“Se es­tán di­vul­gan­do mi­tos falsos so­bre los mu­sul­ma­nes”

El pre­si­den­te del Cen­tro Is­lá­mi­co de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na afir­ma que el Is­lam es una re­li­gión de “paz y pie­dad” y con­si­de­ra que “no es jus­to” iden­ti­fi­car­lo con la vio­len­cia. Cree que en el mun­do hay gru­pos de po­der que ma­ni­pu­lan la opi­nión pú­bli­ca.

Clarin - Valores Religiosos - - News - Ma­ría Mon­te­ro Es­pe­cial para Cla­rín

La fe is­lá­mi­ca, co­mo to­das las re­li­gio­nes del mun­do, bus­ca el amor, el per­dón y la paz en­tre to­dos los se­res hu­ma­nos. Sin em­bar­go, los úl­ti­mos aten­ta­dos en Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal e Israel, ad­ju­di­ca­dos a te­rro­ris­tas is­lá­mi­cos, con­vir­tie­ron a to­dos los mu­sul­ma­nes en “sos­pe­cho­sos”, des­ca­li­fi­can­do sus há­bi­tos, creen­cias y ves­ti­men­tas, y aun ata­can­do sus mez­qui­tas. En diá­lo­go con Va­lo­res Re­li­gio

sos, Aní­bal Bachir Bakir, pre­si­den­te del Cen­tro Is­lá­mi­co de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na, ase­gu­ra que has­ta el mis­mo Pa­pa Fran­cis­co y lí­de­res de otras re­li­gio­nes “ad­vier­ten que no es jus­to iden­ti­fi­car el Is­lam con la vio­len­cia”.

–¿Qué diag­nós­ti­co ha­ce de es­te mo­men­to di­fí­cil que vi­ve la co­mu­ni­dad is­lá­mi­ca en el mun­do?

–En los me­dios se ha­bla mu­cho de Is­lam de ma­ne­ra muy li­ge­ra, sin te­ner el su­fi­cien­te co­no­ci­mien­to de la ju­ris­pru­den­cia is­lá­mi­ca y de las en­se­ñan­zas teo­ló­gi­cas del Is­lam. Se usa la re­li­gión co­mo ex­cu­sa para que cier­tas po­ten­cias o cier­tos gru­pos de po­der del mun­do lo­gren sus ob­je­ti­vos y dis­trai­gan a la opi­nión pú­bli­ca apun­tan­do ha­cia el Is­lam y los mu­sul­ma­nes. No­so­tros con­cor­da­mos con el Pa­pa Fran­cis­co en que es­to no es una gue­rra re­li­gio­sa por­que no es una gue­rra ini­cia­da por los se­gui­do­res de una re­li­gión, aun­que se le quie- re dar ese tin­te. Eso es muy pe­li­gro­so por­que no só­lo en la Ar­gen­ti­na, sino en mu­chos paí­ses, exis­te una con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca. Hay pseu­do pen­sa­do­res que di­vul­gan mi­tos falsos. Ha­ce po­co, uno de ellos es­cri­bió en un im­por­tan­te me­dio que el “te­rro­ris­mo exis­te en el Is­lam des­de su na­ci­mien­to”. Es­to es fal­so. Si hu­bie­ra si­do así, hoy no exis­ti­rían otras re­li­gio­nes en Me­dio Orien­te. En la his­to­ria del Is­lam, a di­fe­ren­cia de lo que es­tá pa­san­do en el úl­ti­mo si­glo y me­dio, han si­do mu­chas más las ve­ces que cris­tia­nos y ju­díos fue­ron mi­no­ría en paí­ses is­lá­mi­cos, vi­vien­do en amis­tad y sin con­flic­tos. –¿Có­mo se ins­ta­la, en­ton­ces, la idea de que los mu­sul­ma­nes son

te­rro­ris­tas?

–Mu­chas ve­ces, al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción ter­gi­ver­san he­chos his­tó­ri­cos, re­li­gio­sos y po­lí­ti­cos, uti­li­zan­do ar­gu­men­tos re­li­gio­sos en beneficio de ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos, con­fun­dien­do con in­for­ma­ción que es­tá muy le­jos de la ver­dad. Hoy el pe­rio­dis­mo ha su­pe­ra­do lo que en otros tiem­pos era el co­no­ci­mien­to en lo aca­dé­mi­co, pe­ro no sig­ni­fi­ca que sea el úni­co me­dio que con­fun­de la his­to­ria del Is­lam y pien­sa que to­dos los mu­sul­ma­nes son te­rro­ris­tas. La ig­no­ran­cia es un ins­tru­men­to que usan los po­de­ro­sos para ma­ni­pu­lar la opi­nión pú­bli­ca, tan­to para que com­pren un pro­duc­to, cam­bien de há­bi­tos o pien­sen de de­ter­mi­na­da ma­ne­ra. To­dos sa­be­mos quié­nes son las gran­des po­ten­cias que pre­ten­den, de esa for­ma, to­mar los re­cur­sos na­tu­ra­les y cam­biar la cul­tu­ra de los pue­blos. –¿Cree que exis­te is­la­mo­fo­bia?

–Ve­mos que hay una in­ten­cio­na­li­dad de que­rer ins­ta­lar­la en las so­cie­da­des, pe­ro no lo vi­vi­mos en la ca­lle. Pue­de ha­ber he­chos muy ais­la­dos, in­fluen­cia­dos por lo que leen en los me­dios, pe­ro en lo co­ti­diano no es así. No­so­tros ope­ra­mos en el co­mer­cio, nues­tros hi­jos van a di­fe­ren­tes co­le­gios y uni­ver­si­da­des, y po­cas ve­ces he­mos re­ci­bi­do que­jas de que al­guien fue­ra mal­tra­ta­do por su con­di­ción de mu­sul­mán o mu­sul­ma­na. A ve­ces la dis­cri­mi­na­ción vie­ne por la ves­ti­men­ta, pe­ro la gen­te nos co­no­ce. En la Ar­gen­ti­na so­mos cer­ca de un

mi­llón, con una his­to­ria de más de 200 años, y siem­pre he­mos apor­ta­do a la paz y a la con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca en la cons­truc­ción del país. Tan­to que es muy co­mún ver que fa­mi­lias is­lá­mi­cas es­tán for­ma­das, por ejem­plo, por si­rios li­ba­ne­ses ca­sa­dos con ita­lia­nos o es­pa­ño­les, co­mo par­te de la inmigración. –¿Cuál es la fun­ción del Cen­tro Is­lá­mi­co en es­tas cues­tio­nes?

–En­tre otras ac­ti­vi­da­des, una de sus fun­cio­nes es acla­rar to­do lo que pue­da lle­var al des­co­no­ci­mien­to de nues­tra fe, a for­mar una opi­nión con­tra­ria a la reali­dad. El Is­lam es una re­li­gión de paz y pie­dad ha­cia to­da la hu­ma­ni­dad. Así lo di­ce el Co­rán. Don­de po­de­mos con­vi­vir to­das las re­li­gio­nes e in­clu­si­ve con aque­llos que no tie­nen nin­gu­na. Dios nos dio li­ber­tad y na­die pue­de im­po­ner­le a otro una creen­cia.

GE­RAR­DO DELL’ORO

Ar­mo­nía. Aní­bal Bachir Bakir afir­ma que la con­vi­ven­cia en la Ar­gen­ti­na es pa­cí­fi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.