En­tre­te­lo­nes de un pe­ri­plo his­tó­ri­co

El tor­be­llino que fue la re­cien­te gi­ra pa­pal di­fi­cul­tó una lec­tu­ra mi­nu­cio­sa de su de­sa­rro­llo. ¿No qui­so en­con­trar­se con los di­si­den­tes cu­ba­nos? ¿Por qué re­ci­bió a una jue­za que se ne­gó a ca­sar gays y lue­go a una pa­re­ja de ho­mo­se­xua­les? ¿Fra­ca­só su pré­dic

Clarin - Valores Religiosos - - LA VISITA A CUBA Y EE.UU. - Ser­gio Ru­bin sru­bin@clarin.com En­via­do es­pe­cial a Cu­ba y EE.UU.

E ra la gi­ra más lar­ga, pe­ro so­bre to­do la más di­fí­cil: cua­tro días en Cu­ba y cin­co en los Es­ta­dos Uni­dos lle­nos de desafíos po­lí­ti­cos y re­li­gio­sos que Fran­cis­co sor­teó con tal éxi­to, y sus­ci­tan­do tan­to en­tu­sias­mo, que lle­va­ron a la ma­yo­ría de los ana­lis­tas a ca­li­fi­car­la, con jus­te­za, de his­tó­ri­ca. No obs­tan­te, el tor­be­llino de dis­cur­sos, en­cuen­tros y ofi­cios re­li­gio­sos en me­dio de la gran al­ga­ra­bía que sig­na­ron el via­je pro­vo­ca­ron que pa­la­bras, ges­tos y ac­ti­tu­des sig­ni­fi­ca­ti­vas del Pa­pa, co­mo re­le­van­tes cir­cuns­tan­cias que ro­dea­ron el pe­ri­plo, no lle­ga­sen a ser re­gis­tra­das por el gran pú­bli­co, al me­nos con mi­nu­cio­si­dad, cuan­do no que­da­ron in­vo­lun­ta­ria­men­te ocul­tas. E in­clu­so las res­pues­tas del pro­pio pon­tí­fi­ce o de sus co­la­bo­ra­do­res a cues­tio­na­mien­tos por asun­tos pun­tua­les de su pa­so por am­bos paí­ses se per­die­ron en la ca­ta­ra­ta de no­ti­cias que dis­pa­ró su pe­ri­plo.

Y si de cues­tio­na­mien­tos se tra­ta, aca­so el más so­no­ro fue por no ha­ber re­ci­bi­do a los di­si­den­tes cu­ba­nos. Es cier­to que tam­po­co los ha­bían re­ci­bi­do Juan Pa­blo II ni Be­ne­dic­to XVI, cuan­do es­tu­vie­ron en la is­la, el pri­me­ro en 1998 y el se­gun­do en 2012. Pe­ro el he­cho de ser Fran­cis­co un la­ti­noa­me­ri­cano y ha­ber con­tri­bui­do al res­ta­ble­ci­mien­to de re­la­cio­nes en­tre Cu­ba y los Es­ta­dos Uni­dos ha­bía lle­va­do a mu­chos a creer que aho­ra sí un Pa­pa los re­ci­bi­ría. Con to­do, por in­di­ca­ción de Fran­cis­co, la Nun­cia­tu­ra Apos­tó­li­ca - em­ba­ja­da pa­pa­lin­vi­tó dis­cre­ta­men­te a va­rios re­fe­ren­tes de la opo­si­ción a sa­lu­dar al pon­tí­fi­ce du­ran­te su vi­si­ta a la ca­te­dral de La Ha­ba­na.

