El no­ble ejer­ci­cio de la me­mo­ria

Un nue­vo aniver­sa­rio del ata­que a la AMIA re­nue­va el de­ber del re­cuer­do y la de­nun­cia.

Clarin - Valores Religiosos - - News - Da­niel Gold­man Ra­bino de la Co­mu­ni­dad Bet El

Un nue­vo aniver­sa­rio del aten­ta­do a la Amia gol­pea nues­tras con­cien­cias. La ne­fas­ta efe­mé­ri­des pla­ga­da de pre­gun­tas, su­mer­ge esen­cial­men­te a fa­mi­lia­res y so­bre­vi­vien­tes en un su­fri­mien­to in­son­da­ble. Y co­mo go­ta que ho­ra­da la pie­dra, des­de un re­fu­gio lleno de sig­ni­fi­ca­do, de ma­ne­ra ejem­plar ellos per­sis­ten in­can­sa­ble­men­te en una lu­cha con­tra la re­sig­na­ción, trans­for­man­do la de­nun­cia per­ma­nen­te en com­pro­mi­so ac­ti­vo.

En sus bús­que­das coin­ci­den con el men­sa­je de las tra­di­cio­nes re­li­gio­sas que nos en­se­ñan que el va­lor de la jus­ti­cia es el em­ble­ma de la con­vi­ven­cia. En es­te sen­ti­do me per­mi­to aña­dir que la cons­truc­ción de una era me­siá­ni­ca ci­men­ta la de­nun­cia a tra­vés del com­pro­mi­so y la par­ti­ci­pa­ción de un ac­to tras­cen­den­te vin­cu­la­do al no­ble ejer­ci­cio de la me­mo­ria. Des­de la Bi­blia se nos pro­po­ne una dia­léc­ti­ca esen­cial, en el que las fron­te­ras son pre­ci­sa­men­te por un la­do el ac­to de “re­cor­dar” y por otro la fun­ción de “de­nun­ciar”. La pe­da­go­gía del más an­ti­guo de los li­bros, asig­na el ejer­ci­cio de la trans­mi­sión co­mo una mi­sión abar­ca­ti­va que in­di­ca lo obs­ceno que sig­ni­fi­ca el ol­vi­do, ya que el ol­vi­do mis­mo es la puer­ta de in­gre­so al so­me­ti­mien­to del au­to­ri­ta­ris­mo.

En el men­sa­je acu­sa­to­rio de los pro­fe­tas, se im­preg­na la pa­la­bra Di­vi­na de un de­sa­fío de res­pon­sa­bi­li­dad en tiem­pos de cri­sis, pa­ra ejer­cer la dig­ni­dad en­tre los in­di­vi­duos. Fue­ron sus elevados ac­tos los que per­mi­tie­ron que el men­sa­je bí­bli­co se ex­tien­da has­ta nues­tros días, en­se­ñán­do­nos a com­pren­der que cuan­do el uso de la me­mo­ria es de por sí un ac­to de de­nun­cia al­can­za el más le­gí­ti­mo sen­ti­do de amor al otro. En el ejem­plo de los se­res su­frien­tes, la au­da­cia es­pi­ri­tual nos con­mi­na a ape­lar a la con­cien­cia de ca­da uno, pa­ra re­vi­vir las hon­das en­se­ñan­zas que amal­ga­man me­mo­ria y de­nun­cia en una so­cie­dad cu­yas he­ri­das – co­mo es­tá a la vis­ta– san­gran to­da­vía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.