Diez en­se­ñan­zas pa­ra con­ser­var la her­man­dad

Res­pe­to, mi­se­ri­cor­dia y hu­mil­dad se cuen­tan en­tre los con­se­jos de los com­pa­ñe­ros del pro­fe­ta pa­ra evi­tar la dis­cor­dia.

Clarin - Valores Religiosos - - ISLAMICOS - Fy­ras El­sa­yer Centro Is­lá­mi­co de la Rep. Ar­gen­ti­na

Dios se di­ri­ge al Pro­fe­ta Muham­mad en el Co­rán en re­la­ción a “aque­llos que han ro­to la uni­dad de su fe y for­ma­ron sec­tas”, y di­ce: “Tú no eres res­pon­sa­ble de quie­nes di­vi­die­ron su re­li­gión y for­ma­ron sec­tas. Alá se ha­rá car­go de ellos, y Él les in­for­ma­rá de lo que ha­cían.” (6: 159)

Es­te ver­sícu­lo ex­pre­sa una con­de­na a to­da cla­se de sec­ta­ris­mo que sur­ja de la in­to­le­ran­cia de las per­so­nas y de sus de­cla­ra­cio­nes en don­de di­cen ser “los úni­cos y verdaderos ex­po­nen­tes” de las di­vi­nas en­se­ñan­zas. “De ha­ber­lo desea­do tu Se­ñor, hu­bie­ra he­cho de la hu­ma­ni­dad una co­mu­ni­dad úni­ca [en creen­cias], pe­ro no de­ja­rán de dis­cre­par, a ex­cep­ción de aque­llos a los que Dios ten­ga mi­se­ri­cor­dia...” (Co­rán11:118-119)

Si la mi­se­ri­cor­dia de Dios po­ne fin a las dis­cre­pan­cias en la hu­ma­ni­dad, ¿có­mo es po­si­ble en­ton­ces que las dispu­tas re­pre­sen­ten una mi­se­ri­cor­dia? En el ver­sícu­lo si­guien­te y otros si­mi­la­res, Alá or­de­na la uni­dad y el acuer­do: “Su­je­taos con fir­me­za, jun­tos, a la cuer­da de Dios, y no os di­vi­dáis. Y re­cor­dad la gra­cia de Dios so­bre vo­so­tros, que cuan­do erais enemi­gos pu­so amor en­tre vues­tros co- ra­zo­nes, y os con­ver­tis­teis, por Su gra­cia, en her­ma­nos...” (3:103)

Des­pués de la abo­mi­na­ción que im­pli­ca la aso­cia­ción de otros en la ado­ra­ción a Dios, no hay na­da más re­pug­nan­te pa­ra las en­se­ñan­zas del Is­lam que la dis­cor­dia en la co­mu­ni­dad. Los man­da­mien­tos de Dios y Su Pro­fe­ta son muy cla­ros en el lla­ma­do a la uni­dad y a la so­li­da­ri­dad en­tre los cre­yen­tes. La re­con­ci­lia­ción de sus co­ra­zo­nes y la pre­pa­ra­ción de sus es­fuer­zos pa­ra una so­la cau­sa.

El Pro­fe­ta ad­vir­tió a sus com­pa­ñe­ros so­bre los ries­gos que trae el desacuer­do, en­ten­dió que la su­per­vi­ven­cia de sus se­gui­do­res de­pen­día de la ar­mo­nía y del afec­to mu­tuo en­tre los cre­yen­tes, cu­yos co­ra­zo­nes se han uni­do de­bi­do a su amor a Dios. De es­ta ma­ne­ra, el Pro­fe­ta ad­vir­tió en reite­ra­das oca­sio­nes que no de­bían dar lu­gar a la dis­cor­dia, y lue­go di­jo: “No par­ti­ci­pen en desacuer­dos que pue­dan pro­du­cir dis­cor­dia en sus co­ra­zo­nes.”

