Sím­bo­lo de Pe­saj

La sig­ni­fi­ca­ción del pan ázi­mo, ca­rac­te­rís­ti­co de la ce­le­bra­ción de la Pas­cua He­brea.

Clarin - Valores Religiosos - - FRONT PAGE - Tz­vi bar Itz­jak Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Des­de el atar­de­cer del lu­nes pa­sa­do, y du­ran­te ocho días, el pue­blo ju­dío fes­te­ja el Pe­saj o Pas­cua He­brea. El sím­bo­lo más co­no­ci­do de es­ta ce­le­bra­ción es el pan ázi­mo, lla­ma­do en el idio­ma bí­bli­co “Mat­zah”. Se tra­ta de una es­pe­cie de ga­lle­ta he­cha de ha­ri­na y agua. No lle­va nin­gún ti­po de le­va­du­ra y se con­su­me usual­men­te co­mo sus­ti­tu­to del pan, es­te úl­ti­mo ve­da­do du­ran­te to­da la se­ma­na. No con­tie­ne acei­te, ni sal o azú­car, ni pro­duc­tos quí­mi­cos, ni adi­ti­vos que la ha­gan fer­men­tar. Pa­ra di­fe­ren­ciar su gus­to en la in­ges­ta, al­gu­nas con­gre­ga­cio­nes tie­nen la cos­tum­bre de no co­mer mat­zah du­ran­te los quin­ce días que pre­ce­den la fies­ta, otras co­mu­ni­da­des du­ran­te el mes pre­vio y al­gu­nas de­ci­den sim­ple­men­te no co­mer­la du­ran­te el res­to del año.

La To­rá ca­li­fi­ca la mat­zah co­mo “le­jem-oni”, el pan de la po­bre­za o aflic­ción. Es­to se de­be a que es un ali­men­to su­ma­man­te sim­ple. Tal lu­gar dis­tin­gui­do y ca­rac­te­rís­ti­co ocu­pa el ri­tual que al fes­te­jo tam­bién se lo co­no­ce co­mo “jag-ha­mat­zot”, la fies­ta del mat­zah.

El Zohar, li­bro de la an­ti­gua fuen­te de la mís­ti­ca ju­día, se re­fie­re a mat­zah co­mo el pan de la fe. ¿Cuál es la re­la­ción en­tre mat­zah y fe? Cuan­do los ju­díos fi­nal­men­te se mar­cha­ron de Egip­to, sa­lie­ron con tan­ta pri­sa que no tu­vie­ron tiem­po si­quie­ra de pre­pa­rar pro­vi­sio­nes pa­ra el via­je. Hor­nea­ron apre­su­ra­da­men­te sus po­cos pa­nes en le­va­du­ra, los que que­da­ron co­ci­dos de for­ma pla­na y cir­cu­lar. Y nin­gún miem­bro de la grey se que­jó an­te Moi­sés adu­cien­do no te­ner pro­vi­sio­nes pa­ra el éxo­do. To­do el pue­blo re­co­gió su pan sin leu­dar y se des­pla­zó rá­pi­da­men­te. Es­to re­fle­ja la pro­fun­da con­fian­za en Moi­sés y en Dios, que al en­co­men­dar­se sin su­mi­nis­tros sa­bían que no mo­ri­rían de ham­bre en el de­sier­to. En de- fi­ni­ti­va, la mat­zah re­pre­sen­ta la ab­so­lu­ta creen­cia en la con­ten­ción divina, y en la en­tre­ga in­con­di­cio­nal a la pro­me­sa de que El Se­ñor cum­pli­rá con sus obli­ga­cio­nes. Pe­ro hay una con­tra­par­ti­da en la con­fian­za: la que se co­lo­ca co­mo con­tra­pe­so, el deber de cum­plir nues­tra par­te del acuer­do obe­de­cien­do aque­llo que El nos ha pe­di­do que ha­ga­mos.

En la teo­lo­gía he­brea, la fe no es­tá ba­sa­da en una ela­bo­ra­ción in­te­lec­tual en­tra­ma­da en el co­no­ci­mien­to y la ra­zón, sino que se sus­ten­ta en una alian­za de sen­ti­mien­tos mu­tuos. Dios y el pue­blo, y vi­ce­ver­sa. Lue­go se le po­drá aña­dir la eru­di­ción y la ins­truc­ción, pe­ro ellas no son re­qui­si­tos. A es­te sal­to de fe, los maes­tros ra­bí­ni­cos de­no­mi­na­ron “la sim­ple­za”, sim­bo­li­za­da en la ma­te­ria pri­ma que for­ma la mat­zah.

Cuan­do re­co­no­ce­mos que nin­gún ser hu­mano pue­de com­pren­der o en­ten­der to­tal­men­te a Dios y Su obra, y ad­ver­ti­mos que Su ser y Su sa­bi­du­ría son in­fi­ni­ta­men­te ma­yo­res que la nues­tra, tra­du­ci­mos nues­tra im­pre­sión en fir­me creen­cia. Esa creen­cia es pu­ra, sen­ci­lla y hu­mil­de. Co­mo el em­ble­ma del pan ázi­mo, el más mo­des­to de los pa­nes; que no po­see un sa­bor re­fi­na­do, ni un de­li­cio­so aro­ma co­mo los mu­chos ti­pos de ma­sas dis­po­ni­bles en el mer­ca­do. En es­te sen­ti­do, el sig­ni­fi­ca­do de la mat­zah es el de vi­vir sin aña­dir lo su­per­fluo, o sea sin en­grei­mien­to.

Y así co­mo la mat­zah cons­ti­tu­ye un ali­men­to fí­si­co pri­mor­dial, la fe es el ali­men­to es­pi­ri­tual esen­cial, que nos pro­por­cio­na in­de­pen­den­cia de la ten­ta­ción ma­te­rial sun­tuo­sa. No por nada la mat­zah es re­co­no­ci­da co­mo “le­jem ha­je­rut”, el pan de la li­ber

tad. Que en es­tos días, en los que el ca­len­da­rio he­breo nos in­vi­ta a tran­si­tar con en­se­ñan­zas pro­fun­das, po­da­mos abrir­nos a la exis­ten­cia, des­po­ja­dos de to­do aque­llo que re­sul­ta alie­nan­te y que nos es­cla­vi­za.

El “pan de la fe” re­pre­sen­ta la ab­so­lu­ta creen­cia en la con­ten­ción divina

ARCHIVO

De ha­ri­na y agua. La mat­zah, un ali­men­to pri­mor­dial pa­ra los he­breos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.