UN HÉ­ROE QUE DE­RRI­BA PRE­JUI­CIOS

La his­to­ria del imán de la mez­qui­ta de Pa­rís que sal­vó a ju­díos del na­zis­mo.

Clarin - Valores Religiosos - - Front Page - Ri­car­do H. Elía Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

En ma­yo de 1940, Fran­cia fue ocu­pa­da por los na­zis. Un go­bierno fran­cés co­la­bo­ra­cio­nis­ta se ins­ta­ló en Vichy. El ré­gi­men de es­ta ciu­dad tra­ba­jó co­do a co­do con los na­zis e in­me­dia­ta­men­te co­men­zó a pro­mo­ver le­yes con­tra los ju­díos.

La po­li­cía de Vichy des­en­ca­de­nó una se­rie de re­da­das y arres­tos. Nu­me­ro­sos ju­díos de am­bos se­xos y de to­das las eda­des fue­ron en­via­dos a cam­pos de con­cen­tra­ción ates­ta­dos, don­de se vie­ron obli­ga­dos a vi­vir en con­di­cio­nes in­fra­hu­ma­nas. El más co­no­ci­do de es­tos trá­gi­cos epi­so­dios fue la Re­da­da del Ve­ló­dro­mo de In­vierno. El 16 de ju­lio de 1942, a las cua­tro de la ma­dru­ga­da, 12.884 ju­díos fue­ron arres­ta­dos (4.051 ni­ños; 5.802 mu­je­res; 3.031 hombres) en Pa­rís. Es­ta re­da­da re­pre­sen­tó más de una cuar­ta par

te de los 42.000 ju­díos fran­ce­ses que fue­ron en­via­dos al cam­po de la muer­te de Ausch­witz en 1942, de los cua­les só­lo 811 re­gre­sa­rían al tér­mino de la gue­rra.

En aque­llos días acia­gos, la Gran Mez­qui­ta de Pa­rís, cen­tro de la co­mu­ni­dad mu­sul­ma­na en Fran­cia, se con­vir­tió en un oa­sis se­gu­ro en la ur­be. Cons­trui­da se­gún los pa­rá­me­tros de la ar­qui­tec­tu­ra is­lá­mi­ca ma­rro­quí, fue inaugurada en 1926 en el Ba­rrio La­tino, en la fa­mo­sa “ori­lla iz­quier­da del Se­na”.

Al co­men­zar la Se­gun­da Gue­rra, su rec­tor era el sheij ar­ge­lino Si Kad­dour Beng­ha­brit (1868-1954), un hom­bre sa­bio y mo­derno que fre­cuen­ta­ba cen­tros cul­tu­ra­les y ca­fés li­te­ra­rios, apo­da­do “el mu­sul­mán más pa­ri­sino”.

En sep­tiem­bre de 1940, tres me­ses des­pués del es­ta­ble­ci­mien­to del ré­gi­men cri­mi­nal que so­fo­ca­ba a Fran­cia, los na­zis y el go­bierno de Vichy co­men­za­ron a sos­pe­char que la gen­te de la mez­qui­ta es­ta­ba ayu­dan­do a los ju­díos. Es­ta si­tua­ción co­lo­có al rec­tor en una po­si­ción muy pe­li­gro­sa, pe­ro no lo­gró inti

mi­dar­lo. Por en­ton­ces, Sa­lim Ha­li­li (1920-2005), un jo­ven ju­dío ar­ge­lino que ha­bía lle­ga­do a Pa­rís a la edad de ca­tor­ce años pa­ra apren­der el ofi­cio de can­tan­te, se en­con­tra­ba de­ses­pe­ra­do y bus­có re­fu­gio en la mez­qui­ta. Si Kad­dour Beng­ha­brit le otor­gó sin va­ci­lar un cer­ti­fi­ca­do que acre­di­ta­ba que su abue­lo se ha­bía con­ver­ti­do al Is­lam. El rec­tor in­clu­so hi­zo co­lo­car se­cre­ta­men­te una lá­pi­da en el ce­men­te­rio is­lá­mi­co don­de fi­gu­ra­ba el nom­bre de la fa­mi­lia de Sa­lim, es­pe­ran­do con­ven­cer a los na­zis de que és­te era mu­sul­mán. Es­ta tra­di­ción no era nue­va. Los ju­díos y mu­sul­ma­nes del Nor­te de Afri­ca ha­bían apren­di­do a ser her­ma­nos a lo lar­go de 14 si­glos, ayu­dán­do­se en los mo­men­tos di­fí­ci­les.

Sa­lim Ha­li­li lo­gró so­bre­vi­vir du­ran­te el res­to de la gue­rra den­tro de la mez­qui­ta apa­ren­tan­do ser mu

sul­mán. Otros cien ju­díos de dis­tin­tas na­cio­na­li­da­des re­ci­bie­ron ayu­da del rec­tor y sal­va­ron sus vi­das. Por eso, des­pués de la li­be­ra­ción, el imán Si Kad­dour Beng­ha­brit fue con­de­co­ra­do con la Gran Cruz de la Le­gión de Ho­nor.

En 2008 se pu­bli­có el li­bro La Gran Mez­qui­ta de Pa­rís: Una his­to­ria de có­mo los mu­sul­ma­nes res­ca­ta­ron a los ju­díos du­ran­te el Ho­lo­caus­to, es­cri­to por Ka­ren Gray Rue­lle y De­bo­rah Dur­land DeSaix. Y en 2011 se es­tre­nó una pe­lí­cu­la fran­ce­sa, Los

Hombres Li­bres, del di­rec­tor fran­co- ma­rro­quí Is­maël Fe­rrouk­hi, don­de se des­ta­ca el pro­ta­go­nis­mo del rec­tor de la mez­qui­ta, in­ter­pre­ta­do por el co­no­ci­do ac­tor fran­cés Michael Lons­da­le.

ARCHIVO

Ba­rrio La­tino. La Gran Mez­qui­ta de Pa­rís fue inaugurada en 1926 en la fa­mo­sa “ori­lla iz­quier­da del Se­na”.

Imán. Si Kad­dour Beng­ha­brit.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.