El san­to que ins­pi­ró al Pa­pa

Cons­ti­tu­ye la má­xi­ma ex­pre­sión del tes­ti­mo­nio cris­tiano de po­bre­za y com­pro­mi­so con los des­po­seí­dos. Con su ejem­plo re­vo­lu­cio­nó a la Igle­sia de su tiem­po. Por qué el le­ga­do del “po­ve­re­llo de Asís” pue­de ayu­dar al pon­tí­fi­ce ar­gen­tino a re­no­var el ca­to­li­cis

Clarin - Valores Religiosos - - Front Page - Ri­car­do Rios Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

El “po­bre­ci­to de Asís” es el má­xi­mo ex­po­nen­te del com­pro­mi­so cris­tiano con la po­bre­za. Fue un hom­bre de ayuno y ora­ción, pe­ro tam­bién de ac­ción. Por qué su ejem­plo pue­de ayu­dar al pon­tí­fi­ce ar­gen­tino a re­no­var la Igle­sia.

Em­pie­cen por ha­cer lo que sea ne­ce­sa­rio; lue­go ha­gan lo que sea po­si­ble; y re­pen­ti­na­men­te es­ta­rás ha­cien­do lo im­po­si­ble”.

Fran­cis­co de Asís de­jó esa en­se­ñan­za só­lo des­pués de ex­pe­ri­men­tar­la en car­ne pro­pia. Con­tra la opi­nión de un mun­do ati­bo­rra­do de pre­jui­cios, es­pe­cial­men­te en­tre los de su cla­se aco­mo­da­da, el hi­jo del ven­de­dor de fi­nas te­las, Gio­van­ni Ber­nar­do­ne, des­preo­cu­pa­do tro­va­dor, gue­rre­ro de gue­rras me­die­va­les, fa­ti­ga­do ya de una vi­da hue­ca, dio un sal­to sin red ha­cia el pe­dre­go­so ca­mino de la san­ti­dad. La bús­que­da de Dios en ca­da pa­so era una em­pre­sa de­ma­sia­do vasta, ple­na y go­zo­sa co­mo pa­ra re­nun­ciar a ella só­lo pa­ra que­dar a res­guar­do de la re­pro­ba­ción so­cial o de los gri­lle­tes de un pa­dre cruel. Tam­po­co ha­bría obs­tácu­lo ma­te­rial al­guno que pu­die­ra in­ter­po­ner­se en­tre “el po­bre­ci­llo de Asís” y las en­se­ñan­zas de Jesús. Ha­cer una pi­la con su tú­ni­ca, sus ber­me­jas y sus zue­cos, has­ta que- dar­se ín­te­gra­men­te des­nu­do fren­te a quie­nes lo juz­ga­ban por ha­cer ca­ri­dad con el pa­tri­mo­nio pa­terno, fue ape­nas el más sim­bó­li­co de los ac­tos de des­pren­di­mien­to que sig­na­rían, en­tre 1182 y 1226, su exis­ten­cia de 44 años; de­ma­sia­do po­cos pa­ra al­guien que re­vo­lu­cio­nó la Igle­sia con el úni­co ar­gu­men­to de vi­vir en con­so­nan­cia con la pa­la­bra de las sa­gra­das es­cri­tu­ras. Ex­pues­to al es­car­nio cons­tan­te -a cer­te­ras bo­las de barro en oca­sio­nes-, Fran­cis­co vi­vió co­mo un er­mi­ta­ño por en­ten­der a la po­bre­za co­mo un va­lor su­pre­mo, co­mo una puer­ta abier­ta al go­ce com­ple­to de lo que Dios re­ga­la al Hom­bre, con pres­cin­den­cia de lo su­perf luo. Siem­pre re­ci­bió con una son­ri­sa lo que la Pro­vi­den­cia ofre­cie­ra: sin la­men­ta­cio­nes, dan­do ala­ban­zas, en paz. Aun­que los es­tig­mas san­gran­tes mor­ti­fi­ca­ran su cuer­po has­ta lo in­de­ci­ble. El de­sa­pe­go más ab­so­lu­to a lo te­rre­nal, qui­zás el prin­ci­pal ras­go de Fran­cis­co, ex­pli­ca que se lo re­co­noz­ca co­mo el san­to de los po­bres, el ma­ri­do de la “da­ma po­bre­za”. Tam­bién se lo tie­ne por pa­trono del me­dio am­bien­te da­da su de­vo- ción por los ele­men­tos de la na­tu­ra­le­za. El mis­mo sen­ti­mien­to amo­ro­so le ins­pi­ra­ban los ani­ma­les, aun los más sal­va­jes, co­mo el Lo­bo de Gub­bio, un de­pre­da­dor im­pia­do­so al que “con su pré­di­ca” el san­to ha­bría con­ven­ci­do de cesar los ata­ques en esa co­mar­ca de la ver­de Um­bría. Fran­cis­co no su­po de fre­nos a la ho­ra de lle­var la bue­na nue­va del Evan­ge­lio. Sin más co­ber­tu­ra que un man­to ha­ra­pien­to, con­ver­ti­ble en ere­mi­to­rio se­gún el ca­so, via­jó in­clu­so has­ta el enig­má­ti­co Egip­to pa­ra in­ten­tar la con­ver­sión de los mu­sul­ma­nes. Se lle­va­ría de allí una frus­tra­ción, pe­ro tam­bién un de­li­ca­do cuerno de mar­fil co­mo mues­tra de bue­na vo­lun­tad del sul­tán an­fi­trión. La re­co­no­ci­da to­le­ran­cia de Fran­cis­co con otros cre­dos y no cre­yen­tes, su in­fi­ni­ta ca­pa­ci­dad de re­con­ci­lia­ción, lo ha­cen el más ecu­mé­ni­co de la cons­te­la­ción de santos del ca­to­li­cis­mo. Un pre­cur­sor del diá­lo­go in­ter­re­li­gio­so. En vis­ta de una es­pi­ri­tua­li­dad sin fi­su­ras, mu­chos ven en él al más pa­re­ci­do a Jesús en la his­to­ria de la cris­tian­dad. Nue­ve si­glos des­pués

