Edu­car en el amor pa­ra to­da la vi­da

Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes es­tán ca­da vez más in­mer­sas en una cul­tu­ra de lo efí­me­ro. Así, abun­dan las re­la­cio­nes de pa­re­ja sin com­pro­mi­so. Por eso, es im­por­tan­te for­mar­las pa­ra que pue­dan sos­te­ner sus pro­yec­tos afec­ti­vos.

Clarin - Valores Religiosos - - News - Pres­bí­te­ro Guillermo Mar­có Sa­cer­do­te del Ar­zo­bis­pa­do de Bue­nos Ai­res

Los tiem­pos han cam­bia­do, no ca­be du­da de eso. Vi­vi­mos mu­chas si­tua­cio­nes nue­vas. Al­gu­nas han in­flui­do -se­gún es­tu­dios cien­tí­fi­co­sen la con­for­ma­ción del ce­re­bro de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Tal es el ca­so de la lla­ma­da “ge­ne­ra­ción Y”, cu­yos miem­bros es­tán lle­gan­do a la edad de ca­sar­se y tie­ne la ca­rac­te­rís­ti­ca de ser na­ti­vos di­gi­ta­les. Na­cie­ron con In­ter­net y con to­dos los es­tí­mu­los pro­pios de los di­ver­sos dis­po­si­ti­vos que en­con­tra­mos en el mer­ca­do. Es una ge­ne­ra­ción que no es­tá acos­tum­bra­da a pos­ter­gar su sa­tis­fac­ción. Pa­ra mi ge­ne­ra­ción era una am­bi­ción, por ca­so, la es­ta­bi­li­dad la­bo­ral: se bus­ca­ba en­trar a un buen lu­gar de tra­ba­jo pa­ra ha­cer ca­rre­ra. Hoy, en cam­bio, mu­chos de los jó­ve­nes que tra­ba­jan, si les sa­le un via­je, re­nun­cian sin preo­cu­par­se. En es­ta suer­te de cul­tu­ra de los efí­me­ro, so­lo con­si­de­ran el mo­men­to. Así, abun­dan las re­la­cio­nes de pa­re­ja sin com­pro­mi­so.

En es­te con­tex­to es fun­da­men­tal la for­ma­ción cris­tia­na de los jó­ve- nes, el po­si­bi­li­tar­les un en­cuen­tro per­so­nal y pro­fun­do con Dios. Cuan­do un jo­ven des­cu­bre a es­te “Otro” que lo quie­re y que es­ta­ble­ce una re­la­ción du­ra­de­ra con él, es ca­paz de re­pen­sar otras re­la­cio­nes, su vincu­lo con el tra­ba­jo y su com­pro­mi­so re­li­gio­so, y así pro­yec­tán­do­se en el lar­go pla­zo.

Me gus­ta mu­cho de­cir que el plan­teo del ma­tri­mo­nio mo­no­gá­mi­co, que cons­ti­tu­ye una no­ve­dad del Evan­ge­lio, es una in­vi­ta­ción de Je­sús a vi­vir el amor de una pa­re­ja “so­bre­na­tu­ral­men­te”: si so­lo fue­ra por lo “na­tu­ral” es po­si­ble que las re­la­cio­nes de pa­re­ja des­pués de al­gún tiem­po ter­mi­nen en el fra­ca­so, la rup­tu­ra y el di­vor­cio. Es Je­sús quien in­vi­ta a un com­pro­mi­so con el otro: “en la pros­pe­ri­dad y en la ad­ver­si­dad; en la sa­lud y en la en­fer­me­dad; amán­do­te y res­pe­tán­do­te du­ran­te to­da la vi­da”.

Nues­tros sen­ti­mien­tos son so­lo una par­te de la reali­dad. Si nos guia­mos por lo que sen­ti­mos el mun­do se­ría caótico. Un ejem­plo de es­to es la tan vis­ta pe­lí­cu­la “Re­la­tos Sal­va­jes”: allí la ma­ni­fes­ta- ción in­con­tro­la­da del sen­ti­mien­to de la ira y la ven­gan­za pro­vo­ca atro­ci­da­des te­rri­bles.

El ma­tri­mo­nio no es so­lo un “sen­ti­mien­to”: es un “con­sen­ti­mien­to”. Es­to sig­ni­fi­ca que no so­lo ten­go el da­to de lo que sien­to por el otro, sino que em­pe­ño mi vo­lun­tad y mi in­te­li­gen­cia en po­der cum­plir con el com­pro­mi­so que

“De­be­mos des­cu­brir que hay un go­zo del alma en pos­ter­gar la sa­tis­fac­ción in­me­dia­ta por ob­je­ti­vos de lar­go pla­zo”.

asu­mo an­te el otro de que lo voy a amar siem­pre: “has­ta que la muerte nos se­pa­re”.

Te­ne­mos que for­mar a las per­so­nas en el com­pro­mi­so, pa­ra que pue­dan sos­te­ner pro­yec­tos a fu­tu­ro, y en­se­ñar­les a des­cu­brir que tam­bién hay un go­zo del alma en pos­ter­gar la sa­tis­fac­ción in­me­dia­ta por ob­je­ti­vos de lar­go pla­zo. De­be­mos, pues, edu­car en el diá­lo­go co­mo he­rra­mien­ta com­po­ne­do­ra, que en­se­ña a ex­po­ner las pro­pias ne­ce­si­da­des y pun­tos de vis­ta, sin dis­cu­tir y pe­lear­se, a po­ner­se en el lu­gar del otro. Ne­ce­si­ta­mos sus­ten­to hu­mano y tam­bién di­vino, don­de la gra­cia de Dios ha­ga su obra y ayu­de y ele­ve a la pa­re­ja, pa­ra que de dos sean una so­la car­ne, un ver­da­de­ro equi­po.

El ma­tri­mo­nio cris­tiano es un sa­cra­men­to que se dan los con­tra­yen­tes; el sa­cer­do­te es un tes­ti­go de las pro­me­sas que ellos se dan mu­tua­men­te. En el ini­cio del con­sen­ti­mien­to se di­ce: “Yo … te re­ci­bo a Ti …” Si uno es esen­cial­men­te egoís­ta es­tá im­pe­di­do pa­ra re­ci­bir. Re­ci­bir es ha­cer lu­gar pa­ra que el “otro” se sien­ta có­mo­do. No po­dré re­ci­bir si en mi vi­da so­lo hay lu­gar pa­ra mí.

En fin, de­be­mos apren­der a vi­vir en co­mu­nión -no so­lo eu­ca­rís­ti­ca­con los hi­jos que ven­drán y a ser ge­ne­ro­sos por­que cuan­do se da no se pier­de, se ga­na. Por eso, el ma­tri­mo­nio, co­mo pro­yec­to de vi­da, es una es­cue­la pa­ra el ver­da­de­ro amor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.