Una pe­sa­di­lla que se apo­de­ró de la reali­dad

Dos sa­cer­do­tes ar­gen­ti­nos asis­ten sin do­ble­ces a los cris­tia­nos ira­quíes en la peor ho­ra de su his­to­ria. Luis Da­rre­guei­ra y Jor­ge Cor­tés, del Ins­ti­tu­to Ver­bo En­car­na­do, se re­sis­ten a aban­do­nar a sus fe­li­gre­ses, que pa­re­cen vir­tual­men­te con­de­na­dos a la des

Clarin - Valores Religiosos - - News - Ri­car­do Rios Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Ha­ce ya dos me­ses que EE.UU. vie­ne bom­bar­dean­do sis­te­má­ti­ca­men­te la geo­gra­fía ira­quí pa­ra tra­tar de so­ca­var el rei­na­do de te­rror im­pues­to por Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI). Pe­ro co­mo en cual­quier conf lic­to ar­ma­do son los ha­bi­tan­tes pa­cí­fi­cos los que lle­van la peor par­te.

Con­tra­ria­men­te a lo que se creía, el fin de la ti­ra­nía de Sa­dan Hu­sein, en 2003, no se tra­du­jo en la bo­ca­na­da de ai­re fres­co tan an­sia­ba por la po­bla­ción ira­quí; es­pe­cial­men­te pa­ra los cris­tia­nos, en­fren­ta­dos hoy a una op­ción de hie­rro: huir sin mi­rar atrás o mo­rir sin con­tem­pla­cio­nes. El fun­da­men­ta­lis­mo re­li­gio­so ha con­ver­ti­do el ser cris­tiano en una mi­sión de al­to ries­go, al pun­to que ese cre­do pa­re­ce con­de­na­do a la ex­tin­ción en aquel rin­cón del Pla­ne­ta.

La en­tra­da en es­ce­na del Es­ta­do Is­lá­mi­co, gru­po que ha he­cho de la cruel­dad su prin­ci­pal ras­go, pro­vo­có una olea­da mi­gra­to­ria sin pre­ce­den­tes. Blan­co de las peo­res hu­mi­lla­cio­nes y ame­na­zas, los ofi­cios re­li­gio­sos del cris­tia­nis­mo se ce­le­bran po­co me­nos que en la clan­des­ti­ni­dad. En me­dio de es­ta ho­rro­ro­sa pe­sa­di­lla de la que cual­quie­ra que­rría es­ca­par a cual­quier pre­cio, dos sa­cer­do­tes ar­gen­ti­nos se man­tie­nen fir­mes en su mi­sión de asis­tir al pue­blo cris­tiano ira­quí, aún a ries­go de sus pro­pias vi­das. Se tra­ta de Luis Mon­tes y Jor­ge Cor­tés, am­bos pro­ve­nien­tes del Ins­ti­tu­to Ver­bo En­car­na­do (IVE), una co­mu­ni­dad re­li­gio­sa de ori­gen ar­gen­tino que se ca­rac­te­ri­za por en­viar sa­cer­do­tes a los lu­ga­res más pe­li­gro­sos. Cor­tés es ori­gi­na­rio de Bue­na Es­pe­ran­za (San Luis) y Mon­tes es bo­nae­ren­se, de la lo­ca­li­dad de Da­rre­guei­ra. Los dos lle­ga­ron a Irak en 2010.

