Via­je a la es­pe­ran­za de la mano del Pa­pa

Fran­cis­co no só­lo des­per­tó gran en­tu­sias­mo en Ecua­dor, Bo­li­via y Pa­ra­guay y re­vi­ta­li­zó a las co­mu­ni­da­des ca­tó­li­cas de esos paí­ses. Sino que, a la vez que reali­zó re­le­van­tes se­ña­la­mien­tos eco­nó­mi­cos y so­cia­les, lla­mó a la cons­truc­ción de un mun­do me­jor por

Clarin - Valores Religiosos - - News - Ser­gio Ru­bin En­via­do es­pe­cial

La vi­si­ta del Pa­pa Fran­cis­co a Ecua­dor, Bo­li­via y Pa­ra­guay no só­lo des­per­tó un en­tu­sias­mo des­bor­dan­te en­tre los cien­tos de mi­les de fie­les que se con­gre­ga­ron en las mi­sas, en los otros tan­tos que se agol­pa­ron pa­ra ver­lo pa­sar por las ca­lles y en los mu­chos que par­ti­ci­pa­ron de sus en­cuen­tros con di­ver­sos sec­to­res de la so­cie­dad -ade­más del sen­ti­mien­to de los mi­llo­nes que la si­guie­ron por te­le­vi­sión-, y que im­pli­có una gran in­yec­ción de vi­ta­li­dad pa­ra las co­mu­ni­da­des ca­tó­li­cas de ca­da país. Lo cual, de por sí, no es po­co. Sino que tam­bién su via­je obró -a tra­vés de las pa­la­bras y los ges­tos- co­mo una gran guía pa­ra el ac­cio­nar de las igle­sias lo­ca­les - el cle­ro y los lai­cos-, o sea, pa­ra vi­vir la fe y anun­ciar el Evan­ge­lio en los di­fe­ren­tes am­bien­tes y an­te los más di­ver­sos desafíos que plan­tea el mun­do de hoy. Y, pe­se a ha­cer se­ve­ros se­ña­la­mien­tos so­cia­les, di­jo que la edi­fi­ca­ción de un mun- do me­jor “no es una uto­pía”.

Es cier­to que el gran de­to­nan­te de tan­to fer­vor fue la fi­gu­ra del Vi­ca­rio de Cris­to. Por­que la gi­ra pa­pal per­mi­tió com­pro­bar una vez más, aho­ra en Su­da­mé­ri­ca, su “pa­tria gran­de”, lo ad­mi­ra­do y que­ri­do que es Fran­cis­co por su mo­do de pro­cla­mar la Pa­la­bra de Dios, sus ac­ti­tu­des cohe­ren­tes, su aus­te­ri­dad, su sen­ci­llez y su simpatía. Ha­bía que ver a esas mul­ti­tu­des en Qui­to y Asun­ción que pa­sa­ron la no­che ba­jo la llu­via y el ba­rro en los pre­dios don­de ce­le­bra­ría la mi­sa pa­ra ase­gu­rar­se así un lu­gar que les per­mi­tie­ra ver­lo más de cer­ca. O a aque­lla otra que en Gua­ya­quil so­por­tó un ca­lor im­pia­do­so y un sol abra­sa­dor du­ran­te la ce­le­bra­ción eu­ca­ris­tía, sin que na­die de­ser­ta­ra. O la emo­ción, mu­chas ve­ces has­ta las lá­gri­mas, que sus­ci­ta­ba a su pa­so en el pa­pa­mó­vil.

Pe­ro sus pa­la­bras y sus ges­tos cons­ti­tu­ye­ron una ver­da­de­ra ca­te­que­sis so­bre el com­por­ta­mien­to que de­ben te­ner los ca­tó­li­cos y el mo­do en que de­be ac­tuar la Igle­sia. Y acer­ca de una ins­ti­tu­ción fun­da­men­tal co­mo la fa­mi­lia, hoy en cri­sis. Ade­más de un se­ña­la­mien­to de las ac­ti­tu­des de los di­ri­gen­tes que no ayu­dan al ejer­ci­cio rec­to de la de­mo­cra­cia y de las prác­ti­cas eco­nó­mi­cas que ex­clu­yen a vas­tas ca­pas de la po­bla­ción, y que exi­gen un “pro­ce­so de cam­bio”. Sin ol­vi­dar ma­les co­mo la co­rrup­ción, el nar­co­trá­fi­co y la vio­len­cia. To­do es­tos úl­ti­mo, co­mo acla­ró el pro­pio Pa­pa, des­de la Doc­tri­na So­cial de la Igle­sia, no in­ven­tan­do na­da. O, co­mo en el ca­so de los po­bres, des­de las Sa­gra­das Es­cri­tu­ras por­que, co­mo él tam­bién pre­ci­só, los po­bres son el co­ra­zón del Evan­ge­lio. Aun­que, por cier­to, con la im­pron­ta de Fran­cis­co.

