La des­na­tu­ra­li­za­ción de la Na­vi­dad

La fies­ta por el na­ci­mien­to de Je­sús, ocu­rri­do en un con­tex­to más que aus­te­ro, pa­só a ser una ce­le­bra­ción con­su­mis­ta. Pe­ro las co­sas no su­plen la fal­ta de afec­to.

Clarin - Valores Religiosos - - Entre El Cielo Y La Tierra - Pbro. Gui­ller­mo Mar­có Sa­cer­do­te ar­qui­dió­ce­sis de Bs. As.

En las na­vi­da­des de mi in­fan­cia, más allá de que la gen­te fue­se más o me­nos re­li­gio­sa, ha­bía un cli­ma de pre­pa­ra­ción festivo, de ale­gría y de de­seos de paz y fra­ter­ni­dad ex­pre­sa­dos en tar­je­tas, lla­ma­dos y vi­si­tas. Hoy, en cam­bio, pa­re­cie­ra que di­ciem­bre se vol­vió un mes don­de los ma­los tra­tos, las ac­ti­tu­des vio­len­tas, el mie­do y el sa­queo ex­pre­san lo peor de no­so­tros y no, pre­ci­sa­men­te, nues­tros bue­nos de­seos. En me­dio de una sen­sa­ción de in­de­fen­sión, pro­duc­to de un Es­ta­do mu­chas ve­ces au­sen­te, emer­ge la jus­ti­cia por mano pro­pia y, en fin, una si­tua­ción anár­qui­ca en la que se im­po­ne el to­dos con­tra to­dos. Las pro­tes­tas por ra­zo­nes va- le­de­ras no tie­nen en cuen­ta a los de­más. Por ca­so, la re­cien­te muer­te por elec­tro­cu­ción de un tra­ba­ja­dor del sub­te por­te­ño -a cu­yos fa­mi­lia­res les ha­go lle­gar mis sen­ti­das con­do­len­cias- de­ri­vó en pa­ro que per­ju­di­có a un mi­llón de per­so­nas que iban a tra­ba­jar.

Pa­re­cie­ra que la úni­ca ma­ne­ra de pre­pa­rar­se pa­ra la Na­vi­dad es ejer­cien­do la pa­cien­cia. Sin em­bar­go, la reali­dad que ro­deó al na­ci­mien­to de Je­sús tam­po­co fue fá­cil. Ma­ría y Jo­sé só­lo que­rían vi­vir ese mo­men­to en la paz de su ca­sa en Na­za­reth. Pe­ro la de­ci­sión de ha­cer un cen­so de un go­ber­nan­te le­jano - Cé­sar Au­gus­to- los em­pu­jó al ries­go de los ca­mi­nos inseguros, le­jos de su ho­gar, pa­ra ir a la ciu­dad de Jo­sé: Be­lén. No ha­bía ma­ne­ra de anun­ciar su lle­ga­da y pedir que les pre­pa­ra­ran un lu­gar. So­lo via­ja­ban con po­cas co­sas y con su es­pe­ran- za pues­ta en Dios.

Al lle­gar, las puer­tas se ce­rra­ron. Aun­que el Evan­ge­lio no lo di­ga, lo nor­mal es que ha­yan acu­di­do pri­me­ro a la ca­sa de los pa­rien­tes, pe­ro allí no ha­bía lu­gar … Jo­sé ter­mi­nó pi­dién­do­lo en la po­sa­da, un si­tio pa­ra via­je­ros. La ho­ra se acer­ca­ba y Dios guar­da­ba si­len­cio. Qué di­fí­cil le ha­brá si­do a San Jo­sé en­ten­der la Pro­vi­den­cia Di­vi­na: “¿Jus­to en es­ta no­che te­ne­mos que es­tar fue­ra de ca­sa? ¡Si es tu hi­jo el que va a na­cer, da­nos un lu­gar digno pa­ra que sea po­si­ble!”. Has­ta que apa­re­ce un lu­gar: “¿Un pe­se­bre de ani­ma­les? ¿Se­rá es­to lo que quie­re Dios?”

¿En qué mo­men­to de­for­ma­mos tan­to es­ta fies­ta? ¿Cuál fue la par­te que no en­ten­di­mos? Dios vie­ne al mun­do tem­blan­do de frío, ca­si a la in­tem­pe­rie, sin na­da. ¿Có­mo trans­for­ma­mos es­te acontecimiento en la fies­ta del con­su­mo de­sen­fre­na- do? En Na­vi­dad ten­go que te­ner de to­do: co­mi­da y re­ga­los ma­te­ria­les, y si no lo ten­go lo pi­do con vio­len­cia, y si no me lo dan lo ro­bo. Es­to es más in­cohe­ren­te que la se­ño­ri­ta pe­chu­go­na del ca­len­da­rio ves­ti­da de Pa­pá Noel. Es­te con­su­mis­mo se nos co­ló en el al­ma.

El men­sa­je de la Na­vi­dad es que se pue­de pres­cin­dir de to­do en la vi­da me­nos del amor. Las fies­tas de los ri­cos no son ne­ce­sa­ria­men­te más ale­gres si se vi­ven en una fa­mi­lia desuni­da. Las co­sas no lle­nan la au­sen­cia de afec­to. Tam­po­co se dig­ni­fi­ca la me­sa del pobre si se la lle­nó con vio­len­cia y ro­bo. Na­vi­dad es re­cor­dar que Je­sús vino pa­ra to­dos, en par­ti­cu­lar pa­ra los más po­bres, en un con­tex­to muy pre­ca­rio, pu­dien­do ha­cer­lo de otro mo­do. Pe­ro él no se nie­ga a na­die que quie­ra re­ci­bir­lo con un co­ra­zón pa­ci­fi­ca­do y po­bre­za de es­pí­ri­tu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.