La se­ñal que ins­pi­ró a la Ma­dre Te­re­sa

En un via­je en tren por la In­dia, a los 36 años, la re­li­gio­sa al­ba­ne­sa tu­vo un lla­ma­do de Dios para de­jar su con­gre­ga­ción, de­di­ca­da a la edu­ca­ción, y fun­dar otra abo­ca­da a la aten­ción de los más po­bres en­tre los po­bres.

Clarin - Valores Religiosos - - News - Je­sús Ma­ría Sil­vey­ra * Es­cri­tor in­fo@va­lo­res­re­li­gio­sos.com.ar

El 10 de sep­tiem­bre de 1946, la Ma­dre Te­re­sa, via­jan­do en tren des­de Cal­cu­ta a Dar­jee­ling (650 ki­ló­me­tros al nor­te, al pie de la ca­de­na de los Hi­ma­la­yas), re­ci­bió una “lla­ma­da den­tro de la lla­ma­da”, por la que aban­do­na­ría la Con­gre­ga­ción de la Her­ma­nas de Lo­re­to, a la que per­te­ne­cía des­de 1928, y fun­da­ría las Mi­sio­ne­ras de la Ca­ri­dad. Ella lo lla­mó: el “Día de la Ins­pi­ra­ción”. ¿Qué su­ce­dió en aquel via­je para que, es­ta re­li­gio­sa de 36 años, cam­bia­ra ra­di­cal­men­te de vi­da, pa­san­do de ser una mon­ja de­di­ca­da a la edu­ca­ción para en­tre­gar­se por com­ple­to a la aten­ción de los más po­bres en­tre los po­bres?

Al­gu­nos sos­tie­nen que es­tan­do en la es­ta­ción de Cal­cu­ta, a la es­pe­ra del tren, vio a un po­bre hom­bre en ha­ra­pos que se le acer­có di­cién­do­le: “Ten­go sed”, y que en él vio re­pre­sen­ta­do a Cris­to. Es­ta ima­gen fue lle­va­da al ci­ne co­mo mo­ti­va­do­ra de su re­pen­tino cam­bio vo­ca­cio­nal. Sin em­bar­go, quie­nes han es­tu­dia­do con más pro­fun­di­dad el te­ma, dan una ver­sión di­fe­ren­te de los he­chos, con la que con­cuer­do En mi ca­so per­so­nal, to­mé el tren de Cal­cu­ta ha­cia Dar­jee­ling, el 10 de sep­tiem­bre de 2010 (54 años des­pués), in­ten­tan­do des­cu­brir qué ha­bía su­ce­di­do du­ran­te ese via­je. Ade­más de lo que po­día des­cu­brir­se en los pro­pios es­cri­tos de la Ma­dre Te­re­sa, ha­bía un cua­dro en la ca­sa prin­ci­pal de la con­gre­ga­ción en Cal­cu­ta (a la que lla­man “Mot­her Hou­se”) que me ha­bía da­do una pis­ta: era una vía si­nuo­sa de tren, su­bien­do la mon­ta­ña, don­de Cris­to apa­re­cía cru­ci­fi­ca­do en un ár­bol y Ma­ría a su la­do.

Para en­ten­der lo su­ce­di­do, se­gún es­cri­ben sus bió­gra­fos, ha­bía que te­ner en cuen­ta el “vo­to se­cre­to” que ha­bía rea­li­za­do cua­tro años an­tes (1942) y que con­sis­tió en su com­pro­mi­so de “no ne­gar­le nun­ca na­da a Dios”. Es de­cir, que a sus vo­tos de obe­dien­cia, po­bre­za y cas­ti­dad, aña­dió el de la su­mi­sión to­tal a la vo­lun­tad de Dios. De es­ta ma­ne­ra, se pue­de com­pren­der por qué la Ma­dre Te­re­sa fue tan fiel y per­se­ve­ran­te en lle­var a ca­bo su mi­sión, más allá de la os­cu­ri­dad in­te­rior que acom­pa­ña­ría par­te de su vi­da al fren­te de la nue­va con­gre­ga­ción.

So­bre el via­je en tren a Dar­jee­ling, la pro­pia Ma­dre Te­re­sa es­cri­bió: “Era una se­gun­da lla­ma­da para aban­do­nar in­clu­so Lo­re­to, don­de es­ta­ba muy fe­liz, para ir a las ca­lles a ser­vir a los más po­bres de los po­bres. Fue en aquel tren que oí la lla­ma­da para de­jar­lo to­do y se­guir­lo a Él a los ba­rrios más mi­se­ra­bles ... Yo sa­bía que era Su vo­lun­tad y que te­nía que se­guir­lo. No ha­bía du­da que iba a ser Su obra”. Y en otra car­ta agre­ga­ba:

“Me hi­zo una lla­ma­da para sa­ciar la sed de Je­sús sir­vién­do­le en­tre los más po­bres de los po­bres”.

Du­ran­te ese via­je ella tu­vo una ex­pe­rien­cia mís­ti­ca de Dios, tan ex­tra­or­di­na­ria, que cuan­do ba­jó del tren ya no era la mis­ma. Ella di­rá: “En la fuer­te gra­cia de Luz y Amor di­vi­nos que Ma­dre re­ci­bió du­ran­te el via­je, es don­de em­pie­zan las Mi­sio­ne­ras de la Ca­ri­dad ... en las pro­fun­di­da­des del in­fi­ni­to an­he­lo de Dios de amar y ser ama­do … Fue un en­cuen­tro con la sed de Je­sús”. Pe­ro aque­lla sed de Je­sús cru­ci­fi­ca­do (que es­ta­ba re­pre­sen­ta­do en el cua­dro que yo ha­bía vis­to en “Mot­her Hou­se”) no era só­lo fí­si­ca, sino que era “su sed de amar y ser ama­do”. De allí que man­da­ra co­lo­car en to­das las ca­pi­llas de las ca­sas de la con­gre­ga­ción un car­tel con la fra­se: “Ten­go sed”.

