San Ca­ye­tano: Una so­li­da­ri­dad en la es­pe­ra que ha­ce es­cue­la

Ca­da 7 de agosto. alum­nos se­cun­da­rios asis­ten con be­bi­das y co­mi­da a los fie­les, pe­ro so­bre to­do los es­cu­chan.

Clarin - Valores Religiosos - - News - Ma­ria Mon­te­ro Es­pe­cial pa­ra Cla­rín.

Co­mo ca­da 7 de agosto, mi­les de per­so­nas mo­vi­das por la fe en San Ca­ye­tano for­ma­ron el lu­nes pa­sa­do largas fi­las que co­lap­sa­ron las ca­lles del ba­rrio de Li­niers. Gen­te de di­ver­sas eda­des y es­tra­tos so­cia­les lle­va­ron, an­te el san­to del pan y el tra­ba­jo, el pe­so de sus ne­ce­si­da­des es­pi­ri­tua­les y ma­te­ria­les, y las in­ten­cio­nes de sus fa­mi­lias. Y otra vez las ho­ras de es­pe­ra pa­ra in­gre­sar al san­tua­rio se ali­via­ron por los cien­tos de ser­vi­do­res que ofre­cie­ron be­bi­das ca­lien­tes, co­mi­da y agua a los pe­re­gri­nos. Pe­ro, so­bre to­do, un oí­do aten­to a es­cu­char­los.

En­tre otros -co­mo se vie­ne ha­cien­do des­de ha­ce ca­si 20 años-, chi­cos de es­cue­las se­cun­da­rias per­te­ne­cien­tes a la Vi­ca­ría de Edu­ca­ción del ar­zo­bis­pa­do por­te­ño se acer­ca­ron pa­ra ser par­te de es­te ser­vi­cio. Unos días an­tes, a mo­do de pre­pa­ra­ción, se reunie­ron a re­fle­xio­nar so­bre la vo­ca­ción del mi­sio­ne­ro. “El ob­je­ti­vo fue mar­car al­gu­nas pau­tas de la mi­sión en la ciu­dad –cuen­ta Patricia Pas­to­rino, coor­di­na­do­ra del equi­po pe­da­gó­gi­co y pastoral de la Vi­ca­ría-, por­que las es­cue­las sue­len ha­cer mi­sio­nes en el nor­te o sur del país y que­re­mos en­se­ñar­les que no es ne­ce­sa­rio via­jar mu­chos ki­ló­me­tros, sino que po­de­mos ser mi­sio­ne­ros en el día a día”.

En sin­to­nía con el sí­no­do pro­pues­to por la Igle­sia en Bue­nos Ai­res pa­ra es­te año, cu­yo eje es sa­lir al en­cuen­tro del otro, es­cu­char­se y co­no­cer­se, el le­ma que plan­teó la Vi­ca­ría

pa­ra es­te ser­vi­cio fue: “San Ca­ye­tano, mo­de­lo de es­cu­cha pa­cien­te, que­re­mos ca­mi­nar ha­cia vos y ha­cia ca­da uno de nues­tros her­ma­nos pa­ra com­par­tir el pan y el tra­ba­jo.”

“La idea es que los chi­cos pue­dan res­ca­tar que cuan­do es­cu­chan al otro, no lo ha­cen só­lo pa­ra ha­cer­le bien –apun­ta Pas­to­rino-, sino que es una ri­que­za pa­ra ellos tam­bién”.

Jus­ta­men­te es­to es lo que vuel­ve a sor­pren­der a Agus­ti­na, del Ins­ti­tu­to Hi­jas de Je­sús, de Bel­grano, quien ya par­ti­ci­pó otros años: “Has­ta que no lo vi­vís no en­ten­dés que per­so­nas des­co­no­ci­das se abran a con­tar­te ex­pe­rien­cias muy fuer­tes e ín­ti­mas de sus vi­das y que só­lo es­cu­chan­do con el co­ra­zón es­tás, de al­gu­na ma­ne­ra, ayu­dán­do­los. Eso me com­ple­ta –afir­ma-, me ha­ce muy fe­liz”.

El ser­vi­cio de los co­le­gios es­tu­vo organizado en una jor­na­da de 8 a 16, tur­nán­do­se ca­da dos ho­ras. Es­te año par­ti­ci­pa­ron alum­nos de Nues­tra Se­ño­ra de Lourdes, Nues­tra Se­ño­ra de la Uni­dad, Ma­ter Do­lo­ro­sa, San­tí­si­mo Sa­cra­men­to, San­tos Gay­nor, San Jo­sé y San Agus­tín.

Los alum­nos se con­mo­vían al ver que des­de los más chi­qui­tos has­ta los an­cia­nos, so­los o en fa­mi­lia, lle­ga­ban re­zan­do con tan­ta de­vo­ción . Y coin­ci­dían en que las fi­las son tan di­ver­sas y tie­nen tan­tas his­to­rias de vi­da que mo­vi­li­zan a quien las es­cu­cha . “El jo­ven es­tá muy en­ce­rra­do en sí mis­mo, muy preo­cu­pa­do por las co­sas que le pa­san a él –ad­vier­te Pas­to­rino-, pe­ro acom­pa­ñar a la gen­te inevi­ta­ble­men­te le to­ca el co­ra­zón y cuan­do eso pa­sa apa­re­ce Dios”.

Ese fue el ca­so de Josefina, del co­le­gio San Agus­tín, de Devoto, que lle­gó con mu­cho en­tu­sias­mo a su pri­me­ra mi­sión: “Siem­pre me gus­tó es­cu­char y tra­tar de ayu­dar, pe­ro lo que vi­ví su­peró to­do lo que ima­gi­na­ba”. A lo que Ju­lián, del co­le­gio Ma­ter Do­lo­ro­sa, del mis­mo ba­rrio, ya con más ex­pe­rien­cia por ser su se­gun­do año, agre­ga: “Al prin­ci­pio no te­nés idea de có­mo ayu­dar a la gen­te. Te pa­re­ce in­creí­ble que al­guien pue­da sos­te­ner­se en vos y la sen­sa­ción es que no te que­rés ir, que en reali­dad re­ci­bís más de lo que das”.

Pas­to­rino cree que la vi­ven­cia es tan va­lio­sa pa­ra sus vi­das que vuel­ven a la es­cue­la con sus tes­ti­mo­nios. “Al día si­guien­te lo com­par­ten con sus com­pa­ñe­ros y pro­fe­so­res y se va ge­ne­ran­do la cul­tu­ra del en­cuen­tro que nos pi­de el pa­pa Fran­cis­co. La idea -agre­ga- es que ca­da año par­ti­ci­pen más co­le­gios, por­que es una ma­ne­ra de edu­car en la fe, que ade­más de la ora­ción, tie­ne el en­cuen­tro co­ti­diano con la gen­te, con Je­sús que nos lla­ma des­de la ca­lle, des­de la vi­da de ca­da una de las per­so­nas”.

En ac­ción. Mi­les de fie­les que fue­ron al san­tua­rio es­te lu­nes re­ci­bie­ron la asis­ten­cia de jó­ve­nes es­tu­dian­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.