Re­fle­xio­nar pa­ra en­ten­der qué nos pa­sa y co­rre­gir los erro­res

Clarin - Valores Religiosos - - Islamicos - Fi­ras El­sa­yer Cen­tro Is­lá­mi­co de la Rep. Ar­gen­ti­na

Es ne­ce­sa­rio sa­car pro­ve­cho del día a día. En es­ta vi­da nun­ca hay que de­jar­se en­ga­ñar por la va­ni­dad. El tiem­po va trans­cu­rrien­do con sus no­ches, días y ho­ras. Los acon­te­ci­mien­tos se su­ce­den y uno no sa­be ha­cia dón­de se va di­ri­gien­do ni lo que le guar­da Dios en es­ta eta­pa de la vi­da. Di­ce el Al­tí­si­mo en el Co­rán: “Só­lo Dios sa­be cuán­do lle­ga­rá la ho­ra [el Día del Jui­cio], cuán­do ha­rá des­cen­der la llu­via y qué hay en los vien­tres ma­ter­nos; y na­die sa­be qué le de­pa­ra­rá el día si­guien- te ni en qué tie­rra ha de mo­rir”.

Por eso, es ne­ce­sa­rio que re­fle­xio­ne­mos cui­da­do­sa­men­te y nos apro­vi­sio­ne­mos de pers­pi­ca­cia pa­ra sa­car pro­ve­cho de lo que nos ocu­rre día a día, y al fi­na­li­zar una eta­pa lle­gar a nues­tras con­clu­sio­nes y, por su­pues­to, pro­po­ner­nos co­rre­gir el error.

No hay que de­jar­se en­ga­ñar por la va­ni­dad de es­ta vi­da por­que es una mo­ra­da de can­san­cio y aflic­cio­nes, no de per­pe­tui­dad ni de es­ta­bi­li­dad. In­ten­te­mos te­ner una vi­sión

más am­plia y tran­si­te­mos por el ca­mino de los que in­ten­tan con­tri­buir con el bien, la bue­na pa­la­bra, el con­se­jo y la obra de ca­ri­dad –que es luz– pa­ra que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes sean más vir­tuo­sas, más pia­do­sas, con me­jo­res cua­li­da­des. No nos de­je­mos lle­var por la pa­la­bra va­cía, la obra he­cha por os­ten­ta­ción, ni la falsa ado­ra­ción que se ha­ce por hi­po­cre­sía. Di­ce Dios en el Co­rán: “La vi­da de es­te mun­do no es más que jue­go y dis­trac­ción, pe­ro la mo­ra­da de la Otra Vi­da es me­jor pa­ra los que se guar­dan. ¿No van a ra­zo­nar?” (6:32).

Es­te con­ti­nuo lla­ma­do a la re­fle­xión al ser hu­mano en ge­ne­ral, y al lec­tor com­pren­si­vo en par­ti­cu­lar, es un in­vi­ta­ción a uti­li­zar es­ta in­men­sa Gra­cia que nos otor­ga el Crea­dor y que es “la ra­zón”.

Los días van dis­cu­rrien­do rá­pi­da­men­te y ha­cen que to­do es­té compu­tado en nues­tro fa­vor o en con­tra, ya que nues­tro tiem­po va ter­mi­na­do sin ha­ber­nos pre­pa­ra­do co­mo se de­be pa­ra el Fi­nal. ¿Qué es lo que real­men­te he­mos he­cho pa­ra ese úl­ti­mo día? ¿Con qué obra ter­mi­na­rá nues­tro tiem­po? ¿Una obra bue­na o ma­la? ¿Y de qué ma­ne­ra ire­mos al en­cuen­tro de Dios?

