Una pro­pues­ta que abre un de­ba­te

El mi­nis­tro de Edu­ca­ción se mos­tró par­ti­da­rio de que en las es­cue­las pú­bli­cas se brin­den co­no­ci­mien­tos de las re­li­gio­nes. En­tre las con­fe­sio­nes su po­si­ción sus­ci­tó opi­nio­nes di­ver­sas.

Clarin - Valores Religiosos - - Valores Religiosos - Sergio Ru­bin sru­bin@clarin.com

Fue ha­ce po­cos días en una es­cue­la de Es­qui­na, en Co­rrien­tes. El mi­nis­tro de Edu­ca­ción, Es­te­ban Bull­rich, re­cha­zó el pe­di­do de un sa­cer­do­te pa­ra que se vol­vie­ra a im­par­tir edu­ca­ción ca­tó­li­ca en las es­cue­las pú­bli­cas de ges­tión es­ta­tal co­mo ha­ce ya mu­chas dé­ca­das. En cam­bio, Bull­rich se pro­nun­ció a fa­vor de “en­se­ñar so­bre las di­fe­ren­tes cul­tu­ras re­li­gio­sas”, al­go que con­si­de­ró “afín con la en­se­ñan­za lai­ca” por­que “in­cre­men­ta el acer­vo cul­tu­ral, pro­mue­ve la to­le­ran­cia y fo­men­ta el en­ten­di­mien­to en­tre los que pien­san o creen dis­tin­to. Y tras se­ña­lar que “co­no­cer es edu­ca­ción”, opi­nó que “no en­ten­der y no com­pren­der el pen­sa­mien­to o las creen­cias del otro pue­de ge­ne­rar fa­na­tis­mos co­mo los ad­ver­ti­dos en al­gu­nos ca­sos de la his­to­ria y la ac­tua­li­dad”. Sus afir­ma­cio­nes pro­vo­ca­ron el re­cha­zo de la Aso­cia­ción por los De­re­chos Ci­vi­les (ADC) por con­si­de­rar que “aten­ta con­tra la li­ber­tad de pen­sa­mien­to” y ame­na­za “el de­re­cho a de­ci­dir si prac­ti­car o no una re­li­gión y, en tal ca­so, ele­gir li­bre­men­te cuál”. En el ám­bi­to de las re­li­gio­nes, Va­lo­res Re­li­gio­sos ob­tu­vo opi­nio­nes di­ver­sas que van des­de la apro­ba­ción, pa­san­do por la acep­ta­ción a me­dias y lle­gan­do a la abier­ta opo­si­ción.

El di­ri­gen­te ca­tó­li­co Ju­lio César La­ba­ké, doc­tor en Psi­co­lo­gía So­cial y miem­bro de nú­me­ro de la Aca­de­mia Na­cio­nal de Edu­ca­ción, se mos­tró abier­ta­men­te a fa­vor. “La es­cue­la es un ám­bi­to muy ade­cua­do pa­ra com­ple­tar la for­ma­ción in­te­gral de los ni­ños”, di­jo. Pe­ro fue más allá y des­ta­có la importancia que, a su jui­cio, tie­ne in­cor­po­rar la di­men­sión tras­cen- den­te: “Las cien­cias que se apren­den ca­pa­ci­tan pa­ra el ‘có­mo’ se pue­de y se de­be re­sol­ver ca­da pro­ble­ma fác­ti­co de la vi­da. Pe­ro el ‘por­qué’ de la vi­da, ese que tie­ne que ver con el sen­ti­do de la exis­ten­cia’ es­ca­pa a las cien­cias y en­tra en el cam­po de la fi­lo­so­fía o de la fe. Es lo que be­lla­men­te di­jo Ga­briel Mar­cel: ‘El hom­bre es pro­ble­ma y mis­te­rio’. Al pro­ble­ma lo re­suel­ven las cien­cias y la tec­no­lo­gía. Al mis­te­rio no. Allí en­tra la di­men­sión tras­cen­den­te y/o re­li­gio­sa de la vi­da”.

En ese sen­ti­do, La­ba­ké con­si­de­ró que lo que está en el fon­do de la po­lé­mi­ca es una con­fu­sión so­bre el con­cep­to de “lai­ci­dad”, que cree con­ve­nien­te acla­rar “pa­ra no in­du­cir­nos a de­ba­tes su­pe­ra­dos”. Ex­pli­ca: “La lai­ci­dad se pue­de en­ten­der co­mo ‘lai­ci­dad ne­ga­ti­va’ y con­sis­te en erra­di­car de la le­gis­la­ción y del dis­cur­so pú­bli­co la di­men­sión re­li­gio­sa. Lo cual de he­cho equi­va­le a to­mar par­ti­do por una vi­sión hu­ma­nís­ti­ca pres­cin­den­te de lo re­li­gio­so: ateís­mo o ag­nos­ti­cis­mo. Y to­dos sa­be­mos lo que sig­ni­fi­ca so­cial­men­te la ex­pe­rien­cia de ‘no per­te­ne­cer’”.

