Un fuer­te lla­ma­do a no ba­jar los bra­zos

En sus cin­co días en tie­rras me­xi­ca­nas, Francisco ex­hor­tó a los di­ri­gen­tes y a la po­bla­ción a no re­sig­nar­se an­te la corrupción, la vio­len­cia y el nar­co­trá­fi­co que azo­ta al país. Y a ini­ciar en­tre todos un pro­ce­so de cam­bio a par­tir de sus raí­ces es­pi­ri­tua

Clarin - Valores Religiosos - - Balance - ME­XI­CO. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Ser­gio Ru­bin sru­bin@cla­rin.com

A Mé­xi­co no lo salva ni Dios”, ex­cla­mó un ave­za­do pe­rio­dis­ta me­xi­cano en el avión que tras­la­da­ba al Pa­pa Francisco a su país. Era una ma­ne­ra de de­cir que el pon­tí­fi­ce, con las pa­la­bras que pro­nun- cia­ría y los ges­tos que en­car­na­ría du­ran­te su vi­si­ta, por más fuer­tes y au­da­ces que fue­ran, no iba a tor­cer el cur­so de la atroz reali­dad de corrupción, vio­len­cia y nar­co­trá­fi­co que azo­ta a la na­ción. Una reali­dad que, só­lo por men­cio­nar el as­pec­to más es­ca­bro­so, se co­bró des­de la mi­li­ta­ri­za­ción del com­ba­te al trá­fi­co de dro­gas, en 2006, más de cien mil vi­das, en me­dio de la es­can­da­lo­sa com­pli­ci­dad de po- lí­ti­cos y fuer­zas de se­gu­ri­dad. To­do en el marco de al­tos ni­ve­les de po­bre­za, tra­ta de per­so­nas, fe­mi­ci­dios y ex­plo­ta­ción de mi­gran­tes for­za­dos. Otro co­le­ga, tam­bién me­xi­cano, que par­ti­ci­pa­ba igual­men­te del vue­lo pa­pal, se in­cli­nó por una ac­ti­tud me­nos es­cép­ti­ca an­te el pa­so del je­fe de la Iglesia Ca­tó­li­ca: “es ver­dad que su pre­sen­cia no cam­bia­rá las co­sas, pe­ro pue­de ayu­dar­nos a pen­sar - di­jo-, aca­so a in­yec­tar­nos la es­pe­ran­za de que no to­do es­tá per­di­do”.

Es­ta úl­ti­ma apre­cia­ción fue pre­mo­ni­to­ria. Por­que el Pa­pa, en sus cin­co días en Mé­xi­co, se eri­gió en una suer­te de pro­fe­ta de la po­si­bi­li­dad de un fu­tu­ro me­jor. No en pro­mo­tor de un op­ti­mis­mo va­cuo. Sino en im­pul­sor de una au­tén­ti­ca es­pe­ran­za fun­da­da en las re­ser­vas es­pi­ri­tua­les de un pue­blo con una ex­ten­di­da fe ca­tó­li­ca, cu­ya prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca es su gran de­vo­ción a Nues­tra Se­ño­ra de Gua­da­lu­pe. Un pue­blo que -eso sí- ne­ce­si­ta con ur­gen­cia po­ner en mar­cha un pro­ce­so que im­pli­que ar­ti­cu­lar des­de lo más al­to del po­der pa­san­do por las or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­me­dias y lle­gan­do has­ta los más mo­des­tos ciu­da­da­nos, las ga­nas de cons­truir una na­ción que me­rez­ca ser vi­vi­da. En ese sen­ti­do, los dis­cur­sos de Francisco fue­ron elo­cuen­tes. Pe­ro tam­bién su iti­ne­ra­rio, ya que se con­vir­tió en el pri­mer Pa­pa en vi­si­tar la se­de del go­bierno na­cio­nal; y por­que es­tu­vo en la prin­ci­pal ba­rria­da de la pe­ri­fe­ria de la ca­pi­tal me­xi­ca­na; en Chia­pas, epi­cen­tro del re­cla­mo abo­ri­gen; en Mo­re­lia, es­pe­cial­men­te azo­ta­do por la vio­len­cia y el nar­co, y en Ciu­dad Juá­rez, prin­ci­pal es­ce­na­rio del dra­ma mi­gra­to­rio.

En el Pa­la­cio Na­cio­nal -an­te el pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nieto y los gran­des ac­to­res de la so­cie­dad ci­vil-, Francisco pro­pu­so la ne­ce­si­dad de un acuer­do po­lí­ti­co, pro­duc­to del diá­lo­go y la ne­go­cia­ción, pa­ra afron­tar los desafíos. “El pue­blo me­xi­cano afian­za su es­pe­ran­za en la iden­ti­dad que fue for­ja­da en du­ros y di­fí­ci­les mo­men­tos de su his­to­ria por gran­des tes­ti­mo­nios de ciu­da­da­nos que com­pren­die­ron que, pa­ra po­der su­pe­rar las si­tua­cio­nes na­ci­das de la ce­rra­zón del in­di­vi­dua­lis­mo, era ne­ce­sa­rio el acuer­do de las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas, so­cia­les y de mer­ca­do, y de todos los hom­bres y mu­je­res que se com­pro­me­ten en la bús­que­da del bien co­mún y en la pro­mo­ción de la dig­ni­dad de la per­so­na”. En es­ta ta­rea, se­ña­ló el es­pe­cial de­ber de los cris­tia­nos.

