La ur­gen­cia de vol­ver a la Bi­blia

Los prin­ci­pa­les cul­tos cris­tia­nos se com­pro­me­tie­ron a pro­mo­ver en el país la lec­tu­ra de la Pa­la­bra de Dios an­te una reali­dad som­bría.

Clarin - Valores Religiosos - - VALORES RELIGIOSOS - Ser­gio Ru­bin sru­bin@cla­rin.com

Leer la Bi­blia era, en 2008, la se­gun­da prác­ti­ca re­li­gio­sa de los ar­gen­ti­nos, se­gún la en­cues­ta de creen­cias he­cha ese año por el CO­NI­CET y cua­tro uni­ver­si­da­des na­cio­na­les. El 42,8 % res­pon­dió que lo ha­bía he­cho en los úl­ti­mos do­ce me­ses, de­trás de “re­zar en ca­sa”, que fue de­cla­ra­do por el 78,3 %. Es di­fí­cil eva­luar es­te da­to cuan­ti­ta­ti­va­men­te. A pri­me­ra vis­ta, pa­re­ce po­co que me­nos de la mi­tad de los cris­tia­nos la ha­ya leí­do du­ran­te ese año. Más di­fí­cil to­da­vía, por no de­cir im­po­si­ble, es ana­li­zar­lo cua­li­ta­ti­va­men­te: en qué me­di­da im­pac­tó en la con­duc­ta de los lec­to­res. Al­go es se­gu­ro: en un país don­de – se­gún la mis­ma en­cues­ta– los cris­tia­nos (ca­tó­li­cos, or­to­do­xos, evan­gé­li­cos) su­man el 85 % de la po­bla­ción, los va­lo­res evan­gé­li­cos no lle­ga­ron a ser –ni de cer­ca– lo su­fi­cien­te­men­te asu­mi­dos en la vi­da pú­bli­ca, a juz­gar por la si­tua­ción del país, vis­to en pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca. Só­lo dos da­tos ac­tua­les al­can­zan pa­ra ates­ti­guar­lo: los más de 13 mi­llo­nes de po­bres y los nu­me­ro­sos ca­sos de co­rrup­ción.

Cons­cien­tes de es­te dé­fi­cit, la Co­mi­sión Ecu­mé­ni­ca de Igle­sias Cris­tia­nas de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na (que tam­bién in­te­gra la Igle­sia Ca­tó­li­ca); la Sociedad Bí­bli­ca Ar­gen­ti­na (SBA), de cu­ño evan­gé­li­co; las tres gran­des fe­de­ra­cio­nes evan­gé­li­cas del país (ACIERA, FAIE y FECEP); la Aso­cia­ción Bautista Ar­gen­ti­na y la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Ad­ven­tis­tas del Sép­ti­mo Día sus­cri­bie­ron una de­cla­ra­ción con mo­ti­vo del Bi­cen­te­na­rio de la In­de­pen­den­cia en la que, en­tre otras co­sas, afir­man:

– Que los cam­bios que los ar­gen­ti­nos an­he­la­mos se­rán reali­da­des con­cre­tas só­lo si per­mi­ti­mos que el men­sa­je de la Bi­blia obre en ca­da in­di­vi­duo y ca­da fa­mi­lia ejer­cien­do

in­fluen­cia po­si­ti­va en la Na­ción. – Que se­gui­re­mos tra­ba­jan­do pa­ra que la Bi­blia, Pa­la­bra del Dios eterno, siem­pre in­te­gra­da al tiem­po, es­té dis­po­ni­ble pa­ra ca­da ha­bi­tan­te del sue­lo ar­gen­tino y pa­ra que me­dian­te la in­ter­ac­ción con­ti­nua con sus pá­gi­nas su men­sa­je redentor nos ilu­mi­ne.

La de­cla­ra­ción fue leí­da por el pre­si­den­te de la SBA, Raúl Scia­lab­ba, du­ran­te un con­cu­rri­do ac­to con mo­ti­vo del Día Na­cio­nal de la Bi­blia – que se celebra el cuar­to do­min­go de sep­tiem­bre–, que CEICA y la Sociedad Bí­bli­ca Ar­gen­ti­na rea­li­za­ron en el au­di­to­rio del Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res y Cul­to. Con el le­ma “La Bi­blia en el Bi­cen­te­na­rio: su in­fluen­cia, vi­gen­cia y pro­yec­ción”, el en­cuen­tro pa­ten­ti­zó el gra­do de desa­rro­llo del ecu­me­nis­mo en el país. En la oca­sión se pre­sen­ta­ron las con­clu­sio­nes del tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción so­bre “El rol y la inf luen­cia de la Bi­blia en la cul­tu­ra ar­gen­ti­na”, he­cho con el Se­mi­na­rio In­ter­na­cio­nal Teo­ló­gi­co Bautista.

El ora­dor fue el pas­tor Sal­va­dor De­llu­tri, quien –tras re­cor­dar que la Ar­gen­ti­na na­ció ba­jo el signo de la fe cris­tia­na– ad­vir­tió que “las cri­sis so­cia­les, po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas que nos afec­tan son el re­sul­ta­do de una pro­fun­da con­fu­sión mo­ral y es­pi­ri­tual. He­mos ig­no­ra­do y me­nos­pre­cia­do nues­tras raí­ces es­pi­ri­tua­les. La Bi­blia, tal co­mo lo se­ña­la­ba En­ri­que San­tos Dis­cé­po­lo, el bar­do por­te­ño, llo­ra su aban­dono jun­to al ca­le­fón”.

Las cri­sis que afec­tan a nues­tra pa­tria son por una con­fu­sión mo­ral y es­pi­ri­tual; he­mos ig­no­ra­do y me­nos­pre­cia­do nues­tras raí­ces re­li­gio­sas”. Pas­tor Sal­va­dor De­llu­tri

AR­CHI­VO

La Bl­blia. El li­bro más ven­di­do de la his­to­ria se lee po­co en el país y se lo asu­me me­nos.

Ecu­mé­ni­co. Re­pre­sen­tan­tes de los prin­ci­pa­les cul­tos cris­tia­nos du­ran­te el ac­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.