Fran­cis­co si­gue ade­lan­te

En su se­gun­do año ca­len­da­rio, el Pa­pa si­guió alen­tan­do una Igle­sia más aco­ge­do­ra y bus­có po­ten­ciar su per­fil mi­sio­ne­ro. A la vez, avan­zó en el diá­lo­go ecu­mé­ni­co e in­ter­re­li­gio­so. Pe­ro afron­ta re­sis­ten­cias.

Clarin - Valores Religiosos - - News - Ser­gio Ru­bin sru­bin@clarin.com

El se­gun­do año ca­len­da­rio del Pa­pa Fran­cis­co, que es­tá ter­mi­nan­do, vol­vió a mos­trar a un pon­tí­fi­ce muy ac­ti­vo en to­dos los fren­tes, co­men­zan­do por sus ac­cio­nes en pos de su gran ob­je­ti­vo: re­vi­ta­li­zar a la Igle­sia con una ac­ti­tud más aco­ge­do­ra y cer­ca­na a los que su­fren di­ver­sas si­tua­cio­nes, so­bre to­do a los más po­bres. Y pro­cu­ran­do que és­ta sal­ga de­ci­di­da­men­te al en­cuen­tro de la gen­te -a las pe­ri­fe­rias geo­grá­fi­cas y exis­ten­cia­les, co­mo le gus­ta de­cir-, con el men­sa­je de sal­va­ción del Evan­ge­lio, po­nien­do por en­ci­ma de to­do su prin­ci­pal man­da­mien­to: el amor. Pe­ro tam­bién tra­tan­do de avan­zar en la uni­dad de los cris­tia­nos y en el diá­lo­go in­ter­re­li­gio­so y, en fin, pro­cu­ran­do con­tri­buir con to­dos los ca­tó­li­cos a la cons­truc­ción de un mun­do me­jor, en paz.

Si du­ran­te su pri­mer año Fran­cis­co lo­gró cam­biar el cli­ma en una Igle­sia muy gol­pea­da por es­cán­da­los va­rios con sus ac­ti­tu­des de aus­te­ri­dad, com­pren­sión y ale­gría - des­per­tan­do un gran en­tu­sias­mo que no de­cre­ce-, en su se­gun­do año bus­có pro­gre­sar en el re­di­se­ño de la cu­ria ro­ma­na y la trans­pa­ren­cia de sus fi­nan­zas, ade­más de do­tar a la ins­ti­tu­ción de una ma­yor co­le­gia­li­dad. En de­fi­ni­ti­va -jun­to con el más im­por­tan­te: la re­vi­ta­li­za­ción del ac­cio­nar re­li­gio­so-, to­dos es­tos fue­ron los gran­des desafíos que los car­de­na­les de­fi­nie­ron pa­ra el nue­vo pon­ti­fi­ca­do en los de­ba­tes pre­vios a su elec­ción co­mo Pa­pa. A lo que se­gu­ra­men­te hay que agre­gar un com­ba­te más enér­gi­co a los ca­sos de pe­dofi­lia en el clero que, in­clu­so per­so­nal­men­te, vie­ne asu­mien­do Fran­cis­co.

Con to­do, el as­pec­to si se quie­re más no­ve­do­so de su se­gun­do año ha­cia el in­te­rior de la Igle­sia fue el de­ba­te que abrió el Pa­pa so­bre el mo­do en que el ca­to­li­cis­mo de­be afron­tar los re­tos en ma­te­ria fa­mi­liar. La pri­me­ra par­te del Sí­no­do de la Fa­mi­lia -tras una am­plia con­sul­ta a to­das las dió­ce­sis- dis­pa­ró dis­cu­sio­nes apasionadas. El me­nea­do te­ma de la prohi­bi­ción de co­mul­gar que pe­sa so­bre los di­vor­cia­dos en nue­va unión fue la cues­tión más sen­si­ble, pe­ro no la úni­ca. Y si bien Fran­cis­co pro­cu­ra man­te­ner­se por aho­ra equi­dis­tan­te, es evi­den­te que es­tá bus­can­do una ac­ti­tud más com­pren­si­va. Aho­ra se vie­ne una nue­va con­sul­ta a las dió­ce­sis y un se­gun­do sí­no­do en oc­tu­bre que de­be­rá ele­var sus pro­pues­tas al Pa­pa, quien fi­nal­men­te de­ci­di­rá cuá­les acep­ta.

El pon­tí­fi­ce hi­zo va­rios lla­ma­dos a las gran­des po­ten­cias pa­ra fre­nar al fun­da­men­ta­lis­mo, que azo­ta a cris­tia­nos e is­lá­mi­cos por igual.