A par­tir de aquel via­je y has­ta prin­ci­pios de 1947 em­pe­zó a re­ci­bir lo­cu­cio­nes de Je­sús (ella lla­mó a es­te fe­nó­meno: “la Voz”). Se­gún es­cri­bie­ra a su di­rec­tor es­pi­ri­tual, el pa­dre Ce­les­te Van Exem y lue­go al ar­zo­bis­po de Cal­cu­ta, mon­se­ñor Fer­di­nand Pé­rier, Cris­to, en­tre otras co­sas, le de­cía: “Quie­ro her­ma­nas in­dias Mi­sio­ne­ras de la Ca­ri­dad, que se­rán Mi fue­go de amor en­tre los más po­bres, los en­fer­mos, los mo­ri­bun­dos y los ni­ños pe­que­ños de la ca­lle … Quie­ro re­li­gio­sas li­bres, re­ves­ti­das con Mi po­bre­za de la Cruz. Quie­ro re­li­gio­sas obe­dien­tes, re­ves­ti­das con mi obe­dien­cia de la Cruz. Quie­ro re­li­gio­sas lle­nas de amor, re­ves­ti­das con la ca­ri­dad de la Cruz. ¿Te ne­ga­rás a ha­cer es­to por mí?”. Por mo­men­tos la Voz se vol­vía muy du­ra con ella: “¿Tie­nes mie­do a dar un nue­vo pa­so por tu Es­po­so? ¿Por mí, por las al­mas? ¿Se ha en­fria­do tu ge­ne­ro­si­dad? ¿Soy se­cun­da­rio para ti?” Pe­ro, en otros mo­men­tos, la Voz era sua­ve y su­pli­can­te: “Pe­que­ña mía, ven, ven, llé­va­me a los agu­je­ros de los po­bres. Ven, sé mi luz. No pue­do ir so­lo. No me co­no­cen, por eso no me quie­ren. Tú ven, ve ha­cia ellos, llé­va­me has­ta ellos”.

En­vuel­ta en es­ta ex­pe­rien­cia mís­ti­ca tan par­ti­cu­lar, la Ma­dre Te­re­sa co­men­zó a pe­dir la dis­pen­sa para sa­lir de su con­gre­ga­ción e ini­ciar la nue­va obra. Pri­me­ro se lo pi­dió a su con­fe­sor, lue­go al ar­zo­bis­po, más tar­de a la Ma­dre Su­pe­rio­ra y fi­nal­men­te al Va­ti­cano. An­tes de dos años, ob­tu­vo to­dos los per­mi­sos. Se­gún los ex­per­tos, fue más rá­pi­do que lo ha­bi­tual. Su per­se­ve­ran­cia e in­sis­ten­cia para sa­lir de la co­mo­di­dad en que vi­vía e ir a me­ter­se en los “agu­je­ros os­cu­ros” de los po­bres de Cal­cu­ta, fue no­ta­ble. Así, es­ta pe­que­ña re­li­gio­sa, de ori­gen al­ba­nés y ape­nas un me­tro y me­dio de al­tu­ra, de­jó la ca­sa de las Her­ma­nas de Lo­re­to, se vis­tió co­mo una hin­dú, con un sen­ci­llo sa­ri blan­co or­la­do con bor­des azu­les y sa­lió a lle­var la luz de Cris­to a los ba­rrios mar­gi­na­les de Cal­cu­ta, so­bre to­do en­tre los pa­rias de la cas­ta in­fe­rior, co­no­ci­dos co­mo los “in­to­ca­bles”.

Per­so­nal­men­te, cuan­do en mi pro­pio via­je subía las ver­des mon­ta­ñas cu­bier­tas de té con rum­bo a Dar­jee­ling, re­co­rrien­do aquel ca­mino si­nuo­so que es­ta­ba pin­ta­do en el cua­dro, no tu­ve du­das de que fue en ese tra­yec­to don­de la Ma­dre Te­re­sa de­bió re­ci­bir su “se­gun­do lla­ma­do” y que, tiem­po des­pués, se lo re­la­ta­ría dis­cre­ta­men­te al pin­tor. La me­jor prue­ba era que yo ha­bía pa­sa­do por allí.

En es­tos días de ce­le­bra­ción y ale­gría por su ca­no­ni­za­ción, su­gie­ro a quie­nes tan­to la ad­mi­ra­mos re­cor­dar lo que ella mis­ma an­ti­ci­pa­ra mu­cho an­tes de mo­rir: “Si al­gu­na vez lle­go a ser san­ta, se­gu­ra­men­te se­ré una san­ta de la os­cu­ri­dad, por­que es­ta­ré con­ti­nua­men­te au­sen­te del Cie­lo, para en­cen­der la luz de aque­llos que en la tie­rra es­tán en la os­cu­ri­dad”. En­ton­ces, se­gu­ra­men­te le di­re­mos: “Ma­dre Te­re­sa, ven, sé mi luz”.

(*) El au­tor es­cri­bió so­bre la Ma­dre Te­re­sa el li­bro: “Ten­go sed” (Editorial Lu­men)

Con el Ro­sa­rio. Para la Ma­dre Te­re­sa, la ora­ción era un me­dio cla­ve para cul­ti­var la fe y, des­de allí, ser­vir con amor al pró­ji­mo, es­pe­cial­men­te a los po­bres.

AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.