“En cam­bio –agre­gó- la ‘lai­ci­dad po­si­ti­va’ se li­mi­ta a no im­po­ner una con­fe­sio­na­li­dad obli­ga­to­ria y me­nos úni­ca a to­dos los ciu­da­da­nos. Es­ta res­pe­ta la di­ver­si­dad y el de­re­cho de ele­gir co­mo cre­yen­te o co­mo no cre­yen­te. Lo pú­bli­co si­gue sien­do pú­bli­co por­que no es con­fe­sio­nal y no ex­clu­ye ni dis­cri­mi­na (‘Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios’). Es­ta es la lai­ci­dad res­pe­tuo­sa de la li­ber­tad de las per­so­nas y de la di­ver­si­dad que tan­to tra­ba­jo nos está cos­tan­do in­cluir en nues­tra so­cie­dad. Cree­mos que es­te es el ca­mino co­rrec­to y no dog­má­ti­co en nin­gún sen­ti­do”.

La­ba­ké tam­bién se re­fi­rió a la ba- sal Ley 1.420, que a fi­nes del si­glo XIX con­sa­gró la edu­ca­ción pú­bli­ca, gra­tui­ta y lai­ca, que fue de­ro­ga­da en 2006 tras la san­ción de la Ley Na­cio­nal de Edu­ca­ción crean­do a jui­cio de al­gu­nos crí­ti­cos de la idea de Bull­rich un va­cío le­gal que per­mi­ti­ría re­im­plan­tar la edu­ca­ción re­li­gio­sa. Pe­ro La­ba­ké ne­gó que aque­lla ley ce­rró to­tal­men­te las puer­tas a la en­se­ñan­za re­li­gio­sa, al se­ña­lar: “En su ar­tícu­lo 8 di­ce tex­tual­men­te: ‘La en­se­ñan­za re­li­gio­sa so­lo po­drá ser da­da en las es­cue­las pú­bli­cas (léa­se de ges­tión es­ta­tal) por los mi­nis­tros au­to­ri­za­dos de los di­fe­ren­tes cul­tos a los ni­ños de su res­pec­ti­va co­mu­nión y an­tes o des­pués de cla­se’”.

Fi­nal­men­te, re­cuer­da que “el II Con­gre­so Pe­da­gó­gi­co Na­cio­nal, obra im­por­tan­te del doc­tor Raúl Al­fon­sín, de­cla­ró en el pri­mer des­pa­cho de la Co­mi­sión 2, so­bre ‘Per­so­na y Edu­ca­ción’, que es­ta de­bía ser ‘in­te­gral y abar­car la di­men­sión re­li­gio­sa se­gún las pro­pias op­cio­nes’. To­do lo cual – con­clu­ye- se co­rres­pon­de con el Pac­to de San Jo­sé de Cos­ta Ri­ca, in­cor­po­ra­do a nues­tra Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal, y que afir­ma el de­re­cho de los pa­dres a ele­gir la edu­ca­ción que desean pa­ra sus hi­jos”.

Des­de una vi­sión opues­ta a la de La­ba­ké, el pre­si­den­te y el di­rec­tor de la Alian­za Cris­tia­na de Igle­sias Evan­gé­li­cas de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na (ACIERA) –la ma­yor ins­ti­tu­ción evan­gé­li­ca del país-, Ru­bén Proiet­ti y Jor­ge Go­mez, afir­ma­ron: “ACIERA, en nom­bre de las igle­sias evan­gé­li­cas que re­pre­sen­ta, sos­tie­ne que la en­se­ñan­za en la es­cue­la pú­bli­ca de­be ser lai­ca; por lo tan­to, se opo­ne a la edu­ca­ción con­fe­sio­nal en las es­cue­las pú­bli­cas, cre­yen­do fir­me­men­te que di­cha en­se­ñan­za de­be es­tar a car­go de las fa­mi­lias y la Igle­sia de la con­fe­sión a la que per­te­nez­ca el alumno. Es­to man­tie­ne el res­guar­do de los de­re­chos in­di­vi­dua­les por par­te de la es­cue­la pú­bli­ca”. Y com­ple­tan: “Sí ve­mos con bue­nos ojos que se en­se­ñen va­lo­res, la to­le­ran­cia y el res­pe­to por otras re­li­gio­nes”.