Los com­pa­ñe­ros del Pro­fe­ta nos en­se­ña­ron:

1. In­ten­ta­ban evi­tar la dis­cor­dia: Los saha­ba evi­ta­ban los desacuer­dos. No le da­ban im­por­tan­cia a cues­tio­nes in­sig­ni­fi­can­tes, pe­ro sí se aden­tra­ron en los te­mas que oca­sio­na­ban con­tro­ver­sia re­la­cio­na­dos con la guía del Pro­fe­ta. 2. Va­lo­ra­ban la uni­dad: Con­si­de­ra­ban que la her­man­dad del Is­lam era uno de los prin­ci­pios más im­por­tan­tes de la re­li­gión, sin la cual, se­ría ca­si im­po­si­ble pro­mul­gar­lo. Es­to tras­cen­día las di­fe­ren­cias de opi­nión y los acuer­dos so­bre cues­tio­nes abier­tas a di­fe­ren­tes in­ter­pre­ta­cio­nes.

3. En­mar­ca­ban la dis­cu­sión: Los pi­la­res de la fe y del Is­lam no es­ta­ban su­je­tos a dis­cu­sión. Las di­fe­ren­cias de opi­nión se li­mi­ta­ban só­lo a cues­tio­nes de le­gis­la­ción (fiqh).

4. Mos­tra­ban la me­to­do­lo­gía sa­lu­da­ble pa­ra la re­so­lu­ción: Si las di­fe­ren­cias se sus­ci­ta­ban a pe­sar de los in­ten­tos por evi­tar­las, re­cu­rrían rá­pi­da­men­te al Co­rán o al Pro­fe­ta pa­ra afron­tar la cues­tión en dispu­ta.

5. La edu­ca­ción du­ran­te el de­ba­te: Se ad­he­rían con de­ter­mi­na­ción a las nor­mas de com­por­ta­mien­to is­lá­mi­cas. Ana­li­za­ban las di­fe­ren­tes cues­tio­nes de una ma­ne­ra res­pe­tuo­sa y ami­ga­ble, evi­tan­do el uso de un len­gua­je agre­si­vo o in­sul­tan­te, y es­cu­cha­ban po­si­ti­va­men­te al otro.

6. La fir­me­za en el ar­gu­men­to, pe­ro la mi­se­ri­cor­dia con la per­so­na: Es­to ga­ran­ti­za­ba la pre­ser­va­ción del res­pe­to pa­ra con los co­le­gas mu­sul­ma­nes que dis­cre­pa­ban y ade­más, man­te­nía el fa­na­tis­mo y la in­to­le­ran­cia ale­ja­dos.

7. La au­to­eva­lua­ción: El com­pro­mi­so con una con­cien­cia de Dios y la eva­sión de los de­seos per­so­na­les, con­ver­tía a la bús­que­da de la ver­dad en el ob­je­ti­vo prin­ci­pal; no era im­por­tan­te que la ver­dad fue­ra di­cha por uno o por otro. Lo im­por­tan­te era al­can­zar la ver­dad.

8. Com­ba­tían su ego: Re­cha­za­ban la hi­po­cre­sía y la adu­la­ción, y ha­cían to­do lo que es­ta­ba a su al­can­ce por in­ves­ti­gar ca­da asun­to ob­je­ti­va­men­te.

9. La hu­mil­dad: los com­pa­ñe­ros del Pro­fe­ta y los sa­bios ad­mi­tían sus erro­res sin re­sen­ti­mien­to ni ver­güen­za. Nin­guno se so­bre­va­lo­ra­ba ni des­acre­di­ta­ba la ha­bi­li­dad o los de­re­chos de su her­mano mu­sul­mán.

10. El res­pe­to: Cuan­do las di­fe­ren­cias de opi­nión eran inevi­ta­bles de­bi­do a cier­tas cir­cuns­tan­cias, co­mo prue­bas que es­ta­ban dis­po­ni­bles pa­ra al­gu­nas per­so­nas y no pa­ra otras, o di­ver­gen­cias en la com­pre­sión de un tex­to o una ex­pre­sión, mos­tra­ban res­pe­to y te­nían mi­se­ri­cor­dia.

AR­CHI­VO

Con­fra­ter­ni­dad. De­be es­tar por en­ci­ma de las cues­tio­nes abier­tas a di­fe­ren­tes in­ter­pre­ta­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.