal, lo sig­ni­fi­ca­ti­vo, es no ha­cér­se­lo a ellos”, de­ter­mi­na.

“Es una cues­tión de jus­ti­cia an­te que de ven­gan­za”, di­ce, y se va a sen­tar frente a un mo­ni­tor pa­ra un en­sa­yo de la to­ma. Aho­ra que pu­do ver­se Ope­ra­ción fi­nal, hay al­gu­nas li­ber­ta­des. La pa­ri­si­na Mé­la­nie Lau­rent, la ru­bie­ci­ta de

Bas­tar­dos sin glo­ria, de Quen­tin Ta­ran­tino, es Han­nah Elian, una per­so­na que no exis­tió en la reali­dad, el in­te­rés ro­mán­ti­co del per­so­na­je que en­car­na Os­car Isaac, y que lo acom­pa­ña a atra­par a Eich­mann.

Otra de las de­ci­sio­nes independientes de la reali­dad que se to­ma­ron Weitz y su guio­nis­ta Matt­hew Or­ton (es su pri­mer tra­ba­jo pa­ra el ci­ne) es la per­se­cu­ción que su­fren los agen­tes en­cu­bier­tos del Mos­sad an­tes de que el avión des­pe­gue ha­cia Is­rael, co­mo si fue­ra un es­ca­pe de último mo­men­to. Na­da de eso su­ce­dió cuan­do se lle­va­ron a Eich­mann, dro­ga­do y ves­ti­do de ae­ro­náu­ti­co pa­ra que pa­sa­ra des­aper­ci­bi­do, ya que el go­bierno de Is­rael no in­for­mó ni pi­dió la cap­tu­ra del na­zi al go­bierno de Fron­di­zi.

Las me­dia­lu­nas y los sánd­wi­ches de mi­ga de El Pro­gre­so no son los que uti­li­zan en la pe­lí­cu­la, así que se con­fun­den. Al mo­men­to del ro­da­je fal­ta­ban días pa­ra que Os­car Isaac par­tie­ra al es­treno de Star Wars: Los úl­ti­mos

Je­di. Pe­ro ésa es otra his­to­ria de re­bel­des en bus­ca de jus­ti­cia.

NET­FLIX

En cau­ti­ve­rio. Os­car Isaac, de la nue­va “Star Wars”, es el agen­te del Mos­sad Pe­ter Mal­kin, y Ben Kings­ley (“Gand­hi, la lis­ta de Schind­ler”), el je­rar­ca na­zi Adolf Eich­mann.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.