De to­das ma­ne­ras, es­te se­gun­do año de­jó bien en cla­ro que en su em­pre­sa re­for­mis­ta el Pa­pa “tie­ne mu­cha opo­si­ción den­tro y fue­ra de la cu­ria y él lo sa­be”, co­mo di­jo días pa­sa­dos el fun­da­dor de la Co­mu­ni­dad San Egi­dio, An­drea Ric­car­di. Pe­se a sus acla­ra­cio­nes de que en el sí­no­do “nin­gu­na in­ter­ven­ción pu­so en en­tre­di­cho las ver­da­des fun­da­men­ta­les del sa­cra­men­to del ma­tri­mo­nio”, hu­bo sec­to­res mi­no­ri­ta­rios, pe­ro muy vehe­men­tes, que re­sis­tie­ron cual­quier atis­bo de de­ba­te. A lo que ha­bría que agre­gar que es evi­den­te que hay miem­bros del clero que re­cha­zan una con­cep­ción más des­po­ja­da de la ins­ti­tu­ción, aca­so acos­tum­bra­dos a una po­si­ción aco­mo­da­da. Pa­ra ellos, el Pa­pa es una ame­na­za, aun­que vis­tan sus ar­gu­men­tos con cues­tio­nes doc­tri­na­les.

En el plano in­ter­re­li­gio­so, aca­so la ima­gen más fuer­te del Pa­pa en es­te 2014 ha­ya si­do el emo­ti­vo abra­zo fren­te al Mu­ro de los La­men­tos con otros dos ar­gen­ti­nos: el ra­bino Abraham Skor­ka y el di­ri­gen­te is­lá­mi­co Omar Ab­boud, en el mar­co de su his­tó­ri­co via­je a Tie­rra San­ta. Y así co­mo en 2013 su Jor­na­da de Ora­ción por Si­ria fue el ges­to más elo­cuen­te a fa­vor de la paz, es­te año lo cons­ti­tu­yó el en­cuen­tro pa­ra re­zar por Me­dio Orien­te en los jar­di­nes va­ti­ca­nos jun­to con los pre­si­den­tes de Is­rael, Shi­mon Pe­res, y de Pa­les­ti­na, Mah­moud Ab­bas.

Si de sa­lir a las pe­ri­fe­rias geo­grá­fi­cas se tra­ta, el via­je de Fran­cis­co a Co­rea - don­de fue re­ci­bi­do por una fer­vo­ro­sa mul­ti­tud- mos­tró a un Pa­pa preo­cu­pa­do por ex­pan­dir la pre­sen­cia del Evan­ge­lio en Asia. Ade­más de con­ver­tir­se en el pri­mer pon­tí­fi­ce en ob­te­ner la au­to­ri­za­ción pa­ra vo­lar es­pa­cio aé­reo chino, a la vez que en­ca­ra­ba nue­vas ges­tio­nes pa­ra un acer­ca­mien­to con Bei­jing. Lue­go lle­ga­ría su via­je a Es­tras­bur­go, don­de in­vi­tó a Eu­ro­pa a ser más so­li­da­ria y no ol­vi­dar sus raí­ces cris­tia­nas.

Fi­nal­men­te, su vi­si­ta a Tur­quía for­ta­le­ció los la­zos con la Igle­sia Or­to­do­xa, en un nue­vo hi­to ecu­mé­ni­co en pos de la uni­dad. Y fue tam­bién una oca­sión pa­ra es­tre­char la­zos con el Is­lam. La cer­ca­nía con Si­ria e Irak, azo­ta­dos por las mi­li­cias de Es­ta­do Is­lá­mi­co, le per­mi­tió otra de sus tan­tas con­de­nas al fun­da­men­ta­lis­mo y un re­no­va­do lla­ma­do a la co­mu­ni­dad internacional pa­ra que, den­tro del or­de­na­mien­to le­gal, se fre­ne la ma­sa­cre a tan­tos cris­tia­nos, pe­ro tam­bién a is­lá­mi­cos.

El 2015 se­rá pa­ra Fran­cis­co otro año in­ten­so y desafian­te. Con gi­ras cla­ve a va­rios paí­ses, en­tre ellos los Es­ta­dos Uni­dos. Pa­ra afron­tar­lo el Pa­pa ar­gen­tino con­ta­rá con el po­der de la ora­ción y un pue­blo que lo ama pro­fun­da­men­te.

Aper­tu­ra.

AR­CHI­VO

El sí­no­do fue es­ce­na­rio de un de­ba­te fran­co so­bre las nue­vas reali­da­des.

Ges­to.

AR­CHI­VO

El abra­zo con el ra­bino Skor­ka y el is­lá­mi­co Ab­boud en el Mu­ro Oc­ci­den­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.