Ha­cer hos­tias en la cár­cel le cam­bió la vi­da

Clarin - Valores Religiosos - - Lecturas De Vida - María Mon­te­ro Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Es una in­ter­na del Com­ple­jo Pe­ni­ten­cia­rio San Martín. Dis­tri­bu­ye su pro­duc­ción “ar­te­sa­nal” en­tre co­le­gios y pa­rro­quias de ba­jos re­cur­sos.

La bol­si­ta con hos­tias lle­va un ad­he­si­vo con el di­bu­jo de dos co­ra­zo­nes tras las re­jas que in­di­can su pro­ce­den­cia. Son del ta­ller de la Uni­dad 47 del Com­ple­jo Pe­ni­ten­cia­rio San Martín don­de Gaby, una jo­ven de 38 años pri­va­da de su li­ber­tad, las ela­bo­ra y em­pa­que­ta. El ta­ller ya lle­va dos años pe­ro co­bró no­to­rie­dad cuan­do ha­ce unos me­ses se ani­mó a es­cri­bir­le al Pa­pa y es­te le con­tes­tó muy com­pla­ci­do.

“Que­ría que Fran­cis­co se en­te­ra­ra de lo que es­tá­ba­mos ha­cien­do acá aden­tro”, di­ce Gaby. Lo que no se ima­gi­nó era re­ci­bir una res­pues­ta. Y agre­ga: “Mis com­pa­ñe­ras me de­cían que me iba a con­tes­tar por­que es­te Pa­pa era dis­tin­to, pe­ro no que­ría ha­cer­me ilu­sio­nes. Así que cuan­do re­ci­bí su car­ta me pu­se a gri­tar co­mo una lo­ca. Fue una ale­gría enor­me tam­bién pa­ra mis se­res que­ri­dos, so­bre todo mis pa­pás que son muy cre­yen­tes”.

El ta­ller sur­gió por ini­cia­ti­va del equi­po del pa­dre Jor­ge Gar­cía Cuer­va, ca­pe­llán del pe­nal, y en­se­gui­da des­per­tó en Gaby un gran en­tu­sias­mo. Fun­cio­na en una pe­que­ña ha­bi­ta­ción don­de ella y una com­pa­ñe­ra tra­ba­jan de lu­nes a vier­nes, de 9 a 17, en pe­que­ñas y an­ti­quí­si­mas má­qui­nas pa­ra ha­cer y cor­tar hos­tias que do­na­ron las her­ma­nas be­ne­dic­ti­nas y otras co­mu­ni­da­des re­li­gio­sas de San Isi­dro. “Yo re­mar­co mu­cho - di­ce Gaby- que son hos­tias ar­te­sa­na­les por­que es­tán he­chas con má­qui­nas ma­nua­les a di­fe­ren­cia de hoy que ha­cen en for­ma di­gi­tal y con ter­mos­ta­tos”. Ela­bo­ran ba­jo pe­di­do. La ma­yo­ría se dis­tri­bu­yen en co­le­gios y pa­rro­quias de ba­jos re­cur­sos de la zo­na. Otras se en­vían a los en­cuen­tros o re­ti­ros de sa­cer­do­tes y re­li­gio­sas. Pe­ro lo fuer­te, sin du­da, es­tá en las prin­ci­pa­les fies­tas ca­tó­li­cas co­mo Na­vi­dad, Se­ma­na San­ta y Cor­pus Ch­ris­ti. Pa­ra es­ta úl­ti­ma, por ca­so, el obis­po de la dió­ce­sis, mon­se­ñor Os­car Ojea, quien tam­bién las vi-

Es­te Pa­pa es dis­tin­to, pe­ro no que­ría ha­cer­me ilu­sio­nes. Así que cuan­do re­ci­bí su car­ta me pu­se a gri­tar co­mo una lo­ca.

si­ta re­gu­lar­men­te, les pi­dió 5000. La fór­mu­la es sen­ci­lla. Só­lo ha­ri­na y agua. Aun­que lle­va una pro­por­ción jus­ta de ca­da in­gre­dien­te pa­ra no de­jar gru­mos ni que que­de co­mo en­gru­do. El pro­ce­so se lo en­se­ñó Ede­lia, una de las re­li­gio­sas que asis­te al pe­nal. Por ki­lo de ha- rina se sa­can en­tre 45 y 50 plan­chas que lue­go, cor­ta­das, dan unas 600 hos­tias. De ca­da plan­cha sa­le una gran­de, que es la que co­me el sa­cer­do­te que con­sa­gra y unas seis o sie­te más pe­que­ñas, que son las que con­su­men los fie­les.

Gaby es la en­car­ga­da del ta­ller y la res­pon­sa­ble de ca­da pa­so. Sien­te que es­te tra­ba­jo la vol­vió más cre­yen­te, la afe­rró a lo es­pi­ri­tual. “Sa­ber que lo que ha­go lle­ga a quie­nes van a co­mul­gar me co­nec­ta tam­bién con el afue­ra, pe­ro lo que real­men­te me lle­na el co­ra­zón es sa­ber que es­tas hos­tias, cuan­do lle­gan al al­tar, se van a con­ver­tir en el Cuer­po de Cris­to”, di­ce.

Gaby tie­ne mu­chos pro­yec­tos pa­ra cuan­do re­co­bre su li­ber­tad. Uno de ellos es se­guir ha­cien­do hos­tias. “Me gus­ta­ría mu­cho con­ti­nuar en es­to que me acom­pa­ñó tan­to acá aden­tro y le dio un nue­vo sen­ti­do a mi vi­da”, afir­ma.

Ha­ri­na, agua, tra­ba­jo.

GEN­TI­LE­ZA OBIS­PA­DO SAN ISI­DRO

Gaby (der.) y su ayu­dan­ta, fe­li­ces con la res­pues­ta pa­pal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.