Es cier­to que va­rios di­si­den­tes fue­ron de­te­ni­dos pa­ra que no pu­die­ran lle­gar a es­tar de­lan­te del Pa­pa y es­te no di­jo na­da al res­pec­to. Tam­bién es ver­dad que Fran­cis­co tu­vo pa­la­bras mu­cho me­nos cues­tio­na­do­ras al ré­gi­men cas­tris­ta que las par­ti­cu­lar­men­te du­ras que pro­nun­ció Be­ne­dic­to XVI du­ran­te su vi­si­ta. Pe­ro to­do ello es­tá de­mos­tran­do, no con­des­cen­den­cia con la dic­ta­du­ra de los Cas­tro, sino un cam­bio de es­tra­te­gia. Por­que has­ta aho­ra las vi­si­tas pa­pa­les -más allá de mí­ni­mas con­ce­sio­nes al desem­pe­ño de la Igle­sia- no ha­bían arro­ja­do cam­bios re­le­van­tes en la vi­da pú­bli­ca de la is­la. Es evi­den­te que hay ges­tio­nes en las que se­rá cla­ve el even­tual le­van­ta­mien­to del em­bar­go nor­te­ame­ri­cano a la is­la. El cam­bio de es­tra­te­gia fue da­do a en­ten­der con me­ri­dia­na cla­ri­dad tras la par­ti­da del Pa­pa de Cu­ba por el vo­ce­ro del Va­ti­cano pa­ra los me­dios his­pa­nos, pa­dre Ma­nuel Do­ran­tes: “Fran­cis­co es una per­so­na de pro­ce­sos”. Ade­más, hay quie­nes creen que el Pa­pa elu­dió las crí­ti­cas abier­tas por te­mor a las re­pre­sa­lias del ré­gi­men con­tra el cle­ro ca­tó­li­co que se desem­pe­ña en Cu­ba. De he­cho, al­gu­nos sa­cer­do­tes di­cen que eso pa­só lue­go de la vi­si­ta de Be­ne­dic­to XVI.

En su vi­si­ta a los Es­ta­dos Uni­dos, to­do el mun­do apre­ció la cá­li­da re­cep­ción que le tri­bu­tó el pre­si­den­te Ba­rak Oba­ma que, en un ges­to inusual, fue a re­ci­bir­lo a la ba­se mi­li­tar de Was­hing­ton. Me­nos se re­pa­ró en la ca­ta­ra­ta de elo­gios que el man­da­ta­rio nor­te­ame­ri­cano le hi­zo ese día y al si­guien­te, al dar­le la bien­ve­ni­da en la Ca­sa Blan­ca. En­tre ellos: “Us­ted nos re­cuer­da que a los ojos de Dios nues­tra me­di­da co­mo in­di­vi­duos y co­mo so­cie­dad no es­tá de­ter­mi­na­da por la ri­que­za, el po­der o la ce­le­bri­dad, sino por lo bien que apli­ca­mos el lla­ma­do de las Es­cri­tu­ras a ele­var al po­bre y al mar­gi­na­do”.

Y si bien las imá­ge­nes te­le­vi­si­vas de su vi­si­ta a los Es­ta­dos Uni­dos re­fle­ja­ron el gran en­tu­sias­mo que des­per­tó en la gen­te en ge­ne­ral, sean ca­tó­li­cos o no, el pa­so del Pa­pa, me­nos se vio el es­fuer­zo que ha­bía que ha­cer pa­ra ver­lo, fun­da­men­tal­men­te por las enor­mes me­di­das de se­gu­ri­dad. Aún así, las per­so­nas no se ami­la­na­ban. Es­to se lo pu­do com­pro­bar con to­da elo­cuen­cia du­ran­te la vi­si­ta de Fran­cis­co al Ca­pi­to­lio. El va­lla­do fue co­lo­ca­do a unos 200 me­tros y aún así una mul­ti­tud se con­gre­gó, al pun­to que -co­mo se vio por TV- el Pa­pa de­bió sa­lir al bal­cón a sa­lu­dar. Por otro la­do, co­mo en to­das par­tes se cue­cen ha­bas y las de­man­das de en­tra­das pa­ra los ac­tos pa­pa­les su­pe­ra­ban la ofer­ta, tam­bién en los Es­ta­dos Uni­dos flo­re­ció la re­ven­ta. Pa­ra el fes­ti­val y la mi­sa en el Ma­di­son Squa­re Gar­den, de Nue­va York, lle­ga­ban a cos­tar ... ¡ va­rios mi­les de dó­la­res ...!