de su tiem­po his­tó­ri­co, su fi­gu­ra re­sur­ge hoy con una nue­va ca­rac­te­ri­za­ción, la del san­to que ins­pi­ró al pri­mer Pa­pa la­ti­noa­me­ri­cano, en el ins­tan­te de ele­gir el nom­bre que lle­va­ría co­mo Pon­tí­fi­ce. La mar­ca del pon­ti­fi­ca­do. “Es un mi­sio­ne­ro, poe­ta y pro­fe­ta, es un mís­ti­co, se en­con­tró con el mal y sa­lió de él, ama la na­tu­ra­le­za, los ani­ma­les, la hier­ba del cam­po y las aves. Pe­ro, so­bre todo, ama a la gen­te, a los ni­ños, a los an­cia­nos y a las mu­je­res”, hi­zo el Pa­pa es­ta sem­blan­za del san­to, la se­ma­na pa­sa­da, a po­co de lle­gar a la ciu­dad de Asís (ver El pe­li­gro ...). Fran­cis­co ya ha­bía con­ta­do que al ser ele­gi­do Pa­pa, el cardenal bra­si­le­ño Hum­mes le di­jo: “¡Acuér­da­te de los po­bres!”. El Pa­pa di­ce que ahí pen­só lla­mar­se “Fran­cis­co”, co­mo una re­ve­la­ción. ¿ Ha­brá que atri­buir tam­bién a una cues­tión de ins­pi­ra­ción que el Fran­cis­co de hoy ha­ble de una Igle­sia po­bre, no mun­da­na, en lí­nea con los rue­gos del Fran­cis­co de ayer pa­ra que Dios lo hi­cie­ra me­re­ce­dor de “la pre­cio­sí­si­ma po­bre­za”?, ¿Ber­go­glio se fun­de en el más pu­ro es­pí­ri­tu fran­cis­cano cuan­do ad­vier­te so­bre los “da­ños” que pro­vo­can el di­ne­ro y el con­fort?, ¿has­ta dón­de in­fluen­cia­rá al Pa­pa el diá­cono que lle­gó a ser el san­to pa­trono de Ita­lia? En su épo­ca, el “po­bre­ci­llo” in­flu­yó mu­chas vo­lun­ta­des que lo si­guie­ron sin pre­gun­tar. El acer­ca­mien­to a Dios se veía po­si­ble a tra­vés de una vi­da de ayuno, ora­ción y en­tre­ga ab­so­lu­ta al pró­ji­mo. Pe­ro tam­bién de ac­ción: Fran­cis­co no per­ma­ne­ció con­tem­pla­ti­vo cuan­do re­cons­tru­yó un sin­fín de tem­plos, ni en sus pe­ri­plos por Si­ria y Tie­rra San­ta, o pa­ra dar­le de co­mer a le­pro­sos. Tam­po­co se cru­zó de bra­zos pa­ra pe­lear por el re­co­no­ci­mien­to de su Or­den de her­ma­nos me­no­res y de otras que le se­gui­rían, co­mo la que fun­da­ra con San­ta Cla­ra de Asís, su fiel de­vo­ta. El Pa­pa Ho­no­rio III y el cardenal Hu­go­lino su­pie­ron co­mo po­cos de la por­fía de Fran­cis­co, a quien lo­gra­ron sos­te­ner en el re­dil de una Igle­sia re­nuen­te a con­va­li­dar los pro­ce­di­mien­tos ex­tre­mos del san­to. Fran­cis­co no par­ti­ría de es­te mun­do sin pro­bar el sa­bor de la des­leal­tad, de al­gu­nos pro­pios que ob­je­ta­ron la idea ori­gi­nal. Su úl­ti­ma vo­lun­tad: ofre­cer a Dios una muer­te do­lo­ro­sa. Ya cie­go del todo, las “lla­gas de Cris­to” en su cuer­po lo de­vas­ta­ron. Pe­ro mu­rió fe­liz, en La Por­ciún­cu

la, su san­tua­rio en Asís. Se des­pi­dió en­to­nan­do el Cán­ti­co del Her­mano Sol, de su co­se­cha.

Re­tra­to.

Se cree que es­te fres­co en la ba­si­lí­ca de Asís es una de las imá­ge­nes más fie­les de có­mo era San Fran­cis­co, el san­to del que Jor­ge Ber­go­glio to­mó el nom­bre pa­ra su pa­pa­do.

Pai­sa­je de Asís.

En pri­mer plano, el mo­nu­men­to que mues­tra a Fran­cis­co vol­vien­do de la gue­rra en su ca­ba­llo, an­tes de su gran con­ver­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.