El efec­to de las bue­nas y de las ma­las obras

Hay una con­di­ción fun­da­men­tal pa­ra que nues­tros ac­tos sean acep­ta­dos por Dios: ali­men­tar­se de lo lí­ci­to.

Clarin - Valores Religiosos - - Valores Religiosos - Fi­ras El­sa­yer Cen­tro Is­lá­mi­co de la Rep.Ar­gen­ti­na

Abu Hu­rai­ra, el “saha­ba” (com­pa­ñe­ro–após­tol) del Pro­fe­ta Muham­mad, na­rró que el Men­sa­je­ro de Dios di­jo: “Dios es bueno y só­lo acep­ta lo bueno, y cier­ta­men­te les ha or­de­na­do a los cre­yen­tes lo mis­mo que les or­de­nó a los men­sa­je­ros”. Dios di­ce en el Co­rán: “¡Oh, Men­sa­je­ros! Co­med de las co­sas bue­nas y obrad con rec­ti­tud…” (23:51). “¡Oh, cre­yen­tes! Co­med de las co­sas bue­nas que os he­mos pro­veí­do…” (2:172). Lue­go agre­gó el Pro­fe­ta Muham­mad: “¿Có­mo pre­ten­de aquel que rea­li­za lar­gos via­jes y an­da des­pei­na­do y pol­vo­rien­to, le­van­tan­do sus ma­nos ha­cia el cie­lo y di­cien­do: ¡Oh, Se­ñor mío! ¡Oh, Se­ñor

mío! que su su­pli­ca sea res­pon­di­da, cuan­do su co­mi­da es ilí­ci­ta, su be­bi­da es ilí­ci­ta y su ves­ti­men­ta es ilí­ci­ta?”

El sig­ni­fi­ca­do de es­te di­cho pro­fé­ti­co es que Dios, El Al­tí­si­mo y Ma­jes­tuo­so, está le­jos de to­da im­per­fec­ción y de­fec­to, y que só­lo acep­ta las obras bue­nas, pu­ras y li­bres de to­do aque­llo que las co­rrom­pe, co­mo la os­ten­ta­ción y la hi­po­cre­sía; y las ca­ri­da­des rea­li­za­das con bie­nes ob­te­ni­dos ilí­ci­ta­men­te.

Dios di­ce en el Co­rán: “Di: Lo ma­lo y lo bueno ja­más po­drán equi­pa­rar­se, aun­que te gus­te la abun­dan­cia de lo ma­lo” (5:100).

Dios men­cio­na la di­fe­ren­cia en­tre una pa­la­bra bue­na y una pa­la­bra ma­la. En el Co­rán, di­ce: “Re­pa­ra [¡Oh, Muham­mad!] en el ejem­plo que Dios ex­po­ne: Una bue­na pa­la­bra es co­mo un ár­bol bueno cu­ya raíz está fir­me y sus ra­mas se ex­tien­den ha­cia el cie­lo” (14:24). “En cam­bio, una pa­la­bra ma­la es co­mo un ár­bol ma­lo que ha si­do arran­ca­do de la tie­rra y no tie­ne dóo­de afir­mar­se” (14:26). “Ha­cia El as­cien­den las bue­nas pa­la­bras [y glo­ri­fi­ca­cio­nes]” (35:10). El cre­yen­te es una per­so­na pu­ra y

bue­na, y la pu­re­za con la que se ca­rac­te­ri­zan su co­ra­zón, len­gua y ac­cio­nes se de­be a la fe que al­ber­ga su al­ma y que se ma­ni­fies­ta en sus per­ma­nen­tes in­vo­ca­cio­nes a Dios y ac-

Dios está le­jos de cual­quier de­fec­to y so­la­men­te acep­ta las ac­cio­nes rec­tas.

tos vir­tuo­sos. To­das es­tas obras bue­nas son acep­ta­das por Dios.

La con­di­ción fun­da­men­tal pa­ra que nues­tros ac­tos sean bue­nos y acep­ta­dos por Dios es ali­men­tar­se de lo lí­ci­to. A to­dos los Men­sa­je­ros y sus pue­blos se les or­de­nó co­mer de lo lí­ci­to y obrar co­rrec­ta­men­te. Si la co­mi­da es lí­ci­ta, las obras pia­do­sas son acep­ta­das; pe­ro si la co­mi­da es ilí­ci­ta, ¿có­mo,en­ton­ces, pue­den ser acep­ta­das las obras?

Abu Hu­rai­ra na­rró que el Pro­fe­ta di­jo: “Cuan­do el mu­sul­mán ha­ce una ca­ri­dad con lo que ob­tu­vo lí­ci­ta­men­te, El Clemente la re­ci­be con Su mano de­re­cha”.

