Puntos de con­tac­to en­tre lo kos­her y el ve­ga­nis­mo

Las pres­crip­cio­nes die­té­ti­cas del ju­daís­mo es­ta­ble­cen lí­mi­tes pa­ra el con­su­mo de car­ne.

Clarin - Valores Religiosos - - Judios - Ra­bino Da­niel Gold­man Co­mu­ni­dad Bet El

El ve­ga­nis­mo es una prác­ti­ca que in­di­ca abs­te­ner­se de la uti­li­za­ción y con­su­mo de pro­duc­tos e in­su­mos de otras es­pe­cies ani­ma­les. Los mo­ti­vos pue­den ser éti­cos (el res­pe­to a los de­más ani­ma­les), eco­ló­gi­cos (por ser per­ju­di­cial pa­ra el me­dio am­bien­te) o die­té­ti­cos (o es­tric­ta­men­te ve­ge­ta­ria­nos: los ve­ga­nos con­si­de­ran per­ju­di­cial pa­ra la sa­lud el con­su­mir cual­quier ti­po de car­ne y pro­duc­tos de ori­gen ani­mal, co­mo los hue­vos, la le­che o la miel).

En la par­ti­ci­pa­ción de es­ta prác­ti­ca hay quie­nes en­con­tra­ron puntos de con­tac­to con lo

kos­her (las pres­crip­cio­nes die­té­ti­cas que es­ta­ble­ce el ju­daís­mo). A tal pun­to que en los Es­ta­dos Uni­dos se creó el Je­wish Veg (ve­ga­nis­mo ju­dío), una or­ga­ni­za­ción que tie­ne co­mo fi­na­li­dad la di­fu­sión de es­ta prác­ti­ca de ali­men­ta­ción den­tro de la co­lec­ti­vi­dad ju­día.

En un ar­tícu­lo apa­re­ci­do en la pres­ti­gio­sa re­vis­ta Tik­kun, Jef­frey Cohan, quien se pre­sen­ta co­mo di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Je­wish Veg, pu­bli­ca al­gu­nos de los prin­ci­pios y puntos de con­tac­to con lo kos­her.

Des­ta­ca Cohan que cuan­do se tra­ta de al­go tan fun­da­men­tal co­mo la for­ma en que co­me­mos, la To­rá ex­pre­sa las in­ten­cio­nes de Dios. Gé­ne­sis 1:29 trans­cri­be la pri­me­ra con­ver­sa­ción con Adán y Eva, en la que el Eterno les in­di­ca que los ali­men­tos a ba­se de plan­tas son su­yos pa­ra co­mer.

Tam­bién Dios en­tre­gó una die­ta ve­ge­ta­ria­na en el de­sier­to (se­gún el li­bro de Exo­do): el ma­ná. Y a ries­go de ser re­dun­dan­te, la Bi­blia des­cri­be dos ve­ces el con­su­mo de car­ne co­mo ema­nan­do de la lu­ju­ria hu­ma­na (Nú­me­ros 11:34 y Deu­te­ro­no­mio 12:20).

Las le­yes kos­her en Le­ví­ti­co ob­via­men­te per­mi­ten ma­tar ani­ma­les pa­ra co­mer, pe­ro co­lo­can lí­mi­tes y con­di­cio­nes al­ta­men­te res­tric­ti­vas pa­ra su con­su­mo. Por ejem­plo, los cer­dos y los ma­ris­cos es­tán fue­ra de los lí­mi­tes, la car­ne no se pue­de ser­vir con pro­duc­tos lác­teos e in­clu­so al­gu­nas par­tes de una va­ca no son

kos­her. Y por el con­tra­rio, to­das las fru­tas, verduras, gra­nos, nue­ces y le­gum­bres es­tán per­mi­ti­dos. Se­gún Cohan, las le­yes kos­her no son del to­do mis­te­rio­sas: ma­ni­fies­tan cla­ra­men­te cons­ter­na­ción mo­ral so­bre la ma­tan­za de ani­ma­les.

Con­clu­ye Cohan que en el Shul­jan Aruj, el ma­yor có­di­go le­gal de la cultura is­rae­li­ta –es­cri­to en el si­glo XVI–, no só­lo se nos prohí­be in­fli­gir do­lor a los ani­ma­les sino tam­bién se nos obli­ga a ali­viar su su­fri­mien­to. En los fri­go­rí­fi­cos, de los que pro­vie­ne más del 90 por cien­to de la car­ne kos­her, se ha­ce una bur­la de es­tas her­mo­sas en­se­ñan­zas. En con­se­cuen­cia, al­gu­nos ra­bi­nos han afir­ma­do que to­da la car­ne de­be ser con­si­de­ra­da “no kos­her”, de­bi­do al mar­ca­do con­tras­te en­tre las prác­ti­cas con­tem­po­rá­neas de la ga­na­de­ría y la ley ju­día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.