No nos de­je­mos se­du­cir por la in­fi­ni­ta pa­cien­cia que tie­ne Dios pa­ra con no­so­tros. Que nues­tra vi­da no nos dis­trai­ga de lo que real­men­te de­be­mos ha­cer pa­ra la Otra Vi­da. Que la ru­ti­na dia­ria no nos do­mi­ne ya que nos di­ce: “Y si Dios to­ma­ra en cuen­ta a los hombres por sus in­jus­ti­cias no de­ja­ría so­bre ella (la tie­rra) nin­gún ser vi­vien­te. Sin em­bar­go, los de­ja has­ta un pla­zo fi­ja­do. Pe­ro cuan­do les lle­ga su pla­zo no se les re­tra­sa ni se les ade­lan­ta una so­la ho­ra” (16:61).

Pe­ro co­mo se­res hu­ma­nos, mu­chas ve­ces no re­fle­xio­na­mos so­bre el al­can­ce de las pa­la­bras di­vi­nas. Sin du­da, po­de­mos ser al­can­za­dos por la Mi­se­ri­cor­dia y ben­di­ción de Dios, pe­ro de­be­mos es­tar pre­ca­vi­dos mien­tras la co­rrup­ción car­co­me nues­tro te­ji­do so­cial, vol­vien­do a ana­li­zar Sus pa­la­bras, y sa­ber que de­be­mos ser pro­ta­go­nis­tas de ese cam­bio de ac­ti­tud or­de­nan­do el bien y abs­te­nién­do­nos del mal. Di­ce en el Co­rán: “Pa­ra que de vo­so­tros sur­ja una co­mu­ni­dad que lla­me al bien, or­de­ne lo re­co­no­ci­do e im­pi­da lo re­pro­ba­ble. Esos son los que co­se­cha­rán el éxi­to” (3:104). “Los que se vuel­ven des­pués del error, los que ado­ran, los que ala­ban, los que ayu­nan, los que se in­cli­nan, los que se pos­tran, los que or­de­nan lo re­co­no­ci­do co­mo bueno y los que im­pi­den lo re­pro­ba­ble y los que guar­dan los lí­mi­tes de Dios” (9:112).

Ca­da eta­pa lle­ga a su tér­mino pe­ro la pre­gun­ta in­sis­ten­te es có­mo

se­rá ese Fi­nal. En qué con­di­ción ire­mos a la si­guien­te eta­pa pa­ra que nos juz­gue por to­da una vi­da y por lar­gos años en los que hu­bo co­sas bue­nas y ma­las: “Y el que ha­ya he­cho el pe­so de una briz­na de bien, lo ve­rá; y el que ha­ya he­cho el pe­so de una briz­na de mal, lo ve­rá” (99:78). “Y se co­lo­ca­rá el li­bro, en­ton­ces ve­réis a los que ha­yan he­cho el mal ate­mo­ri­za­dos por lo que pue­da con­te­ner. Di­rán: ¡Ay de no­so­tros! ¿Qué tie­ne es­te li­bro que no de­ja na­da ni pe­que­ño ni gran­de sin men­cio­nar? Y en­con­tra­rán de­lan­te lo que hi­cie- ron. Tu Se­ñor no vas a tra­tar in­jus­ta­men­te a na­die” (18:49).

Así, de­be­mos re­con­si­de­rar nues­tra si­tua­ción, ya que es­ta­mos en es­ta eta­pa de la vi­da por­que no sa­bre­mos cuán­do se­rá la par­ti­da. Apro­ve­che­mos la oca­sión an­tes de que to­do lle­gue a su fin. Pues el Pro­fe­ta di­jo: “Apro­ve­cha cin­co an­tes de cin­co: tu ju­ven­tud an­tes de tu ve­jez, tu sa­lud an­tes de tu en­fer­me­dad, tu ri­que­za an­tes de tu po­bre­za, tu tiem­po li­bre an­tes de que es­tés ocu­pa­do y tu vi­da an­tes de tu muer­te”.

Sin du­da, co­mo se­res hu­ma­nos po­de­mos ser al­can­za­dos por la ben­di­ción de Dios.

ARCHIVO

Sa­bi­du­ría. El Co­rán in­vi­ta a uti­li­zar la in­men­sa Gra­cia que otor­ga el Crea­dor y que es “la ra­zón”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.