El mu­seo de Vi­lla Do­mín­guez, en el co­ra­zón del país

Los “gau­chos ju­díos”. A 415 km de Bue­nos Ai­res, se los en­cuen­tra en las em­ble­má­ti­cas co­lo­nias en­tre­rria­nas.

Clarin - Valores Religiosos - - Valores Religiosos - Ra­bino Da­niel Gold­man Co­mu­ni­dad Bet El

Ha­ce po­cos días, con un gru­po de gen­te que­ri­da de mi con­gre­ga­ción vi­si­ta­mos al­gu­nas de las em­ble­má­ti­cas co­lo­nias ju­días de la pro­vin­cia de En­tre Rios. Se tra­ta de un dul­ce re­co­rri­do por nues­tra pro­pia his­to­ria, tan ar­gen­ti­na por ser ju­día y tan ju­día por ser ar­gen­ti­na. Las me­mo­rias de es­tos pá­ra­mos se re­tro­traen a fi­nes del si­glo XIX, cuan­do los in­mi­gran­tes pro­ve­nien­tes de la Europa Orien­tal, ham­brien­tos y per­se­gui­dos en los po­gro­mos, arri­ba­ron a tra­vés de los pla­nes pro­mo­vi­dos por Mau­ri­cio de Hirsch, quien ha­bía crea­do una or­ga­ni­za­ción que te­nía co­mo ob­je­to es­ta­ble­cer co­mu­nas agrí­co­las, que fue­ron adap­tán­do­se a las con­di­cio­nes es­pe­cia­les de la zo­na. En ellas, ca­da fa­mi­lia re­ci­bía un lo­te de tie­rra a tra­ba­jar, y en la que in­ter­ca­la­ban a la hor­ti­cul­tu­ra, la cría de ga­na­do y la api­cul­tu­ra. Cuan­do se lle­ga a las co­lo­nias, los vi­si­tan­tes pue­den en­con­trar a los fa­mo­sos “gau­chos ju­díos”, quie­nes man­tie­nen con amor y es­fuer­zo las tra­di­cio­nes le­ga­das por sus pa­dres y abue­los. El aro­ma de las co­mi­das tí­pi­cas, ser­vi­das en las ins­ta­la­cio­nes co­mu­ni­ta­rias que fun­cio­nan si­mul­tá­nea­men­te co­mo es­cue­las-si­na­go­gas-sa­la de reunión, crea una at­mós­fe­ra de en­can­to mís­ti­co. Aho­ra, el via­je ca­re­ce de sen­ti­do si uno no se per­mi­te co­no­cer a Os­val­do Qui­ro­ga. ¿Quién es es­te en­tra­ña­ble per­so­na­je? El fun­da­dor/di­rec­tor/al­ma ma­ter del Mu­seo Ju­dío de Vi­lla Do­mín­guez. Em­pla­za­do en lo que era una de las far­ma­cias del pue­blo y fun­da­do en 1985, res­ca­ta el ri­co tes­ti­mo­nio ma­te­rial y do­cu­men­tal de los po­bla­dos ju­díos de la pro­vin­cia y de las ins­ti­tu­cio­nes se­ñe­ras del pue­blo. Qui­ro­ga, un hom­bre de con­tex­tu­ra pe­que­ña, ge­ne­ra un gran afec­to cuan­do to­ma la pa­la­bra, ha­cien­do re­vi­vir ca­da do­cu­men­to que cla­si­fi­ca, con ex­pli­ca­cio­nes di­dác­ti­cas, co­no­ci­mien­to aca­dé­mi­co, y anéc­do­tas de un uni­ver­so de tra­ba­jo y sue­ños. La mo­des­ta far­ma­cia se nu­tre de fo­to­gra­fías, pin­tu­ras, can­de­la­bros y car­tas que ex­hi­ben la va­rie­dad de ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les so­cia­les y re­li­gio­sas que se desa­rro­lla­ban en es­tos la­res. En su ex­po­si­ción, Os­val­do Qui­ro­ga des­ta­ca la no­ble fi­gu­ra del doc­tor Noé Yar­cho, quien fue­ra el pri­mer mé­di­co de la zo­na. Yar­cho, a quien lo re­co­no­cían co­mo “el mé­di­co de al­mas”, fue un hom­bre do­ta­do de una in­na­ta bon­dad y com­pro­mi­so pa­ra con su vo­ca­ción. Qui­ro­ga aña­de que es­te mé­di­co en­ten­dió a la per­fec­ción que los ma­les que aque­ja­ban a hom­bres y mu­je­res de las co­lo­nias te­nían una honda raíz psi­co­ló­gi­ca, de­ri­va­da del des­arrai­go y la in­cer­ti­dum­bre. Ha­bien­do desa­rro­lla­do una gran sen­si­bi­li­dad en la es­cu­cha, po­día acon­se­jar y brin­dar al­gún re­me­dio que jus­ti­fi­ca­ra la con­sul­ta pe­ro que no siem­pre era ne­ce­sa­rio. Noé Yar­cho, jun­to con al­gu­nos otros, fue­ron los pioneros del gran sis­te­ma coope­ra­ti­vo ar­gen­tino, ejem­plo pa­ra el mun­do.

Vi­lla Do­mín­guez in­te­gra el “Cir­cui­to His­tó­ri­co”, que in­clu­ye tam­bién a Ba­sa­vil­ba­so, Vi­lla Cla­ra, Vi­lla­guay (ca­be­ce­ra de­par­ta­men­tal), San Gre­go­rio, Car­mel e In­ge­nie­ro Sa­ja­roff. To­do a 415 km de Bue­nos Ai­res. A ve­ces via­ja­mos tan le­jos, y re­sul­ta que nues­tras raí­ces se en­cuen­tran más cer­ca de lo que cree­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.