Lue­go, en la ca­te­dral de Ciu­dad de Mé­xi­co, les pi­dió a los obis­pos “no mi­nus­va­lo­rar el de­sa­fío éti­co y an­ti­cí­vi­co que el nar­co­trá­fi­co re­pre­sen­ta pa­ra la en­te­ra so­cie­dad me­xi­ca­na, com­pren­di­da la Iglesia.

La pro­por­ción del fe­nó­meno, la com­ple­ji­dad de las cau­sas, la in­men­si­dad de su ex­ten­sión - como me­tás­ta­sis que de­vo­ra-, la gra­ve­dad de la vio­len­cia que dis­gre­ga y sus tras­tor­na­das co­ne­xio­nes, no nos con­sien­ten a no­so­tros, pastores de la Iglesia, re­fu­giar­nos en con­de­nas ge­né­ri­cas, sino que exi­gen un co­ra­je pro­fé­ti­co y un se­rio y cua­li­fi­ca­do pro­yec­to pas­to­ral pa­ra con­tri­buir a en­tre­te­jer una de­li­ca­da red hu­ma­na, sin la cual todos se­ría­mos des­de el ini­cio de­rro­ta­dos por tal in­si­dio­sa ame­na­za”. Al res­pec­to, los ex­hor­tó a acom­pa­ñar las si­tua­cio­nes de do­lor y tra­ba­jar con to­das las ins­ti­tu­cio­nes.

En el em­ble­má­ti­co san­tua­rio de Gua­da­lu­pe, Francisco hi­zo hin­ca­pié en el con­sue­lo y la for­ta­le­za que brin­da la Vir­gen. “Al ve­nir a es­te san­tua­rio – di­jo- nos pue­de pa­sar lo mis­mo que le pa­só a Juan Die­go (el in­die­ci­to al que se le apa­re­ció Ma­ría). Mi­rar a la Ma­dre des­de nues­tros do­lo­res, mie­dos, de­ses­pe­ra­cio­nes, tris­te­zas y de­cir­le: ‘¿Qué pue­do apor­tar si no soy un le­tra­do?’ Mi­ra­mos a la ma­dre con ojos que di­cen: son tan­tas las si­tua­cio­nes que nos quita la fuer­za, que ha­cen sen­tir que no hay es­pa­cio pa­ra la es­pe­ran­za, pa­ra el cam­bio, pa­ra la trans­for­ma­ción. Por eso, nos pue­de ha­cer bien un po­co de si­len­cio, y mi­rar­la a ella mu­cho y ca­lla­da­men­te (…) Ella nos di­ce que tie­ne el ‘ho­nor’ de ser nues­tra ma­dre. Eso nos da la cer­te­za de que las lá­gri­mas de los que su­fren no son es­té­ri­les”.

En Eca­te­pec, el po­bla­do más po­pu­lo­so de la zo­na me­tro­po­li­ta­na, el Pa­pa, ade­más de de­nun­ciar las in­jus­ti­cias so­cia­les, con­vo­có a todos -y, como siem­pre, de mo­do es­pe­cial, a los cris­tia­nos- a tra­ba­jar ac­ti­va­men­te por una so­cie­dad me- jor. “Quie­ro in­vi­tar­los a es­tar en pri­me­ra lí­nea, a ‘pri­me­rear’ en to­das las ini­cia­ti­vas que ayu­den a ha­cer de es­ta ben­di­ta tie­rra me­xi­ca­na una tie­rra de opor­tu­ni­dad. Don­de no ha­ya ne­ce­si­dad de emi­grar pa­ra so­ñar; don­de no ha­ya ne­ce­si­dad de ser ex­plo­ta­do pa­ra tra­ba­jar; don­de no ha­ya ne­ce­si­dad de ha­cer de la de­ses­pe­ra­ción y la po­bre­za de mu­chos el opor­tu­nis­mo de unos po­cos. Una tie­rra que no ten­ga que llo­rar a hom­bres y mu­je­res, a jó­ve­nes y ni­ños que ter­mi­nan des­trui­dos en las ma­nos de los tra­fi­can­tes de la muer­te”.

