Doc­tri­na y vi­da, por ca­mi­nos se­pa­ra­dos

La con­sul­ta so­bre la si­tua­ción ma­tri­mo­nial y fa­mi­liar de los ca­tó­li­cos que pro­pu­so el Pa­pa en to­do el mun­do arro­jó en el país una gran bre­cha en­tre los pos­tu­la­dos y la reali­dad, en lí­nea con lo que su­ce­de en otras la­ti­tu­des. En va­rias dió­ce­sis, son más lo

Clarin - Valores Religiosos - - News - Ser­gio Ru­bin sru­bin@cla­rin.com

Pre­vi­si­ble­men­te, el ca­pí­tu­lo ar­gen­tino de la con­sul­ta so­bre la reali­dad ma­tri­mo­nial y fa­mi­liar de los ca­tó­li­cos que el Pa­pa Fran­cis­co pro­pu­so a la Igle­sia en to­do el mun­do con vis­tas al Sí­no­do so­bre la Fa­mi­lia que se ha­rá en oc­tu­bre de es­te año y del pró­xi­mo re­ve­ló -en coin­ci­den­cia con el tes­teo mun­dial- la mar­ca­da bre­cha en­tre cier­tos pos­tu­la­dos de la doc­tri­na cris­tia­na y la con­duc­ta de mu­chos fie­les. Aca­so la no­ve­dad del son­deo na­cio­nal -si­guien­do la si­mi­li­tud con otros paí­ses- sea la con­tun­den­cia de de­ter­mi­na­dos con­tras­tes. Por ca­so, que en al­gu­nas dió­ce­sis ya sean más los jó­ve­nes que de­ci­den con­vi­vir sin ca­sar­se “por igle­sia” que los que sí se unen sa­cra­men­tal­men­te. O que las nue­vas unio­nes su­peren có­mo­da­men­te a los ma- tri­mo­nios que no se se­pa­ra­ron. Pe­ro se­ría brin­dar un pa­no­ra­ma muy par­cial mos­trar só­lo las di­fe­ren­cias. Por­que tam­bién la con­sul­ta arro­jó el de­seo de mu­chos de for­mar una fa­mi­lia y que es­ta sea fe­cun­da y per­ma­nez­ca es­ta­ble. Aun­que con fre­cuen­cia no co­no­cen o no en­tien­den los do­cu­men­tos de la Igle­sia so­bre la pro­ble­má­ti­ca fa­mi­liar y an­he­lan que la ins­ti­tu­ción la en­ca­re de un mo­do más rea­lis­ta y aco­ge­dor.

En una en­tre­vis­ta con Va­lo­res Re­li­gio­sos, el pa­dre Gus­ta­vo An­ti­co, se­cre­ta­rio de la co­mi­sión de obis­pos que tu­vo a car­go la con­sul­ta na­cio­nal re­ve­ló por pri­me­ra vez los gran­des tra­zos del son­deo, que des­per­tó gran in­te­rés por la di­fu­sión que tu­vo en los me­dios a par­tir de la in­vi­ta­ción del pon­tí­fi­ce. Un tes­teo que se reali­zó en­tre fi­nes del año pa­sa­do y co­mien­zos de es­te en ba­se a las pre­gun­tas que en­vió la San­ta Se­de. Y que res­pon- die­ron miem­bros del cle­ro y nu­me­ro­sos lai­cos de 53 de las 71 ju­ris­dic­cio­nes ecle­siás­ti­cas y de 9 mo­vi­mien­tos, abar­can­do la in­for­ma­ción 1.200 pá­gi­nas.

- ¿ Qué arro­ja la con­sul­ta en lí­neas ge­ne­ra­les?

