La re­de­fi­ni­ción del de­por­te

La tra­di­ción ju­día no se lle­vó muy bien con las prác­ti­cas de­por­ti­vas. Pe­ro hoy re­co­no­ce su gran apor­te for­ma­ti­vo.

Clarin - Valores Religiosos - - JUDIOS - Tz­vi bar Itz­jak Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Ho­mo Lu­dens (el hom­bre que jue­ga) es un li­bro del pensador Johan Hui­zin­ga so­bre el hom­bre que com­pi­te, se di­vier­te y que ve a otros com­pe­tir y di­ver­tir­se. Se­gún el fi­ló­so­fo, la cul­tu­ra sur­gió en for­ma de fies­ta y jue­go. O pa­ra ser más pre­ci­so: “en las for­mas y con el áni­mo de un jue­go”. Hui­zin­ga sos­tie­ne que en to­da re­la­ción, en ca­da ac­ti­vi­dad y en los mo­dos de es­ta­ble­cer víncu­los, hay un jue­go. In­clu­si­ve en el ri­tual del ser­vi­cio re­li­gio­so: ju­ga­mos con el len­gua­je, con la mú­si­ca, con ges­tos ce­re­mo­nio­sos. Le­jos de ser irres­pe­tuo­so, des­cu­brir el as­pec­to lú­di­co li­be­ra ten­sio­nes. ¡Y cuán­to más fá­cil se­ría en­ten­der la vi­da des­de ese lu­gar, arran­can­do una son­ri­sa cuan­do nos po­ne­mos lo­cos y pre­gun­tar­nos “qué se nos jue­ga” al to­mar tal o cual ac­ti­tud!. El jue­go im­pul­sa al ser hu­mano a per­se­guir la fa­ma, el ho­nor, el buen nom­bre, la glo­ria, la vir­tud y el re­co­no­ci­mien­to.

La ma­yor ex­pre­sión cris­ta­li­za­da del jue­go es el de­por­te y la tra­di­ción ju­día, en ge­ne­ral, no se ha lle­va­do muy bien con él. Al­gu­nos exé­ge­tas lo han vis­to co­mo una vo­ca­ción pa­ga­na. Cuen­ta el Tal­mud que cuan­do los ju­díos que­rían ser con­fun­di­dos con los grie­gos y ser acep­ta­dos por la cla­se do­mi­nan­te co­men­za­ron a rea­li­zar ejer­ci­cios atlé­ti­cos. Alan Aker­man, un aca­dé­mi­co que in­ves­ti­ga el pe­río­do tal­mú­di­co, sos­tie­ne que la in­dul­gen­cia en el atle­tis­mo fue vis­ta en el pen­sa­mien­to y en la historia ju­día an­ti­gua co­mo el equi­va­len­te a una ne­ga­ción de la pro­pia iden­ti­dad, ya que es­ta­ba re­la­cio­na­da con los gla

dia­do­res ro­ma­nos. Pe­ro por suer­te el tiem­po ha pa­sa­do, el de­por­te se re­des­cu­bre y for­ma par­te de la vi­da de las ins­ti­tu­cio­nes ju­días.

Trai­go es­ta re­fle­xión por­que en es­tos días se desa­rro­lla en Is­rael la XX edi­ción de los Jue­gos Ma­ca­beos o “Ma­ca­bia­das”. Diez mil atle­tas pro­ve­nien­tes de las di­ver­sas co­mu­ni­da­des ju­días del mundo com­pi­ten en to­das las dis­ci­pli­nas del de­por­te. Tu­ve el in­men­so or­gu­llo de par­ti­ci­par de su aper­tu­ra. Con es­plen­dor, el Es­ta­dio de Jerusalén reunió a ju­ga­do­res y de­le­ga­cio­nes que con co­lo­ri­do y ale­gría en­ga­la­na­ron la es­ce­na. Nues­tro país, Ar­gen­ti­na, re­pre­sen­ta­do por 300 de­por­tis­tas, ocu­pa un lu­gar des­ta­ca­do. Mien­tras es­cri­bo es­tas lí­neas, veo por te­le­vi­sión una com­pe­ten­cia de sal­to en al­to. Y me con­mue­ve pen­sar có­mo el hom­bre es ca­paz de ele­var­se, fí­si­ca y es­pi­ri­tual­men­te, por­que emo­cio­na des­cu­brir que po­si­ble­men­te el de­por­te y el ar­te sean uno de los po­cos es­pa­cios en los cua­les la hu­ma­ni­dad se en­cuen­tre co­mo si fue­se una fa­mi­lia que ad­quie­re con­cien­cia de sí mis­ma. Y en ese en­cuen­tro, vis­lum­bre un des­tino co­mún, ya que en el jue­go hay un pro­fun­do sen­ti­do de ex­pre­sión que in­vi­ta a di­ver­tir­se jun­tos. Di­ce el Mi­drash que cuan­do el hom­bre ríe, Dios ríe. Es en esa man­co­mu­nión que se amal­ga­man la exis­ten­cia hu­ma­na y la Glo­ria Di­vi­na.

GEN­TI­LE­ZA BET EL

Jue­gos Ma­ca­beos. En Is­rael se rea­li­za la tra­di­cio­nal com­pe­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.