Al res­ca­te de una de­vo­ción

La ve­ne­ra­ción al Sa­gra­do Co­ra­zón de Je­sús es­ta­ba muy ex­ten­di­da en el pa­sa­do. En es­te Año de la Mi­se­ri­cor­dia es opor­tuno res­ca­tar­la por­que las pro­me­sas del Se­ñor, he­chas a tra­vés de san­ta Mar­ga­ri­ta, si­guen vi­gen­tes.

Clarin - Valores Religiosos - - News - Pres­bí­te­ro Guillermo Mar­có Sa­cer­do­te del Ar­zo­bis­pa­do de Buenos Ai­res

El vier­nes pa­sa­do se ce­le­bró la fies­ta del Sa­gra­do Co­ra­zón de Je­sús. La di­fu­sión de es­ta de­vo­ción se de­be a san­ta Mar­ga­ri­ta de Ala­co­que, a quien Je­sús se le apa­re­ció con es­tas pa­la­bras: “Mi­ra es­te co­ra­zón mío, que a pe­sar de con­su­mir­se en amor abra­sa­dor por los hom­bres, no re­ci­be de los cris­tia­nos otra co­sa que sa­cri­le­gio, des­pre­cio, in­di­fe­ren­cia e in­gra­ti­tud, aún en el mis­mo sa­cra­men­to de mi amor. Pero lo que tras­pa­sa mi co­ra­zón más des­ga­rra­do­ra­men­te es que es­tos in­sul­tos los re­ci­bo de per­so­nas con­sa­gra­das es­pe­cial­men­te a mi ser­vi­cio”.

Je­sús se re­fie­re a to­dos los cris­tia­nos, pero par­ti­cu­lar­men­te a los sa­cer­do­tes y obis­pos. Ha­ce años un pá­rro­co de un lu­gar donde es­ta­ba mi­sio­nan­do con un gru­po pa­rro­quial me co­men­tó: “Cuan­do la gen­te ne­ce­si­ta comida vie­ne a pe­dir­la a la pa­rro­quia; cuan­do quie­re oír ha­blar de Dios va a la Igle­sia Evan­gé­li­ca”. Pa­ra no caer en es­pi­ri­tua­lis­mos, es bueno que ha­ga­mos las dos co­sas, pero úl­ti­ma­men­te se es­cu­cha la voz de la Igle­sia sobre to­do en te­mas so­cia­les co­mo las me­di­cio­nes de pobreza o los re­cla­mos por la suba de ta­ri­fas. Da­ría la im­pre­sión de que es­ta­mos des­ba­lan­cea­do la ta­rea. La Igle­sia de­be ser­vir a los po­bres sin ne­gar­les lo más ne­ce­sa­rio, que es for­ta­le­cer su fe, acre­cen­tar su de­vo­ción ha­cia Je­sús y Ma­ría e in­vi­tar­los a acer­car­se a los sa­cra­men­tos.

Es bueno re­cor­dar las pro­me­sas que hi­zo Je­sús a San­ta Mar­ga­ri­ta y por me­dio de ella, a to­dos los devotos de su Sa­gra­do Co­ra­zón: “Les da­ré to­das las gra­cias ne­ce­sa­rias a su es­ta­do. Pon­dré paz en sus fa­mi­lias, les con­so­la­ré en sus pe­nas, se­ré su re­fu­gio se­gu­ro du­ran­te la vi­da y, es­pe­cial­men­te, en la ho­ra de la muer­te, de­rra­ma­ré abun­dan­tes ben­di­cio­nes sobre sus em­pre­sas, ben­de­ci­ré las ca­sas en que la ima- gen de mi Co­ra­zón sea ex­pues­ta y ve­ne­ra­da, los pe­ca­do­res ha­lla­rán en él la fuen­te, el océano in­fi­ni­to de la mi­se­ri­cor­dia. Las al­mas ti­bias se vol­ve­rán fer­vo­ro­sas, las al­mas fer­vo­ro­sas se ele­va­rán a gran per­fec­ción, da­ré a los sa­cer­do­tes el talento de mo­ver los co­ra­zo­nes más en­du­re­ci­dos, las per­so­nas que pro­pa­guen es­ta de­vo­ción ten­drán su nom­bre es­cri­to en mi Co­ra­zón y ja­más se­rá bo­rra­do de él. Les pro­me­to, en el ex­ce­so de mi mi­se­ri­cor­dia, que mi amor to­do­po­de­ro­so con­ce­de­rá a to­dos aque­llos que co­mul­guen por nue­ve pri­me­ros vier­nes con­se­cu­ti­vos la gra­cia de la per­se­ve­ran­cia fi­nal; no mo­ri­rán sin mi gra­cia, ni sin la re­cep­ción de los san­tos sa­cra­men­tos. Mi Co­ra­zón se­rá su se­gu­ro re­fu­gio en aquel mo­men­to su­pre­mo”.

Las con­di­cio­nes pa­ra ga­nar es­ta gra­cia son tres: re­ci­bir la co­mu­nión du­ran­te nue­ve pri­me­ros vier­nes de mes de for­ma con­se­cu­ti­va y sin nin­gu­na in­te­rrup­ción; te­ner la in­ten­ción de hon­rar al Sa­gra­do Co­ra­zón y de al­can­zar la per­se­ve­ran­cia fi­nal y ofre­cer ca­da co­mu­nión co­mo un ac­to de ex­pia­ción por las ofen­sas co­me­ti­das con­tra el San­tí­si­mo Sa­cra­men­to.

La de­vo­ción al Sa­gra­do Co­ra­zón, que es­tu­vo tan ex­ten­di­da, hoy es­tá prác­ti­ca­men­te ol­vi­da­da. Qué bueno se­ría re­cor­dar­la en es­te año de la mi­se­ri­cor­dia, ya que las pro­me­sas de Je­sús no pa­san de mo­da y mu­chas ve­ces cae­mos en la in­di­fe­ren­cia pa­ra con El, que tan­to amor nos re­ga­la a ca­da uno de no­so­tros. No es que la Igle­sia se ocu­pe sólo de los te­mas so­cia­les, sino que su ta­rea evan­ge­li­za­do­ra –su prin­ci­pal ra­zón de ser– no es no­ti­cia, pero co­mo los me­dios inf lu­yen tan­to pa­re­cie­ra ser que sólo exis­te aque­llo que al­can­za vi­si­bi­li­dad. Por eso es bueno re­cor­dar que el prin­ci­pal bien lo ha­ce­mos en al­go que no se ve: la vi­da del es­pí­ri­tu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.