Lec­cio­nes y mo­ra­le­jas que brin­da la Hé­gi­ra

La emi­gra­ción del Men­sa­je­ro de Alá de La Me­ca a Me­di­na res­ca­ta va­lo­res co­mo el com­pa­ñe­ris­mo sin­ce­ro, la va­len­tía y la her­man­dad, aún vi­gen­tes.

Clarin - Valores Religiosos - - VALORES RELIGIOSOS - Fi­ras El­sa­yer Centro Is­lá­mi­co de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na

Días pa­sa­dos re­cor­da­mos la emi­gra­ción del Men­sa­je­ro de Alá de la ciu­dad sa­gra­da de Me­ca ha­cia la de Me­di­na. Es­te im­por­tan­te acon­te­ci­mien­to en la his­to­ria del Is­lam, co­no­ci­do co­mo la Hé­gi­ra, nos obli­ga a de­te­ner­nos y re­fle­xio­nar so­bre va­rios as­pec­tos en es­te nuevo año –1438– que aca­ba de co­men­zar.

La Hé­gi­ra no es un sim­ple he­cho his­tó­ri­co sino que es­tá lle­na de lec

cio­nes y mo­ra­le­jas. Son fuen­te de fe y re­ve­ren­cia a Dios To­do­po­de­ro­so y ejem­plos a se­guir pa­ra los cre­yen­tes. Hay en­se­ñan­zas de com­pa­ñe­ris­mo sin­ce­ro, de va­len­tía, her­man­dad y mu­chos va­lo­res que con­ti­núan has­ta nues­tros días. Y es, ade­más, un re­cor­da­to­rio pa­ra ca­da uno de los mu­sul­ma­nes de có­mo re­vi­vió el Is­lam en la pe­nín­su­la ará­bi­ga, ha­ce 14 si­glos.

Aho­ra es­ta­mos go­zan­do nues­tra fe, es­ta­mos dis­fru­tan­do de una re­li­gión com­ple­ta y be­lla, uni­ver­sal y ge­ne­ro­sa, de igual­dad y to­le­ran­cia gra­cias a ese mo­men­to cru­cial en la vi­da del Pro­fe­ta.

Eran los tiem­pos en los que la tri­bu Qu­raish, go­ber­nan­te de La Me­ca, se en­fren­tó al Men­sa­je­ro con to­da su fuer­za po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y so­cial pa­ra im­pe­dir su pré­di­ca. Ha­bían con­fa­bu­la­do con­tra él, co­mo des­cri­be el Co­rán: [ Y cuan­do los que se ne­ga­ron a creer ur­die­ron con­tra ti pa­ra cap­tu­rar­te, ma­tar­te o ex­pul­sar­te. Ellos ma­qui­na­ban, pe­ro Alá tam­bién lo hi­zo, y El es el me­jor de los que ma­qui­nan] 8:30. Ha­bían ofre­ci­do al­tas su­mas de di­ne­ro a quien cap­tu­ra­se a Muham­mad, vi­vo o muer­to. Fue en­ton­ces cuan­do de­ci­de em­pren­der la emi­gra­ción jun­to a su más cer­cano ami­go, AbuBakr Al-Sid­díq.

Pa­ra en­ton­ces ya ha­bían emi­gra­do ca­si to­dos los mu­sul­ma­nes y a pe­sar de que sa­lir con el Men­sa­je­ro re­pre­sen­ta­ba un ries­go de ser asesinado, Abubakr lo acom­pa­ña sin­tien­do que ha si­do el hom­bre más hon­ra­do de la his­to­ria. Po­ne a su dis­po­si­ción sus ri­que­zas y pi­de a sus hi­jos que lo asis­tan, co­mo si al­can­za­ra a ver la tras­cen­den­cia de ese em­pren­di­mien­to y el im­pac­to que ten­dría más ade­lan­te en la his­to­ria de la ci­vi­li­za­ción is­lá­mi­ca, pa­ra los mu­sul­ma­nes y el mun­do en­te­ro. Aque­llos días di­fí­ci­les vie­ron al Men­sa­je­ro pa­sar por mu­chas pe­nu­rias y di­fi­cul­ta­des en su es­fuer­zo por lle­var el men­sa­je cris­ta­lino y pu­ro del Is­lam. Se vio for­za­do a de­jar su que­ri­da ciu­dad a cau­sa de la inevi­ta­ble ex­pul­sión de su gen­te, de sus se­gui­do­res.

El Co­rán di­ce: […y quien sal­ga de su ho­gar, mi­gran­do ha­cia (la com­pla­cen­cia) de Allah y su Men­sa­je­ro, y en­cuen­tre la muer­te (en el ca­mino), en­ton­ces la re­com­pen­sa de Allah pa­ra él se ha he­cho una reali­dad. Es cier­to que Allah es Per­do­na­dor, Mi­se­ri­cor­dio­so.] 4:100.

Y di­jo el Pro­fe­ta Muham­mad: “No ce­sa­rá la emi­gra­ción sino has­ta que ce­se de (acep­tar­se) el arrepentimiento, y és­te no de­ja­rá de ser acep­ta­do sino has­ta cuan­do el Sol sal­ga por el po­nien­te (se­ñal del fin del mun­do)”.

El se­gun­do ca­li­fa del Is­lam, Omar bin Al-Jat­tab­ya, lo ha­bía vis­to co­mo el even­to cru­cial en vi­da del Pro­fe­ta, pro­cu­ran­do la con­ta­bi­li­za­ción de nues­tro ca­len­da­rio lu­nar is­lá­mi­co des­de el año de es­ta emi­gra­ción. Así es que se re­fu­gian en una cue­va en las afue­ras de esa ciu­dad. Qu­raish les ras­trea has­ta que dan con la en­tra­da del es­con­di­te y AbuBakr se preocupa y te­me no por él sino por el Men­sa­je­ro de Alá. El Pro­fe­ta le di­ce a su ami­go: “No te­mas, Alá es­tá con no­so­tros. Y ha­bla de esos mo­men­tos el Co­rán: [… y si vo­so­tros no le ayu­dáis, es cier­to que Allah ya lo ha­bía ayu­da­do cuan­do le ha­bían echa­do los in­cré­du­los, y es­ta­ba otro con él. Es­tan­do am­bos en la cue­va le di­jo a su com­pa­ñe­ro: no te en­tris­tez­cas, por­que en ver­dad que Allah es­tá con no­so­tros. En­ton­ces Allah hi­zo des­cen­der so­bre él Su so­sie­go, le ayu­dó con ejér­ci­tos que no veías e hi­zo que la pa­la­bra de los que se ne­ga­ban a creer fue­ra la más ba­ja; y es cier­to que la Pa­la­bra de Allah es la más al­ta …] 9:40.

Y así son sal­va­dos por la gra­cia de Dios y pa­ra cum­plir con el De­cre­to Di­vino pa­ra es­ta gran fe; y di­ri­gién­do­se el Men­sa­je­ro de Dios a la sa­gra­da Me­ca di­jo: “Ju­ro por Aquel en cu­ya Mano es­tá mi al­ma que eres la ciu­dad más ama­da por Dios y por mi co­ra­zón; y de no ser por­que tu gen­te me ha ex­pul­sa­do, no hu­bie­se sa­li­do de ti”.

Re­fe­ren­cia. El ca­len­da­rio lu­nar que uti­li­zan los mu­sul­ma­nes ri­ge a par­tir de la Hé­gi­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.