Moi­sés: una vi­da de no­ve­la

Una se­rie te­le­vi­si­va bra­si­le­ña de al­tí­si­mo ra­ting en la Ar­gen­ti­na con­vir­tió al co­lo­sal per­so­na­je bí­bli­co en te­ma de con­ver­sa­ción co­ti­dia­na. Cuánto hay de cier­to y cuánto de fan­ta­sía sobre el vie­jo y sa­bio pro­fe­ta he­breo.

Clarin - Valores Religiosos - - News - Nor­ma Kra­sel­nik Cla­rín Es­pe­cial pa­ra

D

oy to­do por vol­ver a casa

pa­ra mi­rar la no­ve­la” fue al prin­ci­pio una ex­pre­sión ca­rac­te­rís­ti­ca que se le asig­na­ba de ma­ne­ra pre­jui­cio­sa a al­gu­na do­ña Ro­sa, que con el co­rrer de los años no pu­do ocul­tar­se de los va­ro­nes pren­di­dos en la pan­ta­lla chi­ca, y que más de una vez ins­ta­ló el te­rri­ble di­le­ma de mi­rar o no el par­ti­do de fút­bol. Tan­ta inf luen­cia han te­ni­do las lla­ma­das “ti­ras” que has­ta es­tas ba­ta­llas épi­cas se han re­gis­tra­do en los ho­ga­res ar­gen­ti­nos. Pero, ¿qué ocu­rre cuan­do el ga­lán de la no­ve­la no re­sul­ta ser un ta­xis­ta co­mo Ro­lan­do Ri­vas, o el peón de una es­tan­cia que se enamo­ra de la mi­llo­na­ria due­ña de la fin­ca, sino ni más ni me­nos que el pro­pio, bí­bli­co y sa­cra­li­za­do Moi­sés?

Re­cuer­do, y nun­ca es­tá de más re­cu­rrir a la nostalgia, cuan­do de la mano de mi pa­dre con­cu­rría más de una vez en tem­po­ra­da al vie­jo cine Me­tro, pe­ga­di­to a la ave­ni­da 9 de Ju­lio (hoy con­ver­ti­do en au­di­to­rio de tan­go), a ver Los 10

man­da­mien­tos, en la cual Charl­ton Hes­ton, con una rau­da ca­be­lle­ra y una fron­do­sa bar­ba, re­pre­sen­ta­ba al vie­jo y sa­bio pro­fe­ta, y Yul Bryn­ner, el pri­mer calvo de Hollywood, al se­ve­ro Fa­raón. Y no pue­do ol­vi­dar có­mo, de ma­ne­ra co­lo­ri­da, las pla­gas del li­bro de Éxo- do se irían mul­ti­pli­can­do en Ci­ne­mas­co­pe, el Mar Ro­jo se abri­ría de par en par y finalmente Moi­sés su­biría con unas las­ti­mo­sas san­da­lias al Mon­te Si­naí pa­ra ha­blar con el pro­pio Dios y des­cen­der, por­tan­do las Ta­blas de la Ley en ca­da bra­zo.

Y de re­pen­te hoy, ter­mi­na­da la ce­na, la fa­mi­lia en pleno aprie­ta el bo­tón ro­jo del con­trol re­mo­to y apa­re­ce el pro­ta­go­nis­ta que cau­ti­va los la­res ar­gen­ti­nos des­de una es­ce­ni­fi­ca­ción en la que se re­pre­sen­ta a ese an­ti­guo Egip­to y a un río Ni­lo que si­gue re­co­rrien­do el Me­dio Orien­te así co­mo trans­cu­rre en el Li­bro Sa­gra­do. A tal punto que en más de un es­ta­ble­ci­mien­to es­co­lar los do­cen­tes re­co­mien­dan a sus alum­nos mi­rar la no­ve­la.