Con res­pec­to a “¿Có­mo pre­ten­de aquel que rea­li­za lar­gos via­jes y an­da

des­pei­na­do y pol­vo­rien­to…”, nos en­se­ñan có­mo se de­be rea­li­zar una sú­pli­ca y cuá­les son los fac­to­res que hay que te­ner en cuen­ta pa­ra que es­ta sea res­pon­di­da:

1. Los via­jes, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, son un mo­ti­vo por el cual las sú

pli­cas son res­pon­di­das, ya que di­jo el Pro­fe­ta: “Tres sú­pli­cas son res­pon­di­das sin du­da al­gu­na: la de la per­so­na opri­mi­da, la del via­je­ro y la de un pa­dre por su hi­jo”.

2. De­sa­pe­gar­se de las ri­que­zas y ves­tir de ma­ne­ra aus­te­ra son tam­bién mo­ti­vos pa­ra que la sú­pli­ca sea res­pon­di­da. El Pro­fe­ta di­jo: “Dios res­pon­de los rue­gos de quie­nes an­dan pol­vo­rien­tos con el pe­lo en­ma­ra­ña­do y ves­ti­dos con an­dra­jos” (por com­pa­sión que El sien­te por los po­bres).

3. Ele­var las ma­nos ha­cia el cie­lo tam­bién for­ma par­te de los mo­da­les de una in­vo­ca­ción. El Pro­fe­ta di­jo: “Dios es Digno y Ge­ne­ro­so. Cuan­do un hom­bre le­van­ta sus ma­nos pa­ra ro­gar­le, El no pue­de de­jar de con­ce­der­le lo que Le pi­de y que Su sier­vo ba­je sus ma­nos de­cep­cio­na­do”.

4. In­sis­tir en los rue­gos in­vo­can­do re­pe­ti­da­men­te el se­ño­río de Dios es el me­jor fac­tor pa­ra que una sú­pli­ca sea res­pon­di­da. Dios di­ce en el Co­rán: “Aque­llos que in­vo­can a Dios es­tan­do de pie, sen­ta­dos o re­cos­ta­dos, me­di­tan en la crea­ción de los cie­los y la Tie­rra, y di­cen: ¡Se­ñor nues­tro! No has crea­do to­do es­to en vano ¡Glo­ri­fi­ca­do Seas! Pre­sér­va­nos del cas­ti­go del Fue­go, ¡ Se­ñor nues­tro! Por cier­to que a quien in­tro­duz­cas en el Fue­go lo ha­brás de­gra­da­do. Y los ini­cuos no ten­drán quien les au­xi­lie. ¡ Se­ñor nues­tro! He­mos oí­do a quien con­vo­ca a la fe, di­cien­do: Creed en Vues­tro Se­ñor, y creí­mos. ¡Se­ñor nues­tro! Per­dó­na­nos nues­tros pe­ca­dos, bo­rra nues­tras ma­las obras y reúne­nos, al mo­rir, con los pia­do­sos. Y con­cé­de­nos ¡Se­ñor nues­tro! lo que nos has pro­me­ti­do por me­dio de Tus Men­sa­je­ros y no nos hu­mi­lles en el Día de la Re­su­rrec­ción. Tú no fal­tas a Tu pro­me­sa. Su Se­ñor les res­pon­dió a sus sú­pli­cas y di­jo: No de­ja­ré de re­com­pen­sar nin­gu­na de vues­tras obras, seais hom­bres o mu­je­res…” (3:191195).

La ma­yo­ría de los rue­gos en el Co­rán co­mien­za in­vo­can­do el se­ño­río de Dios. Por ejem­plo: “¡Se­ñor nues­tro! Danos bie­nes­tar en es­ta vi­da y en la otra, y pre­sér­va­nos del tor­men­to del fue­go” (2:201). “¡Se­ñor nues­tro! No nos im­pon­gas una car­ga co­mo la que im­pu­sis­te a quie­nes nos pre­ce­die­ron. ¡Se­ñor nues­tro! No nos im­pon­gas al­go su­pe­rior a nues­tras fuer­zas…” (2:286). “¡Se­ñor nues­tro! No ha­gas que nues­tros co­ra­zo­nes se des­víen, des­pués de ha­ber­nos guia­do…” (3:8).

Co­me­ter pe­ca­dos, co­mo ali­men­tar­se o ves­tir­se de lo ad­qui­ri­do ilí­ci­ta­men­te, im­pi­de que las sú­pli­cas sean res­pon­di­das y lo in­ver­so es co­rrec­to pa­ra que sean acep­ta­das.

El com­pa­ñe­ro del Pro­fe­ta Sa`adIbn Abu Uaq­qas fue pre­gun­ta­do en una opor­tu­ni­dad: “¿Por qué tus rue­gos son los más res­pon­di­dos de en­tre los de­más?” Y res­pon­dió: “Nun­ca lle­vo a mi bo­ca un bo­ca­do de co­mi­da sin an­tes es­tar com­ple­ta­men­te se­gu­ro de có­mo lo he ob­te­ni­do y de dón­de pro­vie­ne”.

Re­zo. El cre­yen­te es una per­so­na pu­ra y bue­na e in­vo­ca siem­pre a Dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.