“Es un ho­nor pa­ra no­so­tros po­der aten­der a es­tos cris­tia­nos”, di­je­ron en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da a Va­lo­res Re­li­gio­sos, vía e-mail, en la que ex­hi­bie­ron la enor­me pro­fun­di­dad de sus con­vic­cio­nes re­li­gio­sas, una lu­ci­dez po­lí­ti­ca ex­tre­ma y una hom­bría que la en­vi­dia­rían has­ta los que só­lo co­no­cen el idio­ma de las ar­mas. -- ¿ Cuál es la si­tua­ción en es­te mo­men­to en Bag­dad?, ¿te­men que EI lle­gue a Bag­dad? --La si­tua­ción no cam­bió mu­cho. Hay aten­ta­dos to­dos los días, pe­ro des­de la irrup­ción del ISIS en el nor­te del país, la ciu­dad fue for­ti­fi­ca­da con sol­da­dos y mi­li­cias. Aho­ra se ha­bla de en­fren­ta­mien­tos muy cer­ca de Bag­dad, pe­ro no se ve a la gen­te más alar­ma­da. -- ¿ Cuán­tos cris­tia­nos per­ma­ne­cen en Irak? --En el país, an­tes de la in­va­sión de 2003, ha­bía 1.500.000 y aho­ra que­dan 300 mil. El éxo­do con­ti­núa y si no se po­ne un re­me­dio pron­to, hay se­rios riesgos de la des­apa­ri­ción del cris­tia­nis­mo. -- ¿Us­te­des acon­se­jan a los cris­tia­nos que­dar­se?, ¿ apo­yan que se su­men al ejér­ci­to re­gu­lar? --Res­pe­ta­mos lo que la gen­te con­si­de­re me­jor. El pro­ble­ma más gran­de es que ca­da cris­tiano que se va, deja una co­mu­ni­dad más dé­bil y los que su­fri­rán más son los que no pue­den ir­se. La pér­di­da de la co­mu­ni­dad cris­tia­na se­rá enor­me por­que se pier­de el ele­men­to mul­ti­cul­tu­ral, la con­vi­ven­cia en­tre gru­pos di­ver­sos, y tam­bién el fer­men­to cris­tiano que ha­bla y vi­ve el per­dón. -- ¿ Se sien­ten acom­pa­ña­dos por Fran­cis­co y to­da la Igle­sia? -- Cier­ta­men­te. El Pa­pa no deja nun­ca de ha­blar de lo que pa­sa aquí, pi­de ora­cio­nes, mue­ve la di­plo­ma­cia va­ti­ca­na, ha man­da­do

“Ha­ce­mos las ta­reas de cual­quier pa­rro­quia, pe­ro siem­pre en el in­te­rior de la Igle­sia: hay que te­ner es­pe­cial cui­da­do”.