Aho­ra, de­jan­do de la­do to­do es­te en­cua­dre: ¿es lo que di­ce la Bi­blia aque­llo que re­gis­tra la no­ve­la o la adap­ta­ción sólo bus­ca ha­cer en­tre­te­ni­das las si­tua­cio­nes? ¿Les im­por­ta a los pro­duc­to­res re­la­tar li­te­ral­men­te la Bi­blia o in­vi­tan al te­le­vi­den­te a crear su pro­pia pe­lí­cu­la? Co­men­ce­mos con la his­to­ria: Moi­sés es una de las fi­gu­ras más im­por­tan­tes pa­ra el ju­daís­mo, el cris­tia­nis­mo y el Is­lam. Las tres tra­di­cio­nes re­li­gio­sas re­co­no­cen su lu­gar pro­fé­ti­co, su ca­li­dad le­gis­la­ti­va y su li­de­raz­go es­pi­ri­tual.

¿En qué épo­ca vi­vió Moi­sés? Na­ce apro­xi­ma­da­men­te en el 1500 an­tes de la Era Co­mún, en lo que se lla­mó la Tie­rra de Gos­hen, una de las re­gio­nes del an­ti­guo Egip­to, lu­gar en donde los he­breos se ha­lla­ban es­cla­vi­za­dos, tal co­mo lo re­gis­tra la no­ve­la. Ha­bría si­do en­gen­dra­do en un ho­gar so­me­ti­do y per­se­gui­do. Su nom­bre (Mos­he en he­breo), se­gún lo que cuen­ta el li­bro de Éxo­do, sig­ni­fi­ca “de las aguas lo res­ca­té”, y to­da su vi­da se en­tra­ma en­tre el trans­pa­ren­te lí­qui­do y la sal­va­ción, ya que más de una vez ten­drá que cru­zar aguas y se­rá re­den­tor de es­cla­vos.

¿Son los pa­dres los que apa­re­cen en la ti­ra? Sí. Am­ram y Yo­je­bed son sus pa­dres (Éxo­do 6: 20). Quien bus­que en la Bi­blia va a encontrar que la traducción re­gis­tra que Am­ram se ca­só con Yo­je­bed, “su tía”. Es una traducción un tan­to am­bi­gua, ya que la pa­la­bra “tía” en el an­ti­guo he­breo tam­bién sig­ni­fi­ca “su ama­da” y no ne­ce­sa­ria­men­te de­no­ta la­zos san­guí­neos. Ellos tu­vie­ron, ade­más de Moi­sés, a Aha­ron y a Mi­riam. Es Mi­riam quien prác­ti­ca­men­te se ocu­pa de mo­ni­to­rear que Moi­sés sea co­bi­ja­do en el pa­la­cio real. Aha­ron se con­ver­ti­rá a su la­do en el pri­mer

sa­cer­do­te y en pa­dre de la cas­ta sa­cer­do­tal.

¿Fue co­lo­ca­do en una ca­nas­ta y arro­ja­do en el río Ni­lo, o es un in­ven­to del li­bre­tis­ta de la no­ve­la? No es una crea­ción del apun­ta­dor. Se­gún lo que re­la­tan la Bi­blia y el Mi­drash (in­ter­pre­ta­ción ra­bí­ni­ca de la Bi­blia), su ma­dre pre­pa­ró pun­ti­llo­sa­men­te una ca­nas­ta que fue de­po­si­ta­da por su her­ma­na a la ve­ra de los jun­cos del ar­que­tí­pi­co río. La hi­ja del Fa­raón lle­ga al Ni­lo a ba­ñar­se has­ta que de pron­to vis­lum­bra una ca­nas­ta f lo­tan­do al la­do de la hier­ba alta. Es en­ton­ces cuan­do le di­ce a una sir­vien­ta que le al­can­ce el ces­to. Cuan­do la prin­ce­sa des­cu­bre la ca­nas­ta y ve al be­bé llo­ran­do, se acon­go­ja y tie­ne mi­se­ri­cor­dia de él. Mu­cho más tar­de, e im­pac­ta­do con el re­la­to, el pres­ti­gio­so pin­tor ita­liano Pao­lo Ve­ro­ne­se (s. XVI) de­jó re­gis­tra­da en un lien­zo es­ta es­ce­na. El cua­dro se en­cuen­tra en el Mu­seo del Pra­do de Ma­drid.

