Una re­pa­ra­ción his­tó­ri­ca

Es­tá vi­gen­te ya la nue­va Ley de Na­cio­na­li­dad Es­pa­ño­la pa­ra los des­cen­dien­tes de los ju­díos Se­far­díes. Lle­gó con 523 años de de­mo­ra.

Clarin - Valores Religiosos - - JUDIOS - Ma­rio E. Cohen Pte. del Cen­tro de Cul­tu­ra Se­far­dí

A bar­ba­nel, Fa­rías o Pi­ne­do,/arro­ja­dos de Es­pa­ña por im­pía/per­se­cu­ción, con­ser­van to­da­vía /la lla­ve de una ca­sa de To­le­do”. Con es­tas pa­la­bras co­mien­za su poe­ma “Una Lla­ve en Sa­ló­ni­ca” el ma­gis­tral Jor­ge Luis Bor­ges. Nos pre­gun­ta­mos: ¿a quié­nes se re­fie­re cuan­do ha­bla de los “arro­ja­dos de Es­pa­ña por im­pía per­se­cu­ción”?, ¿por qué fi­gu­ra­ti­va­men­te con­ser­van “la lla­ve de una ca­sa de To­le­do”?

Las pre­gun­tas son res­pon­di­das con cla­ri­dad en los pro­pios con­si­de­ran­dos de la nue­va Ley de Na­cio­na­li­dad Es­pa­ño­la pa­ra los Se­far­díes, que co­mien­za a apli­car­se es­te mes: “Se de­no­mi­na se­far­díes a los ju­díos que vi­vie­ron en la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca y, en par­ti­cu­lar, a sus des­cen­dien­tes, aque­llos que tras los Edic­tos de 1492 que com­pe­lían a la con­ver­sión for­zo­sa o a la ex­pul­sión, to­ma­ron es­ta drás­ti­ca vía.

Los hi­jos de Se­fa­rad man­tu­vie­ron un cau­dal de nos­tal­gia in­mu­ne al de­ve­nir de las len­guas y de las ge­ne­ra­cio­nes. Co­mo so­por­te con­ser­va­ron el la­dino o la ha­ke­tía, es­pañol pri­mi­ge­nio en­ri­que­ci­do con los prés­ta­mos de los idio­mas de aco­gi­da. En el len­gua­je de sus an­ces­tros re­me­da­ban los re­zos y las re­ce­tas, los jue­gos y los ro­man­ces. Man­tu­vie­ron los usos, res­pe­ta­ron los nom­bres que tan­tas ve­ces in­vo­ca­ban la hor­ma de su ori­gen y acep­ta­ron sin ren­cor el si­len­cio de la Es­pa­ña me­ci­da en el ol­vi­do”.

La nue­va ley y su re­gla­men­to (523 años tras la ex­pul­sión) exi­gen una se­rie de te­dio­sos re­qui­si­tos: ade­más de te­ner el cer­ti­fi­ca­do que acre­di­te la con­di­ción de se­far­dí des­cen­dien­te de Es­pa­ña y uno de es­pe­cial vin­cu­la­ción con es­te país, el con­tra­tar un no­ta­rio es­pañol, via­jar por lo me­nos una vez y ren­dir un exa­men de co­no­ci­mien­tos cons­ti­tu­cio­na­les y so­cio­cul­tu­ra­les de Es­pa­ña (pa­ra los his­pa­noa­me­ri­ca­nos es só­lo es­te exa­men).

Re­for­zan­do los con­si­de­ran­dos, de­be de­cir­se que los se­far­di­tas en el exi­lio ge­ne­ra­ron una im­por­tan­te li­te­ra­tu­ra en idio­ma es­pañol, tan­to en Ita­lia co­mo en Ho­lan­da, que re­cién se es­tá re­des­cu­brien­do. Co­mo el frag­men­to del poe­ma de Da­niel Levy de Ba­rrios, can­tan­do a nues­tro con­ti­nen­te: “Amé­ri­ca, de Amé­ri­co … / en dos gran­des Pe­nín­su­las se par­te / has­ta jun­tar­se en el istmo ra­ro / la aus­tral se de­no­mi­na Pe­ru­via­na, / y a la que al nor­te que­da, Me­xi­ca­na”. O el de An­dré Ché­nier, de­di­ca­do a los se­far­di­tas: “Al azar de los tiem­pos, lu­ga­res y des­ti­nos,/ con su Ley mi­le­na­ria, del or­be pe­re­gri­nos,/ han per­du­ra­do so­los, con su arrai­go pro­fun­do,/ cual los montes ro­co­sos, año­sos co­mo el mun­do”.

GENTILEZA CIDICSEF

Hue­llas que per­du­ran. Los ju­díos se­far­díes for­man par­te in­di­vi­si­ble de la his­to­ria es­pa­ño­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.