-Coin­ci­de con el ins­tru­men­to de tra­ba­jo que pre­sen­tó la San­ta Se­de (un re­su­men mun­dial). Lo pri­me­ro que sur­ge es que la gen­te no en­tien­de los tex­tos ma­gis­te­ria­les y la en­se­ñan­za fa­mi­liar de la Igle­sia. Creo que por ra­zo­nes de len­gua­je le cos­tó mu­cho tra­du­cir de una ma­ne­ra be­lla, atra­yen­te su men­sa­je. Los tex­tos no re­sul­ta­ron cla­ros. Es cier­to que a al­gu­nos in­ter­lo­cu­to­res se los en­ten­dió más que a otros. Tam­bién es ver­dad que en al­gu­nos ca­sos, co­mo el ma­tri­mo­nio gay, que­da co­mo ex­pli­ca­ción lo que los me­dios en­tien­den, no la que re­sul­ta del con­tac­to di­rec­to del fiel con el do­cu­men­to.

- ¿Es un pro­ble­ma de comunica- ción o la gen­te co­no­ce la po­si­ción de la Igle­sia pe­ro no la aca­ta?

-Hay tam­bién des­co­no­ci­mien­to. Pe­ro es­toy se­gu­ro que en el co­ra­zón de los fie­les hay un pro­fun­do de­seo de fa­mi­lia. Y la Igle­sia tie­ne el gran desafío de re­no­var su anun­cio pa­ra to­car el co­ra­zón de los bau­ti­za­dos. Ha­brá quie­nes co­no­cien­do la doc­tri­na no la eli­gen. Pe­ro hay un gran an­he­lo en mu­cha gen­te de que la Igle­sia pre­sen­te con más crea­ti­vi­dad y au­da­cia el ca­mino de la vi­da fa­mi­liar.

-Pe­ro la bre­cha exis­te. Por ca­so, es­tán cues­tio­na­dos de he­cho el ma­tri­mo­nio pa­ra to­da la vi­da, los lla­ma­dos “mé­to­dos na­tu­ra­les” de an­ti­con­cep­ción …

-Eso es lo que hay que es­tu­diar a par­tir del re­le­va­mien­to. Por eso, la pri­me­ra par­te del sí­no­do es más de­li­be­ra­ti­va. To­dos esos te­mas y otros me­re­cen una apro­xi­ma­ción pas­to­ral dis­tin­ta. Y el Pa­pa nos es­tá in­vi­tan­do a pre­gun­tar­nos có­mo acom­pa­ñar es­to. Es­tá la cues­tión doc­tri­nal y la pas­to­ral. Y el sí­no­do in­ten­ta plan­tear los te­mas pas­to­ra­les: el nue­vo abor­da­je, la nue­va apro­xi­ma­ción. Me pa­re­ce que te­ne­mos una ri­que­za pas­to­ral muy gran­de que abri­rá un tiem­po muy bueno pa­ra la Igle­sia.

- ¿ Pe­ro qué da­tos de la con­sul­ta que mar­can la bre­cha le lla­ma­ron más la aten­ción?

-La con­sul­ta no es­tá plan­tea­da co­mo una en­cues­ta con da­tos. Pe­ro de to­das for­mas se des­li­zan al­gu­nos que nos gus­ta­ría ve­ri­fi­car y ana­li­zar. En­tre ellos, que en al­gu­nas co­mu­ni­da­des las nue­vas unio­nes lle­guen al 70 %.

- ¿Son mu­chos los se­pa­ra­dos en nue­va unión que ex­pre­san do­lor por no po­der co­mul­gar?

- Creo que se no­ta cla­ra­men­te la ne­ce­si­dad de Dios que tie­nen los que es­tán en nue­va unión. Hay un pe­di­do de una Igle­sia re­no­va­da en el Se­ñor que mu­chos de ellos la en­tien­den co­mo un acer­ca­mien­to a la eu­ca­ris­tía. Hay una mar­ca­da ten­den­cia en ese sen­ti­do. Por otra par­te, se ha­bla mu­cho de los se­pa­ra­dos en nue­va unión, pe­ro tam­bién te­ne­mos otra di­men­sión desafian­te de la reali­dad pas­to­ral. - ¿ Cuál? -La gran can­ti­dad de bau­ti­za­dos que no re­cu­rren al sa­cra­men­to del ma­tri­mo­nio. Di­ría que, en nú­me­ro, em­pie­za a ser igual o ma­yor a la de los que sí lo ce­le­bran. La reali­dad mues­tra que un nú­me­ro ele­va­do de los que pa­sa­ron, por ca­so, por nues­tros co­le­gios ca­tó­li­cos no se ca­san. Es­to im­pli­ca que no só­lo de­be­mos pen­sar en una pas­to­ral pa­ra los que se ca­sa­ron y fra­ca­sa­ron, sino tam­bién pa­ra los que no

Hay un gran de­seo de fa­mi­lia, fiel y fe­cun­da. Pe­ro no se sa­be có­mo lo­grar­lo. Y pa­ra eso es cla­ve que se re­des­cu­bra el víncu­lo con Je­sús”.