ayu­da eco­nó­mi­ca y alen­ta­do a mu­chos a ha­cer lo mis­mo: re­des so­cia­les, ho­mi­lías, en­cuen­tros, etc. Ha or­ga­ni­za­do una se­rie de reunio­nes ex­tra­or­di­na­rias, con­vo­can­do a los nun­cios de Me­dio Orien­te. El en­vío del car­de­nal Fi­lo­ni co­mo en­via­do per­so­nal su­yo mues­tra su cer­ca­nía; la elec­ción fue óp­ti­ma por­que Fi­lo­ni es muy que­ri­do y res­pe­ta­do, pues sien­do nun­cio du­ran­te la gue­rra, fue el úni­co di­plo­má­ti­co que se que­dó en Bag­dad. -- ¿ Qué ta­reas desa­rro­llan en la pa­rro­quia? --Las mis­mas que en las de cual­quier pa­rro­quia: mi­sas, pre­di­ca­cio­nes, con­fe­sio­nes, ad­mi­nis­tra­ción de los sa­cra­men­tos, gru­pos de jó­ve­nes y ni­ños, ca­te­cis­mo, vi­si­tas de ca­sas, ayu­das a los po­bres, etc. Co­mo en to­dos los paí­ses de ma­yo­ría mu­sul­ma­na las ac­ti­vi­da­des se rea­li­zan siem­pre en el in­te­rior de la igle­sia. Hay que te­ner es­pe­cial cui­da­do. -- ¿ Có­mo juz­gan el pa­pel de las gran­des po­ten­cias pa­ra ayu­dar a la bús­que­da de una so­lu­ción? --Bas­tan­te de­silu­sio­nan­te. Pri­man los in­tere­ses pro­pios, las cues­tio­nes elec­to­ra­les, y las lu­chas, an­tes que el bien que di­cen bus­car. --Fran­cis­co di­jo que es mo­ral­men­te lí­ci­to de­te­ner al agre­sor. ¿ Có­mo se tra­du­ce eso en los he­chos? --El Pa­pa ha pe­di­do que se tra­te el te­ma en la ONU pa­ra que se usen los me­dios más efi­ca­ces. El car­de­nal Pa­ro­lín ha ha­bla­do de una “ac­ción mul­ti­la­te­ral y un uso pro­por­cio­na­do de la fuer­za”. Que es­to se re­suel­va en el seno de la Na­cio­nes Uni­das da le­gi­ti­mi­dad a la ac­ción de­fen­si­va y ma­yor pro­ba­bi­li­dad que el cur­so ele­gi­do sea el me­jor. -- ¿ Con­si­de­ran que hay, aun­que sea mí­ni­ma, al­gu­na po­si­bi­li­dad de en­ten­di­mien­to con los yiha­dis­tas del Es­ta­do Is­lá­mi­co? --El gra­do de cruel­dad de es­te gru­po ha­ce que el diá­lo­go sea im­po­si­ble. Pa­ra el EI el diá­lo­go mis­mo es abe­rran­te. Pe­ro se po­dría pre­sio­nar a los gru­pos de po­der que ayu­dan a es­tos te­rro­ris­tas pa­ra que de­jen de ha­cer­lo. Y es im­por­tan­tí­si­mo, ade­más, que el mun­do exi­ja al go­bierno ira­quí políticas in­clu­si­vas que ayu­den a la uni­dad. - ¿ Có­mo so­bre­lle­van la si­tua­ción los sec­to­res de la po­bla­ción mu­sul­ma­na que se pro­nun­cian por la paz y que son res­pe­tuo­sos de otras re­li­gio­nes?. -- La ma­yo­ría de los ira­quíes no quie­re es­ta lo­cu­ra. El pro­ble­ma es que hay mu­cho mie­do y no se ani­man a ele­var su voz y me­nos a to­mar ac­cio­nes que mues­tren su pen­sa­mien­to. Tam­po­co ayu­da el he­cho que no ha ha­bi­do una con­de­na uná­ni­me de las au­to­ri­da­des re­li­gio­sas de to­do el mun­do is­lá­mi­co al ac­cio­nar del ISIS. Al­gu­nos lo han he­cho y ha si­do al­go im­por­tan­te. Pe­ro fal­ta mu­cho to­da­vía. - ¿El fun­da­men­ta­lis­mo ga­na adep­tos por coac­ción so­la­men­te o hay sec­to­res que los apo­yan por con­ven­ci­mien­to? --El fun­da­men­ta­lis­mo ga­na adep­tos por­que hay mu­cha gen­te de­silu­sio­na­da, con­fun­di­da y can­sa­da. Las cons­tan­tes in­jus­ti­cias que se

co­men­ten en Me­dio Orien­te, sean lo­ca­les, co­mo de ac­to­res in­ter­na­cio­na­les, fa­vo­re­ce a es­te gru­po. La paz es la tran­qui­li­dad en el or­den. Cuan­do el or­den de la jus­ti­cia se rom­pe, y es­to se ha­ce du­ran­te mu­cho tiem­po, los ex­tre­mis­mos to­man fuer­za: la gen­te se can­sa de la in­jus­ti­cia y re­cu­rre a me­di­das ex­tre­mas. Por eso es que el ISIS to­mó una gran par­te del te­rri­to­rio de es­te país ca­si sin opo­si­ción. -- ¿Pien­san a ve­ces se­ria­men­te en la po­si­bi­li­dad de vol­ver­se a la Ar­gen­ti­na, hu­yen­do de las puer­tas de ese in­fierno? --Es­ta­mos sir­vien­do a es­te pue­blo y con ellos que­re­mos que­dar­nos. has­ta que es­ta pe­sa­di­lla ter­mi­ne. Es un ho­nor pa­ra no­so­tros po­der aten­der a es­tos cris­tia­nos que son ejem­plo pa­ra el mun­do en­te­ro.

Dos va­lien­tes. Los sa­cer­do­tes Jor­ge Cor­tés (con sot ana ne­gra) y Luis Mon­tes (con bar­ba y de há­bi­to gris) po­san con una fa­mi­lia cris­tia­na de Irak. La de ellos es una mi­sión de ries­go.

GEN­TI­LE­ZA IVE

Ame­na­za. Miem­bros de Es­ta­do Is­lá­mi­co en su ca­rac­te­rís­ti­ca ac­ti­tud desafian­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.