Un ar­tis­ta que trans­for­ma la ex­clu­sión en poe­sía

Crea­dor de re­co­no­ci­das obras, tra­ba­ja con obre­ros des­em­plea­dos y uti­li­za ma­te­ria­les de fá­bri­cas aban­do­na­das.

Clarin - Valores Religiosos - - News -

¿Qué tie­nen en co­mún las es­cul­tu­ras de Evi­ta, el pa­dre Mu­gi­ca y Jau­ret­che, y la Si­re­na del Río de La Pla­ta? Ade­más de que to­das fue­ron he­chas por el ar­tis­ta ar­gen­tino Ale­jan­dro

Marmo y es­tán ubi­ca­das en la Ave­ni­da 9 de Ju­lio, par­ti­ci­pa­ron en su con­cre­ción obre­ros, en su ma­yo­ría de­socu­pa­dos, y en al­gu­nas se uti­li­zó ma­te­ria­les de fá­bri­cas y ta­lle­res ce­rra­dos. Fue la ma­ne­ra que en­con­tró Marmo de asu­mir su com­pro­mi­so an­te la ex­clu­sión so­cial. Pe­ro no qui­so que­dar­se en la me­ra de­nun­cia, sino plas­mar­lo en lo que él lla­ma una “es­té­ti­ca de la es­pe­ran­za”: una for­ma de tes­ti­mo­niar que es po­si­ble su­pe­rar la ad­ver­si­dad. Cuan­do co­no­ció al en­ton­ces car­de­nal Ber­go­glio de­ci­dió in­cor­po­rar­le a su com­pro­mi­so so­cial la di­men­sión re­li­gio­sa con es­cul­tu­ras co­mo el Cris­to Obre­ro y la Vir­gen de Lu­ján, he­chas aquí y en Ro­ma, y con la pro­yec­ta­da so­bre el Diá­lo­go In­ter­re­li­gio­so, tam­bién des­ti­na­da a la 9 de ju­lio.

-¿Có­mo na­ció su in­cli­na­ción por usar ma­te­ria­les de fá­bri­cas y ta­lle­res ce­rra­dos pa­ra ex­pre­sar su preo-

cu­pa­ción por los des­car­ta­dos?

-A me­dia­dos de los ’90, con 20 años de edad, no te­nía cla­ro qué ha­cer con mi vi­da y sen­tía an­gus­tia por el fu­tu­ro. Y me na­ce una es­pe­cie de em­pa­tía con la tris­te­za de esa épo­ca que eran las fá­bri­cas aban­do­na­das, ce­rra­das, por­que ven­go de esos orí­ge­nes. Mis pa­dres fue­ron in­mi­gran­tes que se for­ma­ron en la cul­tu­ra del tra­ba­jo en las fá­bri­cas. Aso­cié mi an­gus­tia a la an­gus­tia so­cial. En­ton­ces fui cons­tru­yen­do una iden­ti­dad co­mo ar­tis­ta que te­nía que ver con la an­gus­tia de los tra­ba­ja­do­res que que­da­ban sin em­pleo, una si­tua­ción que lle­gó a su pun­to má­xi­mo con la cri­sis de 2001. -Y op­tó por rea­li­zar obras que re­fle­ja­ran esa reali­dad…

-Cla­ro. Que­ría trans­for­mar el des­car­te en una suer­te de poe­sía, en una me­tá­fo­ra re­la­cio­na­da con la es­té­ti­ca de la es­pe­ran­za. Por­que la frus­tra­ción tie­ne su be­lle­za, sino fi­jé­mo­nos en el tan­go. Que­ría dar­le vi­si­bi­li­dad a esa reali­dad. Y si bien mis es­cul­tu­ras na­cían en la pe­ri­fe­ria, es­pe­cial­men­te en el co­n­ur­bano, eran em­pla­za­das en lu­ga­res de mu­cha vi­si­bi­li­dad de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res. -¿Y có­mo lo co­no­ció a Ber­go­glio?

- Ne­ce­si­ta­ba co­no­cer­lo, por­que tran­si­tá­ba­mos uni­ver­sos que se ase­me­ja­ban y te­nía­mos mu­chos co­no­ci­dos en co­mún. En las char­las que tu­vi­mos so­bre la be­lle­za me pa­re­ció im­por­tan­te en­con­trar una sim­bo­lo-

gía pa­ra tra­du­cir el dra­ma del des­car­te so­cial que exis­te en la Ar­gen­ti­na y el mun­do. Yo ya ve­nía tra­ba­jan­do el te­ma en Ja­pón, en Europa y en el país. El car­de­nal lo en­ten­dió bien y des­de esa com­ple­men­ta­ción de fe y be­lle­za que tu­vi­mos bus­ca­mos dar un men­sa­je an­te la ex­clu­sión.

- ¿En­ton­ces sur­gió la es­cul­tu­ra del Cris­to Obre­ro?

-Si, por­que el pri­mer Cris­to Obre­ro lo ins­ta­la­mos en Vi­lla Sol­da­ti, en la pa­rro­quia del mis­mo nom­bre y con la co­la­bo­ra­ción, jus­ta­men­te, de obre­ros de una fá­bri­ca. A par­tir de ahí ela­bo­ra­mos un con­cep­to del Cris­to Obre­ro in­te­gran­do a otras reali­da­des y rea­li­za­mos en el pa­be­llón de la UCA de Puer­to Ma­de­ro una mues­tra que se lla­ma­ba Evi­ta, el Cris­to Obre­ro y los Ca­ba­llos de Po­lo. -¿Có­mo se ges­ta­ron el Cris­to Obre­ro y la Vir­gen de Lu­ján que el Pa­pa

ben­di­jo en los jar­di­nes va­ti­ca­nos?

-La idea era ha­cer­los ahí con ma­te­ria­les en desuso de los ta­lle­res del Va­ti­cano. Que­ría con ello sim­bo­li­zar la cul­tu­ra del tra­ba­jo, que es la sa­li­da pa­ra los des­car­ta­dos. Se lo pro­pu­se a la gen­te del mu­seo va­ti­cano con la anuen­cia el San­to Pa­dre y tras la apro­ba­ción pu­se ma­nos a la obra.

-En de­fi­ni­ti­va, con su obra quie­re des­ta­car el va­lor de la per­so­na y su ca­pa­ci­dad pa­ra sa­lir ade­lan­te...

-Efec­ti­va­men­te. Que la “re­en­car­na­ción” en la vi­da exis­te des­pués de ha­ber si­do des­car­ta­do. En mi ca­so, el ar­te fue el ca­nal pa­ra “re­su­ci­tar”, pa­ra vol­ver a mo­de­lar la es­pe­ran­za en una vi­da dis­tin­ta, en una vi­da po­si­ble. En el mu­ral de Evi­ta par­ti­ci­pa­ron unos 40 obre­ros y creo que ca­da uno de ellos y sus fa­mi­lias ca­da vez que pa­san de­lan­te de esa obra sien­ten que su vi­da es dis­tin­ta.

En los jar­di­nes va­ti­ca­nos. El Pa­pa con Marmo al ben­de­cir dos de sus obras: Cris­to Obre­ro y Vir­gen de Lu­ján.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.