Cuan­do la in­clu­sión es el objetivo

Un pro­gra­ma edu­ca­ti­vo ayu­da a alum­nos con ne­ce­si­da­des de apren­di­za­je en con­tex­tos ad­ver­sos.

Clarin - Valores Religiosos - - VALORES RELIGIOSOS - Ma­ría Montero Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

La di­fi­cul­tad en el apren­di­za­je que se per­ci­be dia­ria­men­te en ni­ños y jó­ve­nes no es una no­ve­dad re­cien­te, aun­que las cau­sas -se­gún quién las des­cri­ba- sue­len fo­ca­li­zar­se en­tre chicos apá­ti­cos, do­cen­tes des­ga­na­dos, ins­ti­tu­cio­nes sin in­fra­es­truc­tu­ra y po­co com­pro­mi­so ofi­cial. La realidad mues­tra que la de­sigual­dad so­cial y las cri­sis fa­mi­lia­res a las que se ven so­me­ti­dos los ni­ños des­de muy pe­que­ños no les per­mi­ten desa­rro­llar to­da su po­ten­cia­li­dad.

La edu­ca­ción es li­ber­tad frente a la in­jus­ti­cia so­cial. Y des­de la fe, las es­cue­las ca­tó­li­cas tie­nen mu­cho pa­ra apor­tar en el desafío de sa­lir al en­cuen­tro de la realidad. Juan Pablo II de­cía que ha­cer lo que co­rres­pon­de no era su­fi­cien­te en es­te cam­po, y en los tiem­pos que co­rren es­ta ex­pre­sión co­bra fuer­za de ley.

“La edu­ca­ción evan­ge­li­za­do­ra asu­me y com­ple­ta la no­ción de edu­ca­ción li­be­ra­do­ra por­que de­be con­tri­buir a la con­ver­sión del hom­bre to­tal, no só­lo en su yo pro­fun­do, sino tam­bién en su yo pe­ri­fé­ri­co y so­cial”, afir­ma­ban los obis­pos la­ti­noa­me­ri­ca­nos en Pue­bla. Es de­cir, el apor­te de la escuela a crear una so­cie­dad en la que to­dos ten­gan ca­bi­da es­tá da­do por la in­clu­sión de chicos con sus di­fe­ren­cias y do­tes, sus co­no­ci­mien­tos e ig­no­ran­cias. “De es­ta ma­ne­ra, el ser hu­mano hu­ma­ni­za su mun­do, pro­du­ce cul­tu­ra, trans­for­ma la so­cie­dad y cons­tru­ye la his­to­ria”, con­cluían los obis­pos.

En 2011, el Pro­fe­so­ra­do Con­su­dec, de la ar­qui­dió­ce­sis de Bue­nos Ai­res, de­ci­dió crear el Pro­gra­ma de Prác­ti­cas Pe­da­gó­gi­cas In­clu­si­vas, an­te la ne­ce­si­dad de for­mar do­cen­tes que pue­dan desen­vol­ver­se en di­fe­ren­tes con­tex­tos y ofre­cer una res­pues­ta so­li­da­ria frente a la ex­clu­sión so­cio edu­ca­ti­va de chicos de es­cue­las por­te­ñas.

Es­te pro­gra­ma es una ver­da­de­ra in­no­va­ción que per­mi­te a los es­tu­dian­tes de los dos pri­me­ros años de to­das las ca­rre­ras, de ma­ne­ra op­cio­nal, acer­car­se a alum­nos con ne­ce­si­da­des de apren­di­za­je en am­bien­tes des­fa­vo­ra­bles. Es­to por un la­do mo­ti­va la crea­ti­vi­dad y re­nue­va la pa­sión por la edu­ca­ción, ade­más de ofre­cer a los chicos que lo ne­ce­si­ten la ga­ran­tía de un apren­di­za­je a su me­di­da. Por lo tan­to, po­ne en prác­ti­ca la vi­sión ca­tó­li­ca de que la edu­cac­ción hu­ma­ni­za y per­so­na­li­za al ser hu­mano cuan­do lo­gra que desa­rro­lle ple­na­men­te su pen­sa­mien­to y li­ber­tad.

Los ser­vi­cios que brin­dan son de apo­yo es­co­lar en di­ver­sas ma­te­rias, orien­ta­ción vo­ca­cio­nal, tu­to­rías per­so­na­li­za­das y ta­lle­res de acom­pa­ña­mien­to al pa­sa­je de pri­ma­ria a se­cun­da­ria, de in­for­má­ti­ca adap­ta­do pa­ra ni­ños in­te­gra­dos y de me­to­do­lo­gía y téc­ni­cas de es­tu­dio. Lo com­ple­tan otros ta­lle­res ex­pre­si­vos y cul­tu­ra­les co­mo los de ar­te, mú­si­ca, tí­te­res, pin­ta­do de mu­ra­les, huer­ta or­gá­ni­ca, co­ro, lec­tu­ra y es­cri­tu­ra crea­ti­va.

“Gra­cias a es­ta ac­ti­vi­dad des­cu­brí mi vo­ca­ción por la do­cen­cia”, cuen­ta Ger­mán, uno de los es­tu­dian­tes, a la vez que su com­pa­ñe­ro Da­mián afir­ma: “Apren­dí que el víncu­lo con el alumno es lo más im­por­tan­te. Si es flui­do y po­si­ti­vo, su desa­rro­llo tam­bién lo se­rá. Dar cla­se no es só­lo man­dar a leer li­bros pio­las o dar con­te­ni­dos, sino ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra que el alumno se lle­ve al­go va­lio­so de ese en­cuen­tro”.

Des­de el otro la­do del es­cri­to­rio, tam­bién los alum­nos brin­dan su tes­ti­mo­nio: “Al prin­ci­pio pen­sá­ba­mos que ir a cla­ses de apo­yo iba a ser abu­rri­do. Pe­ro con el tiem­po las re­la­ción con los pro­fe­so­res fue cam­bian­do al ex­pli­car­nos con pa­cien­cia lo que no en­ten­día­mos”, se en­tu­sias­man. La vi­sión de es­tas prác­ti­cas in­clu­si

vas responde al lla­ma­do de los obis­pos la­ti­noa­me­ri­ca­nos que pro­mue­ven una “edu­ca­ción li­be­ra­do­ra”, me­dio cla­ve pa­ra sa­car a a los pue­blos de la ser­vi­dum­bre y hacerlos as­cen­der “de con­di­cio­nes de vi­da me­nos hu­ma­nas a con­di­cio­nes más hu­ma­nas”.

GENTILEZA VICARIA DE EDUCACION

Apor­te. Es­tu­dian­tes de los dos pri­me­ros años de to­das las ca­rre­ras trans­mi­ten co­no­ci­mien­tos a los chicos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.