Pa­dre Gus­ta­vo An­ti­co

eli­gen la vi­da sa­cra­men­tal.

-Es un gran desafío el de la Igle­sia en ma­te­ria fa­mi­liar …

- Pe­ro co­mo di­je an­tes hay un gran de­seo de fa­mi­lia, de una re­la­ción fiel y fe­cun­da. El pro­ble­ma es que no se sa­be có­mo lo­grar­lo. Por eso, se pi­de mu­cho acom­pa­ña­mien­to en el no­viaz­go.

-El pro­ble­ma es que mu­chos no pa­re­cen quererlo por­que ni si­quie­ra pi­san una igle­sia …

-Jus­ta­men­te pa­ra mí to­do es­to es un pro­ble­ma de evan­ge­li­za­ción, de nue­va evan­ge­li­za­ción. Pa­ra po­der ele­gir con ale­gría la reali­dad sa­cra­men­tal del ma­tri­mo­nio es ne­ce­sa­rio en­con­trar­nos con las per­so­nas en sus si­tua­cio­nes de no­viaz­go, se­pa­ra­ción y pro­po­ner el en­cuen­tro con el Se­ñor. En la me­di­da en que se re­des­cu­bran as­pec­tos fun­da­men­ta­les de nues­tra fe y que ha­ya una ex­pe­rien­cia afec­ti­va, no de ideas, los jó­ve­nes se van a sen­tir mo­ti­va­dos y ha­brá una renovación por lo tes­ti­mo­nial de otros bau­ti­za­dos.

-Hoy pa­ra mu­chos no cum­plir con los pos­tu­la­dos en ma­te­ria de fa­mi­lia no es pe­ca­do …

-Por­que abo­rre­ce­ré el pe­ca­do en la me­di­da en que la fe ha­ya ga­na­do te­rreno en mí. Be­ne­dic­to XVI le pi­dió a los jue­ces ecle­siás­ti­cos que es­tu­dia­ran si la fal­ta de fe no po­dría ser cau­sal de nu­li­dad ma­tri­mo­nial. In­sis­to: no po­de­mos abor­dar la cues­tión ma­tri­mo­nial y fa­mi­liar sin vin­cu­lar­lo con un redescubrimiento del Se­ñor.

- ¿ Qué le di­ce a aque­llos que es­pe­ran cambios en es­ta ma­te­ria?

-Pri­me­ro les di­go que hay que ubi­car­nos en los tiem­pos. Hu­bo un son­deo, lue­go ven­drá un aná­li­sis y el año que vie­ne se em­pe­za­ran a vis­lum­brar al­gu­nas pro­pues­tas pas­to­ra­les. Cambios pue­de ha­ber y te­ne­mos que es­tar dis­pues­tos a los que el Es­pí­ri­tu quie­ra. Aho­ra, lo me­jor que nos pue­de pa­sar es que la Igle­sia sea fiel a Je­su­cris­to y a la ver­dad de la fa­mi­lia. Y que pue­da en­con­trar cri­te­rios pas­to­ra­les es­pe­cial­men­te an­te las si­tua­cio­nes más do­lo­ro­sas por­que creo que son las que Je­sús ele­gi­ría en pri­mer lu­gar.

Ale­ja­mien­to. Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes se dis­tan­cian

LUCIA MERLE

n ca­da vez más de las pre­mi­sas cris­tia­nas acer­ca del ma­tri­mo­nio y la fa­mi­lia, pe­se a que mu­chos re­ci­bie­ron una for­ma­ción re­li­gio­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.