Un ca­mino pa­ra ser más jus­tos

Clarin - Valores Religiosos - - News - San­tia­go Fra­ga Dir. Ej. Vi­ca­ría de Edu­ca­ción Ar­zo­bis­pa­do de Bue­nos Ai­res

En tiem­pos de de­ba­te so­bre el va­lor de la es­cue­la, sus lo­gros de apren­di­za­je y la ne­ce­si­dad de re­no­var su pro­pues­ta ca­be pen­sar so­bre el tes­ti­mo­nio de fe y de apren­di­za­je de los mi- les de jó­ve­nes que du­ran­te dé­ca­das han sa­li­do de la es­cue­la al en­cuen­tro de los pe­re­gri­nos de San Ca­ye­tano.

En pri­mer lu­gar, por­que de­be­mos re­cu­pe­rar el va­lor de la es­cue­la pa­ra for­mar per­so­nas. Len­gua y Ma­te­má­ti­ca son im­por­tan­tes por­que ofre­cen ho­ri­zon­te de au­to­va­lía pa­ra cual­quier per­so­na. Tan im­por­tan­te co­mo es­tas ma­te­rias, es el pro­pó­si­to de la edu­ca­ción. Exis­te un pa­ra qué en cual­quier pro­pues­ta que ar­ti­cu­la con un pro­pó­si­to que ca­da per­so­na de­be cons­truir y des­cu­brir. La es­cue­la, con ini­cia­ti­vas en­fo­ca­das en los va­lo­res y en la fe, ofre­ce un va­lio­so ca­mino pa­ra for­mar per­so­nas en una di­men­sión tras­cen­den­te que nun­ca de­be fal­tar.

En se­gun­do tér­mino, es­tos jó­ve­nes –con su ac­ción- nos in­vi­tan a to­dos a sa­lir al en­cuen­tro. Sa­lir al en­cuen­tro su­po­ne una ac­ti­tud de­ci­di­da, ne­ta de dia­lo­gar y ca­mi­nar jun­to al otro en los vai­ve­nes de su his­to­ria. Du­ran­te ho­ras,los chi­cos es­cu­chan a las per­so­nas con sus his­to­rias y pe­di­dos pa­ra San Ca­ye­tano, les ofre­cen al­go ca­lien­te o al­go dul­ce... Pue­de pa­re­cer po­co, pe­ro no lo es. Es­te ge­nuino en­cuen­tro, les brin­da al­go que con­si­de­ran úni­co. Así lo tes­ti­mo­nian ellos con sus com­pa­ñe­ros y es lo que ha­ce que ca­da año sean más los que quie­ran par­ti­ci­par.

Fi­nal­men­te, vivimos en un mun­do en don­de el pan y el tra­ba­jo fal­tan de­ma­sia­das ve­ces. Co­mo de­cía el Pa­pa Fran­cis­co en una de sus úl­ti­mas ho­mi­lías en San Ca­ye­tano co­mo ar- zo­bis­po de Bue­nos Ai­res: “Jun­to a San Ca­ye­tano re­za­mos y pe­di­mos la gracia de de­jar ca­da uno sus avi­va­das y ser hom­bres y mu­je­res con sed de jus­ti­cia, con esa ale­gría que da pen­sar có­mo ser más jus­tos en nues­tras re­la­cio­nes”.

El ser­vi­cio de San Ca­ye­tano es un ca­mino de los jó­ve­nes de las es­cue­las de Bue­nos Ai­res pa­ra ser ca­da vez más jus­tos. Es una in­vi­ta­ción a re­no­var nues­tra ac­ción en fa­vor de los que me­nos tie­nen, de ha­cer oí­do aten­to a las enor­mes di­fi­cul­ta­des que te­ne­mos los ar­gen­ti­nos. Y lo­grar, en­tre to­dos, res­pues­tas de fon­do pa­ra al­can­zar la in­clu­sión ple­na de de­re­chos pa­ra ca­da uno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.