¿Es re­ci­bi­do Moi­sés en el pa­la­cio del Fa­raón co­mo un hi­jo más? Efec­ti­va­men­te. Aun­que el tex­to bí­bli­co no brin­da de­ta­lles, Moi­sés cre­ce co­mo un ver­da­de­ro prín­ci­pe, for­ma­do en una edu­ca­ción aris­to­crá­ti­ca y mu­ni­do de las pre­rro­ga­ti­vas que su es­ta­tus le otor­ga. Se cría jun­to a Ram­ses y la her­mo­sa Ne­fer­ta­ri. Aho­ra, las pug­nas amo­ro­sas no tie­nen ori­gen bí­bli­co sino en la ima­gi­na­ción del di­rec­tor de la se­rie. Pero po­si­ble­men­te se ha­ya

ins­pi­ra­do y do­cu­men­ta­do en el li­bro Moi­sés Prín­ci­pe de Egip­to, del afa­ma­do Ho­ward Fast (1914-2013), cu­ya es­cri­tu­ra mar­có a una ge­ne­ra­ción. Fast re­crea en su no­ve­la algunos de­ta­lles que apa­re­cen en la te­le­vi­sión: la lu­cha en­tre los hi­jos del Fa­raón, el via­je a las tie­rras de Kush, donde el hé­roe bí­bli­co en­tra en con­tac­to di­rec­to con la vio­len­cia

que em­plean los po­de­ro­sos, que in­clu­ye a su mis­mí­si­ma fa­mi­lia, y de có­mo va cre­cien­do has­ta for­jar en Moi­sés una con­cien­cia crí­ti­ca tan­to del po­der en el ám­bi­to po­lí­ti­co co­mo en el re­li­gio­so.

Por último: ¿ era Moi­sés un hom

bre con por­te de ga­lán, o es un in­ven­to de nues­tros ve­ci­nos bra­si­le­ños? Acor­de con to­dos los re­la­tos que las tra­di­cio­nes ora­les fue­ron apor­tan­do y aque­llo que los ar­tis­tas plás­ti­cos y es­cul­to­res aña­die­ron has­ta nues­tros días, Moi­sés era un hom­bre que lla­ma­ba la aten­ción. Aun­que el che­co Fran­cis­tek Bi­lek lo ha­ya es­cul­pi­do co­mo un ser trá­gi­co y caí­do, y Sig­mund Freud le dé un tin­te acom­ple­ja­do, Mi­guel An­gel lo per­fi­la co­mo un va­rón apues­to, Rem­brandt lo di­bu­ja co­mo al­to y fuer­te, ca­paz de le­van­tar las Ta­blas de la Ley, y Gus­tav Do­ré, co­mo un ser lu­mi­no­so. La es­cue­ta des­crip­ción fí­si­ca de Moi­sés lo ca­rac­te­ri­za co­mo “jvad pe”, tar­ta­mu- do, co­sa que la no­ve­la no re­gis­tra. Pero sin du­da nadie cues­tio­na su

gran­de­za mo­ral, su po­ten­cia es­pi­ri­tual y su fi­gu­ra com­pro­me­te­do­ra que de­ja­rá se­lla­da en la hu­ma­ni­dad los ma­yo­res prin­ci­pios que ejer­cen la éti­ca has­ta nues­tros días. De allí que cuan­do su nom­bre vie­ne a nues­tra men­te, su ima­gen re­co­rre ca­da de­ta­lle: la de un ni­ño de­ja­do en un río, la de un jo­ven ro­dea­do de al­can­ces, la de un adul­to de­fen­sor de otro ser hu­mano an­te el ata­que del ca­pa­taz a ries­go de muer­te, la de un ser que con­ver­só con una voz sa­gra­da an­te la ima­gen de una zar­za ar­dien­te –sím­bo­lo de lo di­vino–, la de un líder que le hi­zo fren­te al Fa­raón exi­gién­do­le que li­be­ra­ra a su pue­blo, la de un gran pas­tor que guió a la grey a la que le fue en­tre­ga­da los 10 man­da­mien­tos, y a la que acom­pa­ñó en la tra­ve­sía de­sér­ti­ca, sin po­der in­gre­sar a la Tie­rra Pro­me­ti­da, du­ran­te los lar­gos cua­ren­ta años.

“Moi­sés y los Diez Man­da­mien­tos”. El líder del pue­blo he­breo, re­cién na­ci­do, en una es­ce­na del pri­mer ca­pí­tu­lo de la te­le­no­ve­la bí­bli­ca que emi­te por las no­ches Te­le­fe y arra­sa en el ra­ting.

ARCHIVO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.