El va­lor de la re­con­ci­lia­ción

Si bien el Co­rán ex­hor­ta a que se ha­ga jus­ti­cia en­tre per­so­nas en­fren­ta­das, tam­bién afir­ma que re­con­ci­liar es un bien y que la re­com­pen­sa di­vi­na por ello se­rá gran­dio­sa. “A quien ayu­da a su her­mano y lo so­co­rre, Dios lo ayu­da­rá”, pro­cla­ma.

Clarin - Valores Religiosos - - ISLAM - Fi­ras El­sa­yer Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

D ijo Muham­mad, el Men­sa­je­ro de Alá: “To­dos los días que el sol sa­le hay que rea­li­zar ca­ri­dad. Es­ta­ble­cer la jus­ti­cia en­tre dos per­so­nas, es ca­ri­dad”. Es­te re­la­to ex­hor­ta a que se ha­ga jus­ti­cia en­tre dos par­tes en­fren­ta­das, a res­ta­ble­cer el de­re­cho de quien ha su­fri­do una in­jus­ti­cia, a ayu­dar­lo a ser to­le­ran­te an­te la pér­di­da de sus de­re­chos y tam­bién a te­ner predisposición pa­ra per­do­nar, a fin de man­te­ner la re­la­ción de afec­to en­tre los cre­yen­tes. Se de­be in­ter­ve­nir pa­ra que la per­so­na in­jus­ta de­je de ser­lo, re­cor­dán­do­le el cas­ti­go de Dios, el To­do­po­de­ro­so, en el Día del Jui­cio, el día en que “ca­da uno se­rá re­com­pen­sa­do por lo que ten­ga en su ha­ber. Y no ha­brá, hoy, in­jus­ti­cia. Es cier­to que Alá es rá­pi­do en la cuen­ta” (40:17).

Tam­bién di­ce el Co­rán: “la re­con­ci­lia­ción es un bien” (4:128). Y res­pec­to de la vir­tud de me­diar en­tre las per­so­nas pa­ra lo­grar esa re­con­ci­lia­ción, exis­ten nu­me­ro­sas ale­yas co­rá­ni­cas. Al­gu­nas de ellas di­cen: “Mu­chas de sus con­ver­sa­cio­nes se­cre­tas no en­cie­rran nin­gún bien. Pe­ro no es así quien man­da dar con ge­ne­ro­si­dad, ac­tuar se­gún lo re­co­no­ci­do o re­con­ci­liar a los hom­bres. Quien ha­ga es­to an­he­lan­do com­pla­cer a Alá, le agra­cia­re­mos con una re­com­pen­sa gran­dio­sa” (4:114), o “Te­med a Alá, afian­zad vues­tra her­man­dad y obe­de­ced a Alá y a su Men­sa­je­ro, si sois cre­yen­tes” (8:1).

El Is­lam ins­ta a que ha­ya coo­pe­ra­ción y asis­ten­cia mu­tua en­tre la gen­te por­que es el ras­go dis­tin­ti­vo de los Pro­fe­tas y Men­sa­je­ros y la mi­sión de los vir­tuo­sos. Quien ayu­da a su her­mano y lo so­co­rre, Dios lo ayu­da­rá. La per­so­na me­jor es quien obra el bien con la gen­te. Y a pe­sar de que al­guien ten­ga po­der y ri­que­za en abun­dan­cia siem­pre ne­ce­si­ta­rá de otros, por­que al fin y al ca­bo, to­dos no­so­tros de­pen­de­mos del Crea­dor, el Se­ñor de los Mun­dos. Di­ce Alá: “¡Oh, sier­vos míos! Me he prohi­bi­do a Mí mis­mo la in­jus­ti­cia y os la he prohi­bi­do a vo­so­tros, así que no seáis in­jus­tos unos con otros”. Y en otro pa­sa­je in­di­ca: “Ayu­daos unos a otros a obrar el bien y apar­tar­se del mal, y no coope­réis en el pe­ca­do y la tras­gre­sión. Y te­med a Alá; que es se­ve­ro en el cas­ti­go” Co­rán ( 5: 2). En­tre las di­fe­ren­tes for­mas de ca­ri­dad que ge­ne­ran re­com­pen­sas y ha­cen que Alá ele­ve a la per­so­na en gra­dos, ade­más de es­tar al al­can­ce de to­dos, es la bue­na pa­la­bra, el buen con­se­jo. Tam­bién dar al her­mano so­li­da­ria­men­te al­go que a uno le per­te­nez­ca. O ir en so­co­rro de la per­so­na ape­na­da.

El Co­rán di­ce: “Ha­blar co­rrec­ta­men­te y per­do­nar es me­jor que una ca­ri­dad se­gui­da de un agra­vio. Alá es Opu­len­to, To­le­ran­te” (2:263). En ver­dad to­das las ac­cio­nes rea­li­za­das por el mu­sul­mán pa­ra acer­car­se más a Dios con­tie­nen un bien. Las puer­tas del bien son nu­me­ro­sas, y Alá no de­ja que se pier­da la re­com­pen­sa por pe­que­ña que fue­ra la bue­na obra.

ARCHIVO

Va­lor is­lá­mi­co. El Co­rán mo­ti­va el acer­ca­mien­to y el per­dón mu­tuo en­tre los hom­bres. Dios re­com­pen­sa la com­pa­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.