Francisco qui­so in­cor­po­rar a esa obra de cons­truc­ción de un Mé­xi­co me­jor a los abo­rí­ge­nes. Y por eso fue a Chia­pas, una tie­rra con nu­me­ro­sa po­bla­ción in­dí­ge­na, re­le­ga­da his­tó­ri­ca­men­te, don­de hi­zo una fuer­te reivin­di­ca­ción de los pue­blos ori­gi­na­rios. Y de su an­he­lo de tie­rra. “De mu­chas for­mas y ma­ne­ras se qui­so si­len­ciar y ca­llar ese an­he­lo”, les di­jo. Y agre­gó: “Mu­chas ve­ces, de mo­do sis­te­má­ti­co y es­truc­tu­ral, sus pue­blos fue­ron in­com­pren­di­dos y ex­clui­dos de la so­cie­dad. Al­gu­nos con­si­de­ra­ron in­fe­rio­res sus va­lo­res, su cul­tu­ra, sus tra­di­cio­nes. Otros, ma­rea­dos por el po­der, el di­ne­ro y las le­yes del mer­ca­do, los des­po­ja­ron de sus tie­rras o han rea­li­za­do ac­cio­nes que las con­ta­mi­na­ban. Qué bien nos ha­ría a todos ha­cer un exa­men de con­cien­cia y pe­dir per­dón”.

En Mo­re­lia, ca­pi­tal del es­ta­do de Mi­choa­cán, muy sa­cu­di­do por la vio­len­cia y el nar­co­trá­fi­co, el Pa­pa ad­vir­tió so­bre el ries­go de caer en la ten­ta­ción de la re­sig­na­ción. Fue en la mi­sa con sacerdotes, re­li­gio­sas, re­li­gio­sos y se­mi­na­ris­tas de to­do el país. “¿Qué ten­ta­ción nos pue­de ve­nir de am­bien­tes mu­chas ve­ces do­mi­na­dos por la vio­len­cia, la corrupción, el trá­fi­co de dro­gas, el des­pre­cio por la dig­ni­dad de la per­so­na, la in­di­fe­ren­cia an­te el su­fri­mien­to y la pre­ca­rie­dad? ¿Qué ten­ta­ción po­de­mos te­ner una y otra vez fren­te a es­ta reali­dad que pa­re­ce ha­ber­se con­ver­ti­do en un sis­te­ma ina­mo­vi­ble? Creo que po­dría­mos re­su­mir­la con la pa­la­bra re­sig­na­ción. Por­que fren­te a es­ta reali­dad nos pue­de ga­nar una de las ar­mas pre­fe­ri­das del de­mo­nio: la re­sig­na­ción”.

En Ciu­dad Juá­rez, du­ran­te el en­cuen­tro con el mundo del tra­ba­jo, Francisco tam­po­co de­jó de se­ña­lar el ries­go de que la po­bre­za obre “como cal­do de cul­ti­vo” pa­ra que los jó­ve­nes cai­gan en el nar­co­trá­fi­co y la vio­len­cia. Como tam­bién de de­nun­ciar -en la emo­ti­va mi­sa jun­to a la ma­lla me­tá­li­ca que re­co­rre la fron­te­ra de los Es­ta­dos Uni­dos­que mu­chos mi­gran­tes, al dra­ma de sus ca­ren­cias ma­te­ria­les, su­man el he­cho de ser ex­plo­ta­dos. Y en una zo­na don­de mue­ren en­tre una y dos per­so­nas por día tra­tan­do de en­trar a los Es­ta­dos Uni­dos, el Pa­pa cla­mó: “¡No más muer­te ni ex­plo­ta­ción!”. Ade­más, Francisco re­cor­dó un pa­sa­je de la Bi­blia so­bre la ac­ción de la mi­se­ri­cor­dia de Dios, que brin­da es­pe­ran­za: “siem­pre - di­jo- hay po­si­bi­li­dad de cam­bio”.

Ya en el ae­ro­puer­to, a pun­to de re­gre­sar a Ro­ma, sub­ra­yó: “La no­che nos pue­de pa­re­cer enor­me y muy os­cu­ra, pe­ro en es­tos días pu­de cons­ta­tar que en es­te pue­blo exis­ten mu­chas lu­ces que anun­cian es­pe­ran­za; pu­de ver en mu­chos de sus tes­ti­mo­nios, en mu­chos de sus ros­tros, la pre­sen­cia de Dios que si­gue ca­mi­nan­do en es­ta tie­rra, guián­do­los y sos­te­nien­do la es­pe­ran­za; mu­chos hom­bres y mu­je­res, con su es­fuer­zo de ca­da día, ha­cen po­si­ble que es­ta so­cie­dad me­xi­ca­na no se que­de a os­cu­ras. Son pro­fe­tas del ma­ña­na, son signo de un nue­vo amanecer”.

Con los abo­rí­ge­nes. En San Cris­tó­bal de las Ca­sas, Chia­pas, Francisco apo­yó su re­cla­mo de tie­rras

Vir­gen de Gua­da­lu­pe. Francisco cum­plió su de­seo de re­zar an­te la pa­tro­na de Amé­ri­ca.

AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.