Ce­ci­lia Lee, la mon­ja de los car­to­ne­ros

En la Vi­lla Ita­tí de Quil­mes, la her­ma­na im­pul­sa una sa­li­da la­bo­ral eco­ló­gi­ca y el apo­yo es­co­lar.

Clarin - Valores Religiosos - - Valores Religiosos - Ma­ría Mon­te­ro

Los ve­mos en­tre los au­tos, de día y de no­che, ti­ran­do de ca­rros a trac­ción a san­gre, re­vol­vien­do la ba­su­ra. A los car­to­ne­ros, se­gún la her­ma­na Ce­ci­lia Lee, se los con­si­de­ra mu­chas ve­ces una ame­na­za o se sos­tie­ne que afean la ciu­dad, sin per­ci­bir que son

los pri­me­ros am­bien­ta­lis­tas. “Gra­cias a su tra­ba­jo se re­cu­pe­ran mi­les de ki­los de desechos que de otra for­ma irían a la CEAMSE, con el cos­to que tie­nen que pa­gar los mu­ni­ci­pios a las em­pre­sas que los en­tie­rran”, ex­pli­ca la mon­ja fran­cis­ca­na. El mis­mo Fran­cis­co, en su men­sa­je de 2013 a los car­to­ne­ros, afir­ma­ba: “Cuan­do us­te­des re­ci­clan ha­cen dos co­sas: un tra­ba­jo eco­ló­gi­co ne­ce­sa­rio y, por otro la­do, una pro­duc­ción que fra­ter­ni­za y da la dig­ni­dad a es­te tra­ba­jo. Us­te­des son crea­ti­vos en la pro­duc­ción y tam­bién crea­ti­vos en el cui­da­do de la tie­rra con es­ta vi­sión eco­ló­gi­ca”.

Des­de el año 2000, la her­ma­na Lee vi­ve y acom­pa­ña a gran par­te de las

70 mil per­so­nas que ha­bi­tan la Vi­lla Ita­tí de Quil­mes, unos cin­co ki­ló­me­tros cua­dra­dos en el co­n­ur­bano bo­nae­ren­se, al bor­de del Ac­ce­so Su­des­te, con po­bre­za y mar­gi­na­li­dad ex­tre­mas. Cuen­ta que du­ran­te la cri­sis de 2001, en pleno co­rra­li­to, la gen­te bus­ca­ba una sa­li­da pa­ra po­der co­mer y vi­vir día a día. En el ba­rrio fun­cio­na­ban ollas po­pu­la­res y por sie­te me­ses, unas 80 per­so­nas se reunían una vez por se­ma­na en asam­blea per­ma­nen­te en la ca­pi­lla, el lu­gar más am­plio que tie­ne la Vi­lla, pa­ra bus­car una so­lu­ción a sus ne­ce­si­da­des.

La ma­yo­ría lle­ga­ba de los sec­to­res más mar­gi­na­les de la zo­na, co­mo La Ca­va, y se su­ma­ban “los ve­ci­nos que tra­ba­jan con los car­to­nes –co­men­ta la re­li­gio­sa-, por lo que sur­gió la idea de jun­tar­se y for­mar una coope­ra­ti­va

de car­to­ne­ros que por un la­do les per­mi­tie­ra una dis­tri­bu­ción so­li­da­ria del in­gre­so y, por el otro, for­ma­ra pre­cios pa­ra que otros de­pó­si­tos no pu­die­ran pa­gar me­nos”.

“Dios ac­túa en la his­to­ria –di­ce-. A ve­ces pa­re­ce co­mo si se ter­mi­na­ra el mun­do, pe­ro al igual que en la Pas­cua, Jesús mue­re, ago­ni­za, es ase­si­na­do por de­fen­der la ver­dad, y des­pués re­su­ci­ta. Así tam­bién su­ce­de con no­so­tros.”

La coope­ra­ti­va tie­ne 150 so­cios que des­de la ca­lle traen to­do ti­po de ba­su­ra, mien­tras que 20 com­pa­ñe­ros cla­si­fi­can, en­far­dan y re­ci­clan plás­ti­cos pa­ra po­der ven­der a me­jor pre­cio, eli­mi­nan­do los in­ter­me­dia­rios. Aun­que mu­chos no lle­guen al gal­pón por la dis­tan­cia, sir­ve co­mo re­gu­la­dor de pre­cios. Los de­pó­si­tos cer­ca­nos pa­gan $ 1,80 por ki­lo de ba­su­ra, mu­cho me­nos que lo que re­ci­ben allí.

