¿Se ex­tin­gue el ma­tri­mo­nio?

Aca­so el tras­fon­do del Sí­no­do de Obis­pos so­bre la Fa­mi­lia que se­sio­na en Ro­ma sea una cul­tu­ra que no pro­mue­ve el com­pro­mi­so ma­tri­mo­nial pa­ra to­da la vi­da; ni si­quie­ra el ca­sa­mien­to. Y su gran de­sa­fío, có­mo re­ver­tir­lo.

Clarin - Valores Religiosos - - ISLAM - Pres­bí­te­ro Gui­ller­mo Mar­có Sa­cer­do­te del Ar­zo­bis­pa­do de Bue­nos Ai­res

L a cul­tu­ra es un pro­ce­so de cam­bio per­ma­nen­te y que, a su vez, su­fre la ten­sión con los va­lo­res perennes. Woody Allen no pue­de pin­tar­lo me­jor en su úl­ti­ma pe­lí­cu­la ti­tu­la­da “Hom­bre irra­cio­nal”. El di­rec­tor nor­te­ame­ri­cano ex­po­ne sus di­le­mas de siem­pre - el sen­ti­do de la vi­da, el amor y la pa­sión, la sig­ni­fi­ca­ción de los va­lo­res- a tra­vés de los dos per­so­na­jes pro­ta­gó­ni­cos, cu­yo tras­fon­do es la fa­mo­sa no­ve­la de Dos­toievs­ki “Cri­men y cas­ti­go”. La pro­ta­go­nis­ta tie­ne un no­viaz­go só­li­do, pe­ro jue­ga a la se­duc­ción con su pro­fe­sor y, an­te la re­sis­ten­cia de es­te, se en­ca­pri­cha, lo­gra una re­la­ción, ha­ce una do­ble vi­da y, fi­nal­men­te, su no­vio la de­ja. Ella si­gue con su pro­fe­sor has­ta que la re­ve­la­ción de la par­te más os­cu­ra de es­te la es­can­da­li­za y vuel­ve con su no­vio de siem­pre. No cuen­to lo más dra­má­ti­co de la tra­ma por­que va­le la pe­na ver­la. Las gran­des pre- gun­tas que plan­tea la pe­lí­cu­la son: ¿qué pue­de mo­ti­var­te? ¿va­le la pe­na el amor de siem­pre o hay que de­jar­se guiar por la pa­sión? ¿en nom­bre de una bue­na cau­sa se pue­de ha­cer cual­quier co­sa?

Qui­zás to­do es­to es­té en el tras­fon­do de las dis­cu­sio­nes del sí­no­do de obis­pos so­bre la fa­mi­lia que se es­tá rea­li­zan­do en el Va­ti­cano: ¿có­mo for­ma­mos e in­vi­ta­mos a vi­vir los va­lo­res de siem­pre en una cul­tu­ra tan cam­bian­te? ¿es po­si­ble una pas­to­ral pa­ra acer­car a Dios a tan­ta gen­te que, a cri­te­rio de la doc­tri­na tra­di­cio­nal, se en­cuen­tra más afue­ra que aden­tro de la Igle­sia? ¿hay que aban­do­nar la en­se­ñan­za de siem­pre y ade­cuar­se a la cul­tu­ra que im­pe­ra en es­te tiem­po? La Igle­sia sos­tie­ne un cuer­po de doc­tri­na que se fun­da­men­ta en las en­se­ñan­zas de Je­sús en el Evan­ge­lio; la tra­di­ción nos en­se­ña có­mo esos tex­tos se han vivido a lo lar­go de los si­glos, cier­ta­men­te no en for­ma ina­mo­vi­ble, ya que “tra­di­ción vie­ne de “tra­de­re” que sig­ni­fi­ca “en­tre­gar”. Ca­da ge­ne­ra­ción ha he­cho su apor­te pa­ra en­ten­der y en­ri­que­cer la doc­tri­na.

Du­ran­te si­glos, y aún en la épo­ca de Je­sús, el ma­tri­mo­nio no era más que un acuer­do en­tre par­tes: dos fa­mi­lias acor­da­ban unir a sus hi­jos, in­clu­so ba­jo pre­cio ( la do­te). Así, en la em­pre­sa co­mún de es­tar jun­tos, qui­zás cre­cía el amor. En la cul­tu­ra de hoy el mó­vil pa­ra es­tar con otra per­so­na es pri­me­ro el amor. Ca­bría es­pe­ci­fi­car que, si nos re­fe­ri­mos só­lo al amor ro­mán­ti­co, val­dría la ex­pe­rien­cia del Don Juan que nun­ca per­se­ve­ra en nin­gu­na re­la­ción por­que só­lo bus­ca enamo­rar­se. El amor ma­tri­mo­nial es una decisión cons­cien­te, fun­da­da en un enamo­ra­mien­to ini­cial, pe­ro que bus­ca en esa vo­ca­ción un de­sa­fío. Tras­pa­sar los pro­pios lí­mi­tes del egoís­mo y abrir­se a la ge­ne­ro­si­dad. Vi­vir una en­tre­ga que se pro­yec­ta en los hi­jos.

Por otra par­te, es im­por­tan­te que la Igle­sia se to­me en se­rio la for­ma­ción en la fe y las con­vic­cio­nes de los jó­ve­nes. Si ca­da co­mu­ni­dad es ca­paz de edu­car, en­tu­sias­mar y enamo­rar en el se­gui­mien­to de Je­sús, las chi­cas y mu­cha­chos en­ten­de­rán la vo­ca­ción al ma­tri­mo­nio co­mo una aven­tu­ra don­de tam­bién se asu­men ries­gos, se tra­ba­ja en un pro­yec­to en co­mún que es la fa­mi­lia y es eso lo que ple­ni­fi­ca y ha­ce fe­li­ces a las per­so­nas.

Sin de­jar de aten­der a los de­silu­sio­na­dos y los que por di­fe­ren­tes cir­cuns­tan­cias fra­ca­sa­ron en es­te pro­yec­to y quie­ren vol­ver a in­ten­tar­lo, no po­de­mos per­der de vis­ta la be­lle­za del ideal al que de­be­mos in­vi­tar a vi­vir. El que pro­pu­so Je­sús. El hom­bre de­ja­rá a su pa­dre y a su ma­dre pa­ra unir­se a su mu­jer y los dos se­rán una so­la car­ne. Por tan­to, el hom­bre no de­be se­pa­rar lo que Dios ha que­ri­do unir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.