Hu­bo al­gu­nos en­cuen­tros del Pa­pa en los Es­ta­dos Uni­dos que die­ron que ha­blar. Pe­ro que exi­gen una de­bi­da con­tex­tua­li­za­ción. Por ca­so, Fran­cis­co sa­lu­dó en la Nun­cia­tu­ra Apos­tó­li­ca a una se­cre­ta­ria de un re­gis­tro ci­vil de Ken­tucky, Kim Da­vis, de fe cris­tia­na, que se ne­gó a fir­mar ac­tas de ma­tri­mo­nio de pa­re­jas del mis­mo se­xo ale­gan­do ob­je­ción de con­cien­cia. Por ello es­tu­vo pre­sa seis días. El Pa­pa le re­co­no­ció su “gran va­lor” Y en el vue­lo de re­gre­so a Ro­ma, de­jó en cla­ro que, pa­ra la Igle­sia, la ob­je­ción de con­cien­cia es un de­re­cho hu­mano co­mo cual­quier otro. Pe­ro, aca­so co­mo un mo­do de de­cir que el ma­tri­mo­nio es en­tre hom­bre y mu­jer, y a la vez de mos­trar res­pe­to y con­si­de­ra­ción ha­cia los

gays, Fran­cis­co tam­bién re­ci­bió en la em­ba­ja­da pa­pal a un ex alumno su­yo del co­le­gio je­sui­ta de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción de San­ta Fe ra­di­ca­do en EE.UU., Ya­yo Gras­si, quien con­cu­rrió a la ci­ta acom­pa­ña­do por otro hom­bre con el que con­vi­ve des­de ha­ce dos dé­ca­das. “Tres se­ma­nas an­tes del via­je, Fran­cis­co me lla­mó y me di­jo que le en­can­ta­ría dar­me un abra­zo”, con­tó Gras­si, al con­fir­mar su an­ti­gua amis­tad con el pon­tí­fi­ce.

Mu­cho se ha­bló, ade­más, de las ve­ces en que el Pa­pa se pro­nun­ció con­tra la pe­na de muer­te du­ran­te su vi­si­ta a los Es­ta­dos Uni­dos don­de es­tá vi­gen­te en va­rios es­ta­dos y del fra­ca­so de su pe­ti­ción pa­ra de­te­ner la eje­cu­ción de una mu­jer, Kelly Gis­sen­da­ner, con­de­na­da por ha­ber pla­nea­do la muer­te de su ma­ri­do, pe­na que se con­cre­tó dos días des­pués de su re­gre­so a Ro­ma. Me­nos se ha­bló del he­cho de que el Pa­pa re­vi­vió el de­ba­te so­bre el te­ma y, me­nos to­da­vía, de que otra eje­cu­ción fue de­te­ni­da ca­si si­mul­tá­nea­men­te. Es que la go­ber­na­do­ra de Oklaho­ma or­de­nó sus­pen­der la apli­ca­ción de la in­yec­ción le­tal a Ri­chard Gos­sip, con­de­na­do por ase­si­na­to. Si bien la man­da­ta­ria ar­gu­men­tó que de­bía es­tu­diar­se la sus­tan­cia uti­li­za­da, ha­bría pe­sa­do una car­ta del Pa­pa pi­dien­do de­te- ner la eje­cu­ción. Aho­ra, la fa­mi­lia de un ar­gen­tino, Víc­tor Sal­da­ño, tam­bién sen­ten­cia­do a la pe­na má­xi­ma en EE.UU., espera que es­te sea exi­mi­do.

Aun­que po­co di­fun­di­do, aca­so por la ho­ra, el men­sa­je más pro­fun­do y, a la vez, emo­ti­vo del Pa­pa se pro­du­jo la no­che de la vi­gi­lia del En­cuen­tro Mun­dial de las Fa­mi­lias, en Fi­la­del­fia, cuan­do im­pro­vi­só unas pa­la­bras so­bre la ins­ti­tu­ción fa­mi­liar que lle­ga­ron al co­ra­zón de la mul­ti­tud. Y la con­clu­sión más elo­cuen­te de la vi­si­ta fue de John Allen, el va­ti­ca­nis­ta del Bos­ton Glo­be: “En Es­ta­dos Uni­dos na­ció un nue­vo Nelson Man­de­la”.

Un pue­blo ren­di­do a sus pies. La per­so­na­li­dad del Pa­pa, ca­rac­te­ri­za­da por humildad, aus­te­ri­dad, com­pre­sión y cer­ca­nía a los más ne­ce­si­ta­dos des­per­tó un gran en­tu­sias­mo en­tre los nor­te­ame­ri­ca­nos.

ARCHIVO

Cam­bio. En Cu­ba Fran­cis­co op­tó por las ges­tio­nes re­ser­va­das en vez de la crí­ti­ca pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.