Has­ta que se que­mó el gal­pón, en di­ciem­bre del año pa­sa­do, y des­tru­yó dos ta­lle­res de re­ci­cla­je con nue­ve má­qui­nas, en­tra­ban unas 120 to­ne­la­das por mes de car­to­nes y pa­pe­les, además de cha­ta­rras y plás­ti­cos.

“Aho­ra, por la fal­ta de tra­ba­jo, es­ta- mos en un mo­men­to de gra­ve cri­sis en es­ta y en to­das las coope­ra­ti­vas”, ad­vier­te Lee. Y se­ña­la: “En los úl­ti­mos cua­tro me­ses es­tán tra­ba­jan­do día por me­dio, lo que com­pli­ca aún más la com­ple­ji­dad so­cial de las 100 fa­mi

lias que de­pen­den de la pro­duc­ción”. La coope­ra­ti­va tie­ne un gas­to mí-

ni­mo a cu­brir. Con eso se sol­ven­ta el co­me­dor don­de al­muer­zan los tra­ba­ja­do­res, el man­te­ni­mien­to de los vehícu­los y al­gu­nos gas­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos. “Es­ta es una ver­da­de­ra eco­no­mía so­cial, co­mu­ni­ta­ria y so­li­da

ria. Son tra­ba­jos ge­nui­nos y una res­pues­ta de in­clu­sión so­cial y la­bo­ral con una dis­tri­bu­ción en for­ma jus­ta y equi­ta­ti­va en­tre to­dos los com­pa­ñe­ros”, ase­gu­ra. Además de la coope­ra­ti­va, la aso­cia­ción de car­to­ne­ros da

apo­yo es­co­lar a con­tra­turno a unos 160 chi­cos de en­tre 6 y 19 años. Los educadores son 30 jó­ve­nes es­tu­dian­tes del ba­rrio. Pa­ra los más gran­des, por la no­che fun­cio­nan los cen­tros de ta­lle­res, re­crea­ción y ce­na, don­de con­cu­rren unos 60 hom­bres y mu­je­res de en­tre 20 y 30 años. Al­gu­nas son ma­más solas con sus ni­ños, tam­bién coor­di­na­dos por gen­te del lu­gar.

“Es­te es un es­pa­cio de pro­tec­ción muy im­por­tan­te –in­di­ca la her­ma­na­por­que el ba­rrio está mo­vi­li­za­do por la fal­ta de tra­ba­jo que agra­va la vio­len­cia y ge­ne­ra más ten­sión. Des­de el año pa­sa­do nos lle­ga­ron pro­gra­mas so­cia­les de la Pro­vin­cia, por lo que con­ta­mos con al­gu­nos pro­fe­sio­na­les ren­ta­dos: tra­ba­ja­dor so­cial, psi­co­pe­da­go­ga y psi­có­lo­ga”.

La re­li­gio­sa re­cuer­da que des­pués del in­cen­dio, un hom­bre muy ma­yor de la coope­ra­ti­va le di­jo: “Na­ci­mos en la cri­sis y va­mos a vol­ver a na­cer de es­ta”. “Y de al­gu­na ma­ne­ra va­mos sa­lien­do –opi­na Lee- por­que con los ma­te­ria­les que nos dio la Go­ber­na­ción, ve­mos co­mo mi­la­gro­so que ya es­té ter­mi­na­do el lu­gar don­de se da apo­yo es­co­lar”. Ase­gu­ra que “cuan­do se con­cre­ti­za la bue­na vo­lun­tad, la fuer­za de la gen­te or­ga­ni­za­da y des­de el Es­ta­do se acer­can los re­cur­sos, es­tos mi­la­gros exis­ten”.

Pa­ra la mon­ja fran­cis­ca­na, la aso­cia­ción de car­to­ne­ros y la coope­ra­ti­va no son más que “una res­pues­ta a ese es­pa­cio pri­vi­le­gia­do de res­pon­der a las ne­ce­si­da­des de la gen­te que per­mi­tan cons­truir una co­mu­ni­dad más fra­ter­na y dig­na pa­ra una con­vi­ven­cia de paz”.

GEN­TI­LE­ZA INFOBAE

De­fi­ni­ción. La her­ma­na Ce­ci­lia di­ce que la ini­cia­ti­va es “una ver­da­de­ra eco­no­mía so­li­da­ria”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.