En una po­si­ción in­ter­me­dia, si se quie­re, se ubi­có la ra­bi­na Sil­vi­na Che­men, de la Co­mu­ni­dad Bet-El. Lue­go de acla­rar que “des­de la Co­mu­ni­dad Bet El con­si­de­ra­mos que la edu­ca­ción pú­bli­ca de­be ser lai­ca”, se­ña­ló: “Di­fe­ren­te es que a tra­vés de una asig­na­tu­ra co­mo Fi­lo­so­fía o His­to­ria de las Ci­vi­li­za­cio­nes se im­par­ta co­no­ci­mien­to acer­ca de las di­ver­sas tra­di­cio­nes re­li­gio­sas y los pos­tu­la­dos de las dis­tin­tas creen­cias”. Con to­do, Che­men sub­ra­yó que “in­de­pen­dien­te­men­te del de­ba­te co­yun­tu­ral, la re­la­ción y con­vi­ven­cia de las múl­ti­ples di­ver­si­da­des es una de las ca­rac­te­rís­ti­cas más sig­ni­fi­ca­ti­vas de nues­tra

“La es­cue­la es un ám­bi­to muy ade­cua­do pa­ra com­ple­tar la for­ma­ción in­te­gral de los ni­ños”. Ju­lio César La­ba­ké Ca­tó­li­co “La edu­ca­ción pú­bli­ca de­be ser lai­ca y la en­se­ñan­za re­li­gio­sa es­tar a car­go de la fa­mi­lia y su cul­to”. Ru­bén Proiet­ti Evan­gé­li­co

“A tra­vés de ma­te­rias co­mo His­to­ria de las Ci­vi­li­za­cio­nes se po­drían dar sa­be­res so­bre las creen­cias”. Sil­vi­na Che­men Ju­día “Es­toy de acuer­do con que se en­se­ñe cul­tu­ra re­li­gio­sa. En el ca­so del Is­lam la ig­no­ran­cia es enor­me”. Aní­bal Ba­kir Mu­sul­mán

so­cie­dad. Los que nos de­di­ca­mos a la ta­rea edu­ca­ti­va cree­mos que ello re­sul­ta una fuen­te de en­ri­que­ci­mien­to mu­tuo y con­cien­cia ciu­da­da­na. A mo­do de ejem­plo: ha­ce 20 años que el Día de la Pro­me­sa de Leal­tad a la ban­de­ra lo ce­le­bra­mos con­jun­ta­men­te es­cue­las ca­tó­li­cas, ju­días, evan­gé­li­cas, mu­sul­ma­nas, pú­bli­cas y lai­cas. Una mis­ma ban­de­ra –con­clu­ye- que abra­za el aba­ni­co de di­ver­si­da­des que nos cons­ti­tu­ye. Ca­da uno con su voz can­tán­do­le a la mis­ma pa­tria”.

Fi­nal­men­te, el pre­si­den­te del Cen­tro Is­lá­mi­co de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na (CIRA), Aní­bal Ba­kir, se mos­tró “to­tal­men­te de acuer­do con en­se­ñar cul­tu­ra re­li­gio­sa”. Con­si­de­ró que ese sa­ber “de­be­ría es­tar in­cor­po­ra­do a los con­te­ni­dos edu­ca­ti­vos” no so­lo de las es­cue­las se­cun­da­rias pú­bli­cas de ges­tión es­ta­tal, sino tam­bién de las uni­ver­si­da­des na­cio­na­les. Pa­ra Ba­kir, ello es ne­ce­sa­rio por­que “la gen­te no tie­ne muy en cla­ro cuá­les son los pre­cep­tos, por ca­so, del ju­daís­mo, el cris- tia­nis­mo y el is­lam. Y si tie­ne al­gu­na in­for­ma­ción, es­ta ter­gi­ver­sa­da, no só­lo en cuan­to al cre­do, sino a la his­to­ria de esa creen­cia”.

Ba­kir abun­dó so­bre es­te as­pec­to. Di­jo que, en cuan­to al is­lam, “la ig­no­ran­cia lle­ga a ser en mu­chos ca­sos to­tal. E in­clu­so se cae en dis­pa­ra­ta­das afir­ma­cio­nes de ti­po geo­grá­fi­cas. Por­que al­gu­nos creen que los mu­sul­ma­nes pro­vie­nen de un país lla­ma­do Mu­sul­ma­nia”. Y aña­dió que to­do ello se agra­va por los “con­cep­tos erró­neos” so­bre el is­lam que se sue­len di­fun­dir por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. De to­das for­mas, Ba­kir acla­ró que no está a fa­vor de “una edu­ca­ción con­fe­sio­nal” ni de “in­du­cir a la prác­ti­ca de una re­li­gión de­ter­mi­na­da” en la es­cue­la pú­bli­ca de ges­tión es­ta­tal. “Si nos gus­ta­ría que se brin­de co­no­ci­mien­to de to­das las re­li­gio­nes y par­ti­ci­par en el di­se­ño de los con­te­ni­dos”, com­ple­tó.

El de­ba­te que abrió el mi­nis­tro aca­so re­cién co­mien­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.