Así, por ejem­plo, al vi­si­tar el ba­rrio más po­bre de Asun­ción, di­jo que “una fe que no se ha­ce so­li­da­ria no es au­tén­ti­ca por más que va­ya­mos a la igle­sia to­dos los do­min­gos”. Lue­go, en una mi­sa se­ña­ló que “el ca­mino de cris­tiano es trans­for­mar el co­ra­zón (...). Es pa­sar de la ló­gi­ca del egoís­mo, de la lu­cha, de la di­vi­sión, de la su­pe­rio­ri­dad, a la ló­gi­ca de la vi­da, de la gra­tui­dad, del amor. De la ló­gi­ca del do­mi­nio, del aplas­tar, ma­ni­pu­lar, a la ló­gi­ca del aco­ger, ayu­dar”. Y sub­ra­yó que la Igle­sia es “la ca­sa de la hos­pi­ta­li­dad con el ham­brien­to, con el se­dien­to, con el fo­ras­te­ro, con el des­nu­do, con el en­fer­mo, con el pre­so (...) con el que no pien­sa co­mo no­so­tros, con el que tie­ne otra fe la per­dió, a ve­ces por cul­pa nues­tra”. Y re­don­deó: “Lo pro­pio de la Igle­sia no es ges­tio­nar pro­yec­tos, sino apren­der a vi­vir la fra­ter­ni­dad con los de­más”.

En la mi­sa de Gua­ya­quil, el Pa­pa hi­zo una en­cen­di­da de­fen­sa de la fa­mi­lia y de su pa­pel for­ma­dor en va­lo­res, don­de a pren­de a de­cir per­mi­so, gra­cias, per­dón . “La fa­mi­lia es el hos­pi­tal más cer­cano, la pri­me­ra es­cue­la de los ni­ños, el gru­po de re­fe­ren­cia im­pres­cin­di­ble pa­ra los jó­ve­nes, el me­jor asi­lo pa­ra los an­cia­nos. La fa­mi­lia cons­ti­tu­ye la gran ‘ri­que­za so­cial’ que otras ins­ti­tu­cio­nes no pue­den sus­ti­tuir, que de­be ser ayu­da­da y po­ten­cia­da pa­ra no per­der nun­ca su jus­to sen­ti­do de los ser­vi­cios que la so­cie­dad pres­ta con los ciu­da­da­nos. Es efec­to, es­tos no son una for­ma de li­mos­na, sino una ver­da­de­ra ‘deu­da so­cial’ res­pec­to a la ins­ti­tu­ción fa­mi­liar, que tan­to apor­ta al bien co­mún de to­dos”. Ade­más de que la fa­mi­lia “tam­bién for­ma una pe­que­ña ‘Igle­sia do­més­ti­ca’ que, jun­to con la vi­da, en­cau­za la ter­nu­ra y la mi­se­ri­cor­dia di­vi­na”.

En ma­te­ria po­lí­ti­ca, el Pa­pa hi­zo una cla­ra ad­ver­ten­cia en la mi­sa en el Par­que del Bi­cen­te­na­rio, en Qui­to: “La his­to­ria nos cuen­ta que (la lu­cha por la in­de­pen­den­cia) só­lo fue con­tun­den­te cuan­do de­jó de la­do los per­so­na­lis­mos, el afán de li­de­raz­gos úni­cos”. Y agre­gó: “La in­men­sa ri­que­za de lo va­ria­do, lo múl­ti­ple que al­can­za la uni­dad ca­da vez que ha­ce­mos me­mo­ria de

aquel Jue­ves San­to (cuan­do Je­sús le pi­dió a sus dis­cí­pu­los que sean uno), nos ale­ja de la ten­ta­ción de pro­pues­tas más cer­ca­nas a dic­ta­du­ras, ideo­lo­gías o sec­ta­ris­mos”.

En lo eco­nó­mi­co, Fran­cis­co pro­nun­ció du­ran­te es­te via­je, en el II En­cuen­tro de Mo­vi­mien­tos Po­pu­la­res, aca­so su men­sa­je más du­ro, al se­ña­lar que es­te sis­te­ma -que ha im­pues­to la ló­gi­ca de las ga­nan­cias a cual­quier pre­cio cos­to sin pen­sar en la ex­clu­sión so­cial o la des­truc­ción de la na­tu­ra­le­za (...) no se aguan­ta”. Y lla­mó a un “cam­bio de es­truc­tu­ras”, que es un pro­ce­so, que no se ha­ce de un día pa­ra, a cons­truir “una al­ter­na­ti­va hu­ma­na a la glo­ba­li­za­ción ex­clu­yen­te”. Pe­ro lue­go, en Pa­ra­guay, acla­ra­ría que no de­bía ser des­de la ideo­lo­gía, que ter­mi­na “usan­do a los po­bres” y de­ri­van­do en dic­ta­du­ras.

Si a sus men­sa­jes se le su­man sus vi­si­tas a vi­llas de emer­gen­cia, hos­pi­ta­les, cár­ce­les pa­ra mos­trar la pro­xi­mi­dad de la Igle­sia con las si­tua­cio­nes de do­lor, se com­ple­ta un iti­ne­ra­rio de pa­la­bras y ges­tos lla­ma­dos a ser una suer­te de ho­ja de ru­ta pa­ra la Igle­sia en Amé­ri­ca La­ti­na. El tiem­po di­rá si la se­mi­lla que plan­tó dio sus fru­tos.

Acla­ma­do. El Pa­pa es­tu­vo bien cer­ca de la gen­te en su g

gi­ra su­da­me­ri­ca­na por Ecua­dor, Bo­li­via y Pa­ra­guay, don­de re­ci­bió el afec­to de cien­tos de mi­les de fie­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.