La re­con­ci­lia­ción is­la­mo-ca­tó­li­ca

Re­en­cuen­tro. Tras el ma­les­tar que pro­vo­có en el Is­lam un dis­cur­so de Be­ne­dic­to XVI, el en­cuen­tro de Fran­cis­co con el lí­der su­ni­ta en El Cai­ro se­lló la nor­ma­li­za­ción del víncu­lo. Y pro­fun­di­zó el diá­lo­go.

Clarin - Valores Religiosos - - Valores Religiosos - Pbro. Gui­ller­mo Mar­có Sa­cer­do­te de la ar­qui­dió­ce­sis de Bs. As.

El pa­pa Fran­cis­co, en su via­je a Egipto, vi­si­tó al Gran Imán de la uni­ver­si­dad de Al-Az­har, la más al­ta (y an­ti­güa) ins­ti­tu­ción teo­ló­gi­ca y de edu­ca­ción re­li­gio­sa del Is­lam su­ni­ta (la co­rrien­te ma­yo­ri­ta­ria) en el mun­do. Va­le acla­rar que des­de un dis­cur­so de Be­ne­dic­to XVI en Ra­tis­bo­na -don­de ci­tó una crí­ti­ca de un em­pe­ra­dor bi­zan­tino a Maho­ma- se ha­bían ro­to las re­la­cio­nes en­tre la San­ta Se­de y la uni­ver­si­dad. En aquel mo­men­to cues­tio­né el dis­cur­so del Pa­pa en una en­tre­vis­ta a una re­vis­ta di­cien­do que me ha­bía pa­re­ci­do “po­co fe­liz” y que “se po­día rom­per en cin­co mi­nu­tos lo que ha­bía lle­va­do tan­tos años cons­truir”. Des­pués de mu­chas ges­tio­nes se pu­do re­com­po­ner la re­la­ción, ya en tiem­pos de Fran­cis­co, quien in­vi­tó al Gran Imán Shaykh Ah­mad al-Ta­yeb al Va­ti­cano, que lo vi­si­tó en ma­yo de 2016. Es­te, a su vez, or­ga­ni­zó e in­vi­tó a Fran­cis­co a una Con­fe­ren­cia In­ter­na­cio­nal de Paz en El Cai­ro.

A su lle­ga­da a la ca­pi­tal egip­cia el Pa­pa man­tu­vo una reunión pri­va­da con el Gran Imam Shaykh Ah­mad al-Ta­yeb en su des­pa­cho. Tras un in­ter­cam­bio de do­nes, Fran­cis­co se tras­la­dó en au­to­mó­vil al Al-Az­har Con­fe­ren­ce Cen­ter pa­ra pro­nun­ciar un dis­cur­so an­te los par­ti­ci­pan­tes en la re­fe­ri­da con­fe­ren­cia. Allí el Pa­pa se ro­bó los co­ra­zo­nes de sus oyen­tes al abrir el dis- cur­so con las pa­la­bras de de­seo de paz en mu­sul­mán: “Al Sa­la­mò Alai­kum: Es pa­ra mí un gran re­ga­lo es­tar aquí, en es­te lu­gar, y co­men­zar mi vi­si­ta a Egipto en­con­trán­do­me con vo­so­tros en el ám­bi­to de es­ta Con­fe­ren­cia”.

En una de las par­tes más im­por­tan­tes del dis­cur­so Fran­cis­co ex­pre­só: “Pre­ci­sa­men­te en el cam­po del diá­lo­go, es­pe­cial­men­te in­ter­re­li­gio­so, es­ta­mos lla­ma­dos a ca­mi­nar jun­tos con la con­vic­ción de que el fu­tu­ro de to­dos de­pen­de tam­bién del en­cuen­tro en­tre re­li­gio­nes y cul­tu­ras. El diá­lo­go pue­de ser fa­vo­re­ci­do si se con­ju­gan bien tres in­di­ca­cio­nes fun­da­men­ta­les: el de­ber de la iden­ti­dad, la va­len­tía de la al­te­ri­dad y la sin­ce­ri­dad de las in­ten­cio­nes”.

“El de­ber de la iden­ti­dad -aña­de-, por­que no se pue­de en­ta­blar un diá­lo­go real so­bre la ba­se de la am­bi­güe­dad o de sa­cri­fi­car el bien pa­ra com­pla­cer al otro. La va­len­tía de la al­te­ri­dad, por­que al que es di­fe­ren­te, cul­tu­ral o re­li­gio­sa­men­te, no se le ve ni se le tra­ta co­mo a un enemi­go, sino que se le aco­ge co­mo a un com­pa­ñe­ro de ru­ta, con la ge­nui­na con­vic­ción de que el bien de ca­da uno se en­cuen­tra en el bien de to­dos. La sin­ce­ri­dad de las in­ten­cio­nes, por­que el diá­lo­go, en cuan­to ex­pre­sión au­tén­ti­ca de lo hu­mano, no es una es­tra­te­gia pa­ra lo­grar se­gun­das in­ten­cio­nes, sino el ca­mino de la ver­dad, que me­re­ce ser re­co­rri­do pa­cien­te­men­te pa­ra trans­for­mar la com­pe­ti­ción en coo­pe­ra­ción”.

Y con­clu­yó: “Edu­car, pa­ra abrir­se con res­pe­to y dia­lo­gar sin­ce­ra­men­te con el otro, re­co­no­cien­do sus de­re­chos y li­ber­ta­des fun­da­men­ta­les, es­pe­cial­men­te la re­li­gio­sa, es la me­jor ma­ne­ra de cons­truir jun­tos el fu­tu­ro, de ser cons­truc­to­res de civilización. Por­que la úni­ca al­ter­na­ti­va a la bar­ba­rie del con­flic­to es la cul­tu­ra del en­cuen­tro; no hay otra. Y con el fin de con­tra­rres­tar real­men­te la bar­ba­rie de quien ins­ti­ga al odio e in­ci­ta a la vio­len­cia, es ne­ce­sa­rio acom­pa­ñar y ayu­dar a ma­du­rar a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes pa­ra que, an­te la ló­gi­ca in­cen­dia­ria del mal, res­pon­dan con el pa­cien­te cre­ci­mien­to del bien: jó­ve­nes que, co­mo ár­bo­les plan­ta­dos, es­tén en­rai­za­dos en el te­rreno de la his­to­ria y, cre­cien­do ha­cia lo Al­to y jun­to a los de­más, trans­for­men ca­da día el ai­re con­ta­mi­na­do de odio en oxí­geno de fra­ter­ni­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.