El co­mien­zo de un nue­vo Ra­ma­dán

Evo­ca el tiem­po en el que fue re­ve­la­do el Co­rán co­mo guía pa­ra la hu­ma­ni­dad. Son días de pro­fun­da re­fle­xión pa­ra los mu­sul­ma­nes.

Clarin - Valores Religiosos - - News - Fi­ras El­sa­yer Cen­tro Is­lá­mi­co de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na

D ice el Co­rán: “En el mes de Ra­ma­dán fue re­ve­la­do el Co­rán co­mo guía pa­ra la hu­ma­ni­dad y evi­den­cia de la guía y el cri­te­rio…” (Su­ra 2, ale­ya 185). Di­ce tam­bién en la si­guien­te ale­ya 186: “Y si Mis sier­vos te pre­gun­tan por Mí [¡Oh, Muham­mad!, di­les] cier­ta­men­te es­toy cer­ca de ellos. Res­pon­do la sú­pli­ca de quien Me in­vo­ca. Que me obe­dez­can pues, y crean en Mí que así se en­ca­mi­na­rán”.

El Ra­ma­dán, mes sa­gra­do en el que se prac­ti­ca el ayuno dia­rio des­de el al­ba has­ta el oca­so, ha co­men­za­do es­ta se­ma­na en­con­tran­do a la hu­ma­ni­dad fren­te a nue­vos desafíos, opor­tu­ni­da­des y ame­na­zas. 1450 años han pa­sa­do ya des­de aquel hi­to his­tó­ri­co que mar­ca el co­mien­zo de la re­ve­la­ción del Ge­ne­ro­so Co­rán al “último de los Pro­fe­tas y Men­sa­je­ros” co­no­ci­do en la Eu­ro­pa me­die­val co­mo “Maho­ma” pero que lle­va­ba el nom­bre de “Muham­mad Ibn Ab­du­llah”.

Muham­mad, des­cen­dien­te de Abraham, a tra­vés de su hi­jo pri­mo­gé­ni­to Is­mael, fue un Pro­fe­ta pa­ra to­da la hu­ma­ni­dad. Le fue re­ve­la­do el “último Li­bro” y un “Gran Pue­blo” si­gue sus ale­yas (ar. Ayat) y sus su­ras (ar. al­su­ra), y se cuen­tan por mi­llo­nes en ca­da uno de los 57 paí­ses del mun­do donde su ma­yo­ría es is­lá­mi­ca.

¿Aca­so ser la for­ma de vi­da co­ti­dia­na de una quin­ta par­te de la hu­ma­ni­dad no re­pre­sen­ta un mo­ti­vo de cu­rio­si­dad al me­nos pa­ra una men­te in­quie­ta? Hoy en día, ade­más, es la re­li­gión más di­ná­mi­ca se­gún pro­pios y de­trac­to­res. El desafío se en­cuen­tra en ca­da uno de no­so­tros y en la hu­ma­ni­dad mis­ma de có­mo reac­cio­na­mos pa­ra so­lu­cio­nar el ni­vel de pobreza, las ca­ren­cias en edu­ca­ción, la in­te­gra­ción so­cial y el equi­li­brio de la ri­que­za. La jus­ti­cia en su am­plio sen­ti­do, esa que no en­tien­de de opre­sión ni de ba­je­zas hu­ma­nas.

Una ale­ya si­guien­te a las men­cio­na­das sobre las nor­mas del mes de Ra­ma­dán di­ce: “No de­vo­réis vues­tros bie­nes in­jus­ta­men­te unos a otros, ni so­bor­néis con ellos a los jue­ces pa­ra de­vo­rar ile­gal­men­te la ha­cien­da aje­na a sa­bien­das”.

La hu­ma­ni­dad de la cual for­man par­te los mu­sul­ma­nes, la cual in­te­gran pro­cu­ran­do el má­xi­mo de­sa­rro­llo y cre­ci­mien­to jun­to a sus se­me­jan­tes, tie­ne esos desafíos y mu­chos otros. Algunos de ellos van de­ri­van­do por sus pos­ter­ga­cio­nes y mo­dos en que se los en­fren­ta, afec­ta­do al “cui­da­do de la Casa co­mún” (en­cí­cli­ca Lau­da­to si), y hoy son ame­na­zas pa­ra to­da la hu­ma­ni­dad, sean mu­sul­ma­nes o no mu­sul­ma­nes por igual. Así es co­mo el pe­li­gro que re­pre­sen­ta el te­rro­ris­mo en sus di­ver­sas for­mas (or­ga­ni­za­cio­nes, me­dios, es­ta­dos), el nar­co­trá­fi­co (ma­fias de pro­duc­ción, trá­fi­co, dis­tri­bu­ción, per­sua­sión po­lí­ti­ca), la des­truc­ción del me­dio am­bien­te (agua, ai­re, sue­lo) son ame­na­zas se­rias pa­ra la sus­ten­ta­bi­li­dad, la so­be­ra­nía de los es­ta­dos y su in­de­pen­den­cia. En su­ma, su fu­tu­ro.

Hoy, el Co­rán re­pre­sen­ta una guía y un ca­mino ge­nuino pa­ra el cre­yen­te que se en­cuen­tra afli­gi­do. El ali­vio con­sis­te en vol­ver a las es­cri­tu­ras sa­gra­das, las pa­la­bras más cla­ras, fir­mes e in­fa­li­bles que son las que pro­vie­nen de Dios, el To­do­po­de­ro­so. De otra ma­ne­ra la hu­ma­ni­dad va a con­ti­nuar en ac­cio- nes sin el efec­to desea­do.

Ra­ma­dán es tam­bién un tiem­po de ref le­xión pa­ra el hom­bre, de re­ver nues­tros ac­tos, de arre­pen­tir­nos sin­ce­ra­men­te a Dios, de vol­ver a su ca­mino. Las ac­cio­nes con­cre­tas de ten­der puen­tes de diá­lo­go, mu­tuo co­no­ci­mien­to y en­ri­que­ci­mien­to en la sa­bi­du­ría, sin du­da, fo­men­tan la cul­tu­ra del encuentro y cons­tru­yen un mun­do en paz.

Algunos hom­bres in­ten­tan ter­gi­ver­sar los con­cep­tos esen­cia­les y dis­traer­nos de lo im­por­tan­te. Co­mo ci­vi­li­za­ción hu­ma­na de­be­mos desear a nues­tros se­me­jan­tes lo que desea­mos pa­ra no­so­tros mis­mos (co­mo ex­pre­só el Pro­fe­ta de la “Mi­se­ri­cor­dia”, el Men­sa­je­ro Muham­mad y el Me­sías Je­sús hi­jo de Ma­ría) o nos hun­di­re­mos en un pe­río­do que ideo­ló­gi­ca­men­te prio­ri­za el ren­cor sobre el per­dón. Es­ta­mos en un punto de inf le­xión que mar­ca una nueva eta­pa en nues­tra his­to­ria.

Di­jo el Pro­fe­ta Muham­mad: “Cier­ta­men­te he si­do en­via­do pa­ra com­ple­tar las bue­nas cos­tum­bres”.

Pe­río­do de ayuno. Ra­ma­dán es una oca­sión pro­pi­cia pa­ra la lec­tu­ra en­ri­que­ce­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.