La eco­lo­gía: un de­sa­fío de to­dos

Con su en­cí­cli­ca so­bre me­dio am­bien­te, el Pa­pa co­lo­có a la Igle­sia co­mo ac­tor re­le­van­te en el cui­da­do de la Tie­rra. Pe­ro ca­da sec­tor de­ber apor­tar ac­cio­nes crea­ti­vas pa­ra que el de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co no da­ñe al pla­ne­ta.

Clarin - Valores Religiosos - - News - Pres­bí­te­ro Gui­ller­mo Mar­có Sa­cer­do­te del Ar­zo­bis­pa­do de Bue­nos Ai­res

Na­die pue­de acu­sar al Pa­pa Fran­cis­co de no ac­tua­li­zar­se en el plan­teo de pro­ble­má­ti­cas glo­ba­les co­mo el me­dio am­bien­te. En ese sen­ti­do, de­be­mos ce­le­brar su ac­ti­tud de des­ta­car a tra­vés de una en­cí­cli­ca - Lau­dio si (“Ala­ba­do seas”)- la ne­ce­si­dad de cui­dar nues­tra ca­sa co­mún, so­bre to­do con el fin de pre­ve­nir una ca­tás­tro­fe por el ca­len­ta­mien­to glo­bal. Si bien la en­cí­cli­ca fue re­ci­bi­da con en­tu­sias­mo por el mun­do cien­tí­fi­co, que ve una aper­tu­ra de la Igle­sia ha­cia el tra­ta­mien­to de es­ta pro­ble­má­ti­ca, des­per­tó crí­ti­cas de sec­to­res que de­fien­den la in­dus­tria­li­za­ción y el be­ne­fi­cio del con­su­mo pa­ra sa­lir de la po­bre­za de mu­chas po­bla­cio­nes. Fran­cis­co afir­ma: “más allá de cual­quier pre­vi­sión ca­tas­tró­fi­ca, es cier­to que el ac­tual sis­te­ma mun­dial es in­sos­te­ni­ble”.

Ha­ce unos días, leía en el si­tio ita­liano Va­ti­can In­si­der que “las te­sis e hi­pó­te­sis de Fran­cis­co, son til­da­das de im­pru­den­tes por el pa­dre Ro­bert Si­ri­co, pre­si­den­te del Ac­ton Ins­ti­tu­te, un ‘ think tank’ cu­yo ob­je­ti­vo es la pro­mo­ción de una so­cie­dad li­bre, vir­tuo­sa y hu­ma­na me­dian­te la ref le­xión pro­fun­da so­bre el víncu­lo en­tre la fe y la li­ber­tad. Es­te ins­ti­tu­to, de he­cho, apo­ya la ab­so­lu­ta li­ber­tad del mercado y de los mer­ca­dos co­mo so­lu­ción pa­ra los pro­ble­mas del mun­do y tra­ta de re­la­cio­nar­la con la doc­tri­na so­cial de la Igle­sia”.

En la en­cí­cli­ca Fran­cis­co ex­po­ne un pa­no­ra­ma rea­lis­ta. A la vez que ad­vier­te acer­ca de “la su­mi­sión de la po­lí­ti­ca a la tec­no­lo­gía y a las fi­nan­zas” y de­nun­cia que “muy fá­cil­men­te el in­te­rés eco­nó­mi­co lle­ga a pre­va­le­cer so­bre el bien co­mún y a ma­ni­pu­lar la información pa­ra no ver afec­ta­dos sus pro­yec­tos. Los po­de­res eco­nó­mi­cos -afir­ma- con- ti­núan jus­ti­fi­can­do el ac­tual sis­te­ma mun­dial, don­de pri­man una es­pe­cu­la­ción y una bús­que­da de la ren­ta fi­nan­cie­ra, y hoy cual­quier co­sa que sea frá­gil, co­mo el me­dio am­bien­te, que­da in­de­fen­sa an­te los in­tere­ses del mercado di­vi­ni­za­do, con­ver­ti­dos en regla ab­so­lu­ta”.

El pre­si­den­te del Ac­ton Ins­ti­tu­te reivin­di­ca el ca­pi­ta­lis­mo por con­si­de­rar que “ha es­ti­mu­la­do la ma­yor re­duc­ción de la po­bre­za glo­bal de la his­to­ria mun­dial”. Y, en ba­se a da­tos de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo, afir­ma que el nú­me­ro de per­so­nas que vi­ven con $1,25 al día pa­só de 811 mi­llo­nes en 1991 a 375 mi­llo­nes en 2013. La crea­ción de ri­que­za -aña­de- pue­de dis­mi­nuir la po­bre­za; y la po­bre­za y la ex­plo­ta­ción a me­nu­do van de la mano”.

Las crí­ti­cas del Pa­pa no res­pon­den só­lo a su jui­cio: el evan­ge­lio pro­mue­ve una aus­te­ri­dad de vi­da y la ayu­da ge­ne­ro­sa ha­cia los po­bres. El ca­pi­ta­lis­mo mi­ra a la ren­ta y pa­ra ge­ne­rar­la crea tra­ba­jo y es­te -que de­be ser digno- ge­ne­ra en las per­so­nas de­seos de me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da. Así, al in­cen­ti­var­se el con­su­mo, se ge­ne­ra más tra­ba­jo, pe­ro a la vez aquel y la in­dus­tria con­ta­mi­nan y mu­chas ve­ces de­jan al pla­ne­ta ex­haus­to de re­cur­sos.

Que­re­mos ce­lu­la­res que usan ba­te­ría de li­tio y elec­tri­ci­dad que se trans­mi­te por ca­bles de co­bre, y mo­ver­nos en me­dios de trans­por­te que em­plean combustibles fó­si­les, to­dos con­ta­mi­nan­tes. Ha­brá que en­con­trar, pues, un equi­li­brio por­que - co­mo di­ce el Pa­pa- na­die quie­re vol­ver a la épo­ca de las ca­ver­nas. Y por­que in­cen­ti­var el con­su­mo ge­ne­ra tra­ba­jo, y eso es me­jor que la ayu­da so­cial o la dá­di­va a los po­bres, que ter­mi­na sien­do una for­ma de es­cla­vi­tud: “Ga­na­rás el pan con el su­dor de tu fren­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.