Re­su­rrec­ción y vi­da eter­na

En to­das las cul­tu­ras, el hom­bre no se re­sig­nó an­te la realidad de la muer­te co­mo lo de­mues­tran creen­cias, ri­tua­les mi­le­na­rios y cons­truc­cio­nes fu­ne­ra­rias. La res­pues­ta cris­tia­na.

Clarin - Valores Religiosos - - VALORES RELIGIOSOS - Pbro. Gui­ller­mo Mar­có Sa­cer­do­te de ar­qui­dió­ce­sis de Bs.As.

Al es­tu­diar los pri­me­ros ras­tros de ci­vi­li­za­ción hu­ma­na, los ar­queó­lo­gos se han to­pa­do siem­pre con se­pul­cros. Pue­de pa­re­cer una ob­vie­dad, pe­ro cuan­do un ani­mal muere, es aban­do­na­do por su es­pe­cie y queda a la in­ter­pe­rie, otros ani­ma­les de ra­pi­ña se ocu­pan de sus restos pa­ra de­vo­rar­los. To­do en­te­rra­mien­to -aún en las cul­tu­ras más pri­mi­ti­vas- es­tá aso­cia­do a la vi­da del más allá y a la idea de la per­vi­ven­cia del al­ma. Las ofren­das de co­mi­da y be­bi­da sue­len en­con­trar­se tam­bién en las tum­bas

En las cul­tu­ras más ela­bo­ra­das ima­gi­na­ban las ne­ce­si­da­des del so­be­rano, ha­cien­do una mul­ti­tud de sa­cri­fi­cios hu­ma­nos, pa­ra que le aten­die­ran en el más allá. Es­to ocu­rría en lu­ga­res tan dis­tan­tes co­mo Áfri­ca y Amé­ri­ca y en cul­tu­ras tan di­fe­ren­tes co­mo la az­te­ca o la egip­cia, con mi­les de años en­tre una y otra.

¿Por qué el hom­bre no se re­sig­nó sim­ple­men­te an­te la realidad de la muer­te a pen­sar que era al­go ob­vio, que la vi­da era so­lo un es­pa­cio de tiem­po en­tre na­cer y mo­rir? En to­das las cul­tu­ras pri­mi­ti­vas, mien­tras que han que­da­do es­ca­sos tes­ti­mo­nios de ciu­da­des, han per­vi­vi­do tum­bas y tem­plos. Mien­tras las ciu­da­des fue­ron pre­ca­rias, los tem­plos y las tum­bas fue­ron cons­trui­dos con pie­dra y már­mol pa­ra li­brar la ba­ta­lla con­tra el inexo­ra­ble pa­so del tiem­po.

El li­bro de los muer­tos de la cul­tu­ra egip­cia des­cri­be las prue­bas por las que de­be pa­sar el al­ma del fa­raón pa­ra en­trar en la eter­ni­dad y ser di­vi­ni­za­do y se ex­pre­sa con la fi­gu­ra de una ba­lan­za don­de el Dios Ho­rus pe­sa su al­ma pa­ra ver si se in­cli­na del la­do del bien o del mal, an­ti­ci­pan­do así la idea de que el hom­bre es so­me­ti­do a jui­cio por los dio­ses pa­ra sa­ber si es digno de la eter­ni­dad. Sin em­bar­go esa eter­ni­dad es­tá li­ga­da a la pre­ser­va­ción de su cuer­po mo­mi­fi­ca­do.

Pa­ra la cul­tu­ra he­brea la vi­da des­pués de la muer­te era una vi­da a me­dias; el es­tar pri­va­do de la luz ha­cía que los muer­tos ha­bi­ta­ran en el “sheol”, que era más bien una tie­rra de som­bras. La vi­da an­tes de la muer- te era al­go pre­ca­rio, bre­ve y la fe­li­ci­dad es­ta­ba aso­cia­da a cum­plir con la Ley del Se­ñor: el hom­bre fe­liz es el hom­bre vir­tuo­so a quien Dios ben­di­ce con abun­dan­cia de bie­nes, mien­tras que la po­bre­za es vis­ta co­mo una des­gra­cia. Pe­ro el li­bro de Job re­ve­la la cri­sis de es­ta vi­sión teo­ló­gi­ca. Mu­chas ve­ces le va mal al que es bueno y bien, al mal­va­do. So­lo tar­día­men­te en el li­bro de los Ma­ca­beos, frente a la con­tra­dic­ción de aque­llos que son jus­tos pe­ro mue­ren de­fen­dien­do la cohe­ren­cia de la fe, se anun­cia que re­ci­bi­rán la “He­ren­cia eter­na”.

El evan­ge­lio, y so­bre to­do los es­cri­tos de San Pablo, re­fle­jan es­ta con­tra­dic­ción pro­fun­da: los sa­du­ceos nie­gan la re­su­rrec­ción de los muer­tos, en tan­to que los fa­ri­seos la afir­man. Es in­tere­san­te en­ten­der en to­do es­te con­tex­to el en­tie­rro de Je­sús -con­se­cuen­cia de la muer­te vio­len­ta que pa­de­ce-, cu­yo cuer­po se de­po­si­ta en un se­pul­cro nue­vo, ca­va­do en la ro­ca, que fue pres­ta­do por Jo­sé de Ari­ma­tea. Lo de­ja­ron allí en for­ma pre­ca­ria sin ha­ber com­ple­ta­do los ri­tos pro­pios de la­var el cuer­po, un­tar­lo con per­fu­me y en­vol­ver­lo. Cuan­do las mu­je­res lle­gan a com­ple­tar los ri­tos el pri­mer día de la se­ma­na, no es­tá el que bus­can: ¡Ha re­su­ci­ta­do! Sa­lió de la tum­ba con su pro­pio cuer­po, pe­ro con una vi­da dis­tin­ta, atem­po­ral, eter­na. ¡Esa es la ver­da­de­ra no­ve­dad de es­ta his­to­ria!

La re­su­rrec­ción es un he­cho de­fi­ni­ti­vo que vino a sa­ciar el an­he­lo de eter­ni­dad de to­do hom­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.