Cuan­do des­de la es­cue­la se ayu­da a con­se­guir tra­ba­jo

En Ne­co­chea, un pro­fe­sor y sus alum­nos ela­bo­ra­ron una he­rra­mien­ta de bús­que­da la­bo­ral a tra­vés de un soft­wa­re. Con ac­ce­so gra­tui­to, los pos­tu­lan­tes ofre­cen sus ser­vi­cios en dis­tin­tos ofi­cios.

Clarin - Valores Religiosos - - News - Ma­ría Mon­te­ro Es­pe­cial para Cla­rín

El tra­ba­jo es sa­gra­do. Ex­pre­sa la dig­ni­dad de la per­so­na hu­ma­na y for­ta­le­ce fun­da­men­tal­men­te a la ins­ti­tu­ción fa­mi­liar”, de­cía el Pa­pa en una de sus alo­cu­cio­nes du­ran­te es­te Año de la Mi­se­ri­cor­dia, e ins­ta­ba a los em­pre­sa­rios a dar “prio­ri­dad a la jus­ti­cia so­cial con la in­ser­ción en el mer­ca­do la­bo­ral”.

Pe­ro en los tiem­pos que co­rren no siem­pre re­sul­ta fá­cil ac­ce­der a un tra­ba­jo, es­pe­cial­men­te para aque­llos que co­no­cen un ofi­cio o son ar­te­sa­nos y no po­seen una edu­ca­ción for­mal. Mu­cho me­nos para quie­nes vi­ven en una lo­ca­li­dad pe­que­ña, ale­ja­da de las gran­des ciu­da­des.

Al sur de la pro­vin­cia de Bue­nos Aires, en Ne­co­chea, Lu­cas Bian­chi, pro­fe­sor de in­for­má­ti­ca de la Es­cue­la Nº 3, im­pul­só en­ton­ces la ini­cia­ti­va de res­pon­der a es­ta ne­ce

si­dad so­cial, a tra­vés de un pro­yec­to in­no­va­dor, uti­li­zan­do las tec­no­lo­gías de in­for­ma­ción y co­mu­ni­ca­ción ( TICs) con sus alum­nos del úl­ti­mo año de la ca­rre­ra téc­ni­ca.

La idea sur­gió por ac­ci­den­te: “Un día se rom­pió la ma­za de mi jeep y ne­ce­si­ta­ba un tor­ne­ro – cuen­ta Bian­chi–. No co­no­cía a nin­guno. Bus­qué en Goo­gle y no fi­gu­ra­ba na­die en Ne­co­chea, por­que no exis­tía una pla­ta­for­ma de ser­vi­cios. Tu­ve que lla­mar a cin­co ami­gos para lle­gar a al­guien que tra­ba­ja­ra bien y que a la vez es­tu­vie­ra muy cer­ca de allí”.

“En las lo­ca­li­da­des pe­que­ñas co­mo la nues­tra, de 100 o 200 mil ha­bi­tan­tes, los ofre­ci­mien­tos la­bo­ra­les se ha­cen a tra­vés de la ra­dio lo­cal o del dia­rio – con­ti­núa–, pe­ro quie­nes tie­nen me­nos re­cur­sos no lo com­pran y les es di­fí­cil mos­trar lo que sa­ben ha­cer”.

El pro­yec­to “Mi CV y un CV para vos” con­sis­te en una pla­ta­for­ma

li­bre y gra­tui­ta que fa­ci­li­ta pos­tu­lar­se y con­se­guir un tra­ba­jo por me­dio de un soft­wa­re que ela­bo­ra un cu­rrí­cu­lum vi­tae de ma­ne­ra guia­da, pa­so a pa­so, a prue­ba de erro­res.

Tam­bién se pue­de ob­te­ner, gra­tis, una co­pia im­pre­sa a co­lor para ser pre­sen­ta­da an­te nue­vas po­si­bi­li­da­des la­bo­ra­les, ade­más de la po­si­bi­li­dad de que el pos­tu­lan­te sea lo­ca­li­za­do para re­ci­bir ofer­tas de tra­ba­jo.

El soft per­mi­te con­se­guir des­de un plo­me­ro, ga­sis­ta o elec­tri­cis­ta, has­ta un es­pe­cia­lis­ta en in­for­má­ti­ca. Si bien es­tá orien­ta­do es­pe­cial­men­te al ofre­ci­mien­to de ser­vi­cios, tie­ne mi­cro­si­tios don­de se pue­den mos­trar pro­duc­tos ar­te­sa­na­les con la co­rres­pon­dien­te ex­pli- ca­ción y con imá­ge­nes.

Se­gún Bian­chi, quien hi­zo su ca­rre­ra “a dis­tan­cia” en el Con­se­jo Su­pe­rior de Edu­ca­ción Ca­tó­li­ca (Con­su­dec), tam­bién es una for­ma de evi­tar el des­arrai­go, so­bre to­do de los jó­ve­nes, quie­nes mu­chas ve­ces se ven obli­ga­dos a mi­grar a ciu­da­des más gran­des en bus­ca de em­pleo.

“La idea es que es­tas ter­mi­na­les –si­mi­la­res a los ca­je­ros au­to­má­ti­cos– es­tén ubi­ca­das en es­pa­cios don­de asis­te gen­te con me­nos re­cur­sos a bus­car ayu­da, co­mo el ANSeS, ofi­ci­nas de tra­ba­jo de la mu­ni­ci­pa­li­dad, sa­li­tas mé­di­ca o de asis­ten­cia so­cial”, se­ña­la el pro­fe­sor Bian­chi.

Una vez que la per­so­na ha­ce el tra­ba­jo, quien con­tra­ta de­be ca­li­fi­car el ser­vi­cio, de ma­ne­ra que se me­jo­ra la po­si­bi­li­dad de con­tra­ta­ción. “Pe­ro es cier­to que a ve­ces exis­ten ser­vi­cios ca­ros co­mo, por ejem­plo, la ins­ta­la­ción eléc­tri­ca de una ca­sa y la gen­te no tie­ne di­ne­ro para pa­gar­lo de con­ta­do – ex­pli­ca Bian­chi–; en esos ca­sos, se pue­de

fi­nan­ciar con tar­je­ta de cré­di­to, mien­tras que el pro­fe­sio­nal co­bra a la se­ma­na.”

El pro­yec­to ob­tu­vo el se­gun­do pre­mio en el con­cur­so In­no­va­tec 2016, que or­ga­ni­zan Con­cien­cia, Kim­berly- Clark Ar­gen­ti­na y los mi­nis­te­rios de Edu­ca­ción de la pro­vin­cia y de la ciu­dad de Bue­nos Aires.

“Nues­tra pla­ta­for­ma – con­clu­ye Bian­chi– vie­ne a so­lu­cio­nar va­rias ne­ce­si­da­des, achi­can­do la bre­cha tec­no­ló­gi­ca que exis­te en­tre los sec­to­res más pos­ter­ga­dos y re­le­ga­dos a las nue­vas de­man­das de la so­cie­dad, para que quie­nes me­nos tie­nen pue­dan mos­trar gra­tui­ta­men­te lo que sa­ben ha­cer.”

GENTILEZA VICARIA EDUCACION

Ta­len­to y es­fuer­zo. Los alum­nos del úl­ti­mo año de in­for­má­ti­ca pu­sie­ron ma­nos a la obra para acom­pa­ñar al do­cen­te en el pro­yec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.