“En Na­vi­dad llo­vían mi­si­les so­bre nues­tras ca­be­zas”

Lo di­ce Ma­ría Gua­da­lu­pe, una re­li­gio­sa pun­ta­na que es­tu­vo des­ti­na­da dos años en Ale­po, uno de los si­tios más ca­lien­tes del pla­ne­ta. Sub­ra­ya que la gue­rri­lla fun­da­men­ta­lis­ta se en­sa­ñó con los cris­tia­nos.

Clarin - Valores Religiosos - - News - Ri­car­do Ríos Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Una des­crip­ción desapa­sio­na­da di­ría que Ale­po es la ciu­dad más gran­de y más po­bla­da de Si­ria. Con la par­ti­cu­la­ri­dad de te­ner una de las ma­yo­res co­mu­ni­da­des cris­tia­nas de Orien­te Me­dio. Pe­ro las­ti­mo­sa­men­te hoy se ajus­ta más a la reali­dad de­cir que Ale­po es una pe­sa­di­lla, el prin­ci­pal tea­tro de ope­ra­cio­nes de la gue­rra cruel y sin mi­ra­mien­tos que li­bran des­de co­mien­zos de 2011 el ré­gi­men de Bas­har Al-As­sad con­tra los ejér­ci­tos irre­gu­la­res de la lla­ma­da Coa­li­ción Na­cio­nal Si­ria.

“To­dos los días ma­tan gen­te. Y la gue­rri­lla des­pués ti­ra los cuer­pos a la ba­su­ra. Es ca­si per­ma­nen­te la fal­ta de agua, elec­tri­ci­dad, com­bus­ti­ble ... Ata­can di­rec­ta­men­te los ba­rrios cris­tia­nos, muy po­pu­la­res”. Se tra­ta de un tes­ti­mo­nio de pri­me­ra mano el de la her­ma­na Ma­ría Gua­da­lu­pe, de re­gre­so al país tras dos años de ta­rea pas­to­ral en esa au­tén­ti­ca cal­de­ra del dia­blo en la que se con­vir­tió Ale­po.

Rea­co­mo­da­da otra vez en su ciu­dad na­tal, Vi­lla Mer­ce­des, pro­vin­cia de San Luis, Gua­da­lu­pe Ro­dri­go, de 41 años, es una re­li­gio­sa del Ins­ti­tu­to del Ver­bo En­car­na­do (IVE), que en 2012 via­jó a Si­ria, cum­plien­do con la mi­sión en­co­men­da­da por sus su­pe­rio­res, que era su­mar­se a la re­pre­sen­ta­ción re­li­gio­sa ar­gen­ti­na en aque­llas tie­rras. Ma­ría Gua­da­lu­pe no po­día ima­gi­nar en­ton­ces que la aguar­da­ba, a tan­tos ki­ló­me­tros de ca­sa, una de las ex­pe­rien­cias más con­mo­ve­do­ras de su vi­da.

Lle­gó a su des­tino la mon­ja ar­gen­ti­na ad­ver­ti­da, sí, de que allí

Pe­se al pe­li­gro que se cier­ne so­bre los cris­tia­nos, ca­da vez hay más gen­te en las misas.

Her­ma­na Gua­da­lu­pe

Re­li­gio­sa del Ver­bo En­car­na­do

en­con­tra­ría una idio­sin­cra­sia muy dis­tin­ta a la de Oc­ci­den­te, en el con­tex­to ade­más de una fuer­te ten­sión po­lí­ti­ca, la que pre­ce­dió al es­ta­lli­do de la pri­ma­ve­ra ára­be, co­mo se dio en lla­mar a los al­za­mien­tos po­pu­la­res en dis­tin­tas na­cio­nes de Orien­te Me­dio.

En cual­quier ca­so, era muy di­fí­cil su­po­ner el ni­vel de vio­len­cia e irra­cio­na­li­dad que so­bre­ven­dría, con­vir­tien­do la paz y la con­vi­ven­cia re­li­gio­sa de tan­tos años en un re­cuer­do muy le­jano.

“Pe­se al pe­li­gro que se cier­ne so­bre los cris­tia­nos, en las misas ca­da vez hay más gen­te”, ase­gu­ra. Y sos­tie­ne: “Es­ta gue­rra se desata co­mo un le­van­ta­mien­to de al­gu­nos sec­to­res del ejér­ci­to con­tra Bas­har Al-As­sad y su di­nas­tía, que lle­va más de 40 años co­mo dic­ta­du­ra. Pe­ro es­to de­ge­ne­ró en otras co­sas: fac­cio­nes is­lá­mi­cos ra­di­ca­li­za­das al má­xi­mo apro­ve­cha­ron la si­tua­ción. Así que lo que co­men­zó co­mo un le­van­ta­mien­to po­pu­lar ter­mi­nó sien­do otra co­sa: gru­pos fun­da­men­ta­lis­tas que ma­sa­cran al pue­blo”, di­ce la re­li­gio­sa.

Des­de el prin­ci­pio del con­flic­to, Ale­po fue blan­co de los com­ba­tien­tes opo­si­to­res, que to­ma­ron la ciu­dad en ju­nio de 2012. Frus­tra­dos los in­ten­tos de apo­de­rar­se de la capital Da­mas­co, op­ta­ron por re­ple­gar­se y ha­cer­se fuer­tes en una ciu­dad que, va­ya pa­ra­do­ja, fue­ra de­cla­ra­da pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad. Al cie­rre de es­ta edi­ción se es­pe­cu­la­ba que las fuer­zas re­gu­la­res de Al-As­sad se apres­ta- ban a in­va­dir la ciu­dad pa­ra tra­tar de re­con­quis­tar­la. Una abru­ma­do­ra ma­yo­ría de los ha­bi­tan­tes de Ale­po son mu­sul­ma­nes su­níes. En su ma­yo­ría ára­bes y kur­dos. Otros gru­pos ét­ni­cos mu­sul­ma­nes son los pue­blos túr­qui­cos, cir­ca­sia­nos, che­che­nos, al­ba­nos, bos­nios y búl­ga­ros. Pe­se a las ba­jas y los exi­lios en ma­sa, re­si­den hoy en Ale­po más de 200 mil cris­tia­nos.

“Llo­vían mi­si­les por so­bre nues­tras ca­be­zas”, evo­ca la mon­ja ar­gen­ti­na la pa­sa­da Na­vi­dad, cuan­do la gue­rri­lla efec­ti­vi­zó su pro­me­sa de dis­pa­rar con­tra ba­rrios cris­tia­nos pro­yec­ti­les pin­ta­dos de ro­jo “co­mo re­ga­lo de Pa­pá Noel”. Ma­ría Gua­da­lu­pe cal­cu­la en 200 mil los muer­tos que se ha­bría co­bra­do has­ta aquí el con­flic­to en Si­ria.

La ca­ra del ho­rror.

AR­CHI­VO CLA­RIN

La gue­rra en Si­ria de­jó has­ta aho­ra el luc­tuo­so sal­do de 200 mil muer­tos y una Ale­po sig­na­da por la de­vas­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.