Una pa­sión de multitudes que que no aflo­ja

Es­te fin de se­ma­na se reali­zó la 40 edi­ción de la tra­di­cio­nal ca­mi­na­ta. Pe­se a la lluvia, cien­tos de mi­les de jó­ve­nes fue­ron otra vez de la par­ti­da.

Clarin - Valores Religiosos - - News - Ser­gio Ru­bin sru­bin@clarin.com

Cuan­do pa­sa­das las dos de la tar­de del 25 de oc­tu­bre de 1975 se pu­so en mar­cha la pri­me­ra pe­re­gri­na­ción ju­ve­nil a Lu­ján los or­ga­ni­za­do­res es­ta­ban preo­cu­pa­dos. Te­mían que fue­se un ro­tun­do fra­ca­so. Por eso, se pa­sa­ron las pri­me­ras ho­ras mi­ran­do ha­cia atrás a ver si, ade­más de ellos y sus gru­pos pa­rro­quia­les, de ins­ti­tu­cio­nes y mo­vi­mien­tos los se­guían otros. Pe­ro no su­frie­ron de­ma­sia­do: an­tes de que ca­ye­ra la no­che unas 30 mil al­mas con­fir­ma­ban que la con­vo­ca­to­ria ha­bía si­do un éxi­to. Al año si­guien­te fue­ron 70 y al ter­ce­ro ... ¡300 mil! Una dé­ca­da des­pués ya se ha­bla­ba de un mi­llón de per­so­nas. Ha­bía que­da­do con­sa­gra­da, así, la prin­ci­pal ma­ni­fes­ta­ción de fe de la Ar­gen­ti­na.

El pa­sa­do fin de se­ma­na otra vez cien­tos de mi­les pe­re­gri­na­ron a Lu­ján, pe­se a que es­ta vez el cli­ma llu­vio­so no acom­pa­ñó. Fue la nú­me­ro 40, un aniver­sa­rio re­don­do co­mo pa­ra echar un vis­ta­zo al ca­mino re­co­rri­do. Por lo pron­to, es im­pres­cin­di­ble res­ca­tar la in­tui­ción del pa­dre Ra­fael Te­llo -ya fa­lle­ci­do- que lan­zó la idea co­mo una for­ma de atraer a una ju­ven­tud rea­cia a ma­ni­fes­tar su mu­cha o po­ca fe. Una idea que so­lo su gran en­tu­sias­mo lle­vó a que fi­nal­men­te fue­se acep­ta­da.

“Cuan­do se em­pe­zó a avan­zar en la idea y me con­vo­ca­ron a una reunión di­je que iría a una so­la y na­da más, pe­ro al es­cu­char­lo a Te­llo mi co­ra­zón vi­bró”, evo­ca Mar­ce­lo Mitchell, aca­so el prin­ci­pal lí­der lai­co de la pri­me­ra ca­ma­da de or­ga­ni­za­do­res, que por en­ton­ces te­nía 20 años. Hoy re­cuer­da in­clu­so que jun­to a otros com­pa­ñe­ros vi­si­ta­ban en las ra­dios a fi­gu­ras co­mo Ju­lio La­gos, Juan Al­ber­to Badía y Jo­sé Ma­ría Mu­ñoz pa­ra di­fun­dir la mar­cha.

No fal­ta­ron en es­tos ca­si 40 años crí­ti­cas de quie­nes con­si­de­ran que los jó­ve­nes só­lo van a pa­sar un mo­men­to de di­ver­sión di­fe­ren­te, que po­co y na­da tie­ne que ver con la re­li­gión. Qué des­pués po­co y na­da que­da es­pi­ri­tual­men­te ha­blan­do de to­do ello. Pe­ro el sos­te­ni­mien­to en el tiem­po de la mar­cha, con tan­tos jó­ve­nes y tan­to fer­vor, des­mien­te to­da ge­ne­ra­li­za­ción. Hay un sus­tra­to re­li­gio­so en mu­chas chi­cas y mu­cha­chos. Y la Vir­gen -es cla­ro- con­vo­ca.

Al fi­na­li­zar ca­da pe­re­gri­na­ción, la Igle­sia -clero y lai­cos- se en­fren­ta al desafío de ca­na­li­zar to­do ese en­tu­sias­mo de cien­tos de mi­les de jó­ve­nes -y no tan­to-, mu­chos de los cuá­les no fre­cuen­tan un tem­plo. Pe­ro que des­ti­nan un fin de se­ma­na a la ora­ción y el sa­cri­fi­cio, a po­ner a los pies de la Vir­gen sus go­zos y tris­te­zas, a pe­dir­le y agra­de­cer­le a Ma­ría. Es una se­ñal que nos in­vi­ta a la es­pe­ran­za.

AR­CHI­VO

Con­tra vien­to y lluvia. Los pe­re­gri­nos de­bie­ron su­por­tor las in­cle­men­cias del tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.