Una rá­pi­da ca­no­ni­za­ción

Clarin - Valores Religiosos - - News -

An­te más de cien mi fie­les con­gre­ga­dos en la Pla­za de San Pe­dro, el Pa­pa Fran­cis­co pro­cla­mó san­ta a la Ma­dre Te­re­sa -la pri­me­ra Pre­mio No­bel en lle­gar a la má­xi­ma dig­ni­dad cris­tia­na- el 4 de se­tiem­bre tras un rá­pi­do pro­ce­so de ca­no­ni­za­ción. Ello per­mi­tió que la ce­re­mo­nia se hi­cie­ra du­ran­te el Año de la Mi­se­ri­cor­dia, ins­ti­tui­do por el pon­tí­fi­ce, y se con­vir­tie­ra en uno de los mo­men­tos más so­bre­sa­lien­tes. “La mi­se­ri­cor­dia ha si­do para ella la «sal» que da­ba sa­bor a ca­da obra su­ya, y la «luz» que ilu­mi­na­ba las ti­nie­blas de los que no te­nían ni si­quie­ra lá­gri­mas para llo­rar su po­bre­za y su­fri­mien­to”, di­jo el Pa­pa en la ho­mi­lía. Ade­más, des­ta­có su la­bor en las pe­ri­fe­rias y su crí­ti­ca a los más po­de­ro­sos, dos as­pec­tos de su pon­ti­fi­ca­do. “Su mi­sión en las pe­ri­fe­rias de las ciu­da­des y en las pe­ri­fe­rias exis­ten­cia­les per­ma­ne­ce en nues­tros días co­mo tes­ti­mo­nio elo­cuen­te de la cer­ca­nía de Dios ha­cia los más po­bres en­tre los po­bres”, di­jo. Y se­ña­ló que ella “hi­zo sen­tir su voz a los po­de­ro­sos de la tie­rra, para que re­co­no­cie­ran sus cul­pas an­te los crí­me­nes de la po­bre­za crea­da por ellos mis­mos”. La ca­no­ni­za­ción del An­gel de Cal­cu­ta -mu­rió en 1997- fue po­si­ble tras la com­pro­ba­ción de una cu­ra­ción inex­pli­ca­ble de un bra­si­le­ño que pi­dió su in­ter­ce­sión. Otro mi­la­gro per­mi­tió su bea­ti­fi­ca­ción en 2003.

AR­CHI­VO

Mul­ti­tu­di­na­ria. Más de cien mil per­so­nas pre­sen­cia­ron la ce­re­mo­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.