Ca­da vez más ca­sa­dos eli­gen ser clé­ri­gos

Quie­nes op­tan por el mi­nis­te­rio dia­co­nal cre­cen en to­do el mun­do. En el país ya se acer­can al mi­llar y su­pe­ran a los se­mi­na­ris­tas. Pue­den bau­ti­zar, casar, pre­di­car y ofi­ciar exe­quias. Cons­ti­tu­yen una efi­caz res­pues­ta an­te la es­ca­sez de sa­cer­do­tes.

Clarin - Valores Religiosos - - News - Ser­gio Ru­bin sru­bin@cla­rin.com

Cons­ti­tu­yen un fe­nó­meno en pleno au­ge en la Igle­sia ca­tó­li­ca en el mun­do des­de su res­tau­ra­ción, ha­ce me­dio si­glo, por par­te del Con­ci­lio Va­ti­cano II y -si bien tie­nen su pro­pia iden­ti­dad- pres­tan una ines­ti­ma­ble ayu­da an­te la es­ca­sez de sa­cer­do­tes. Pue­den bau­ti­zar, casar, pre­di­car y ofi­ciar las exe­quias, pe­ro tam­bién -y so­bre to­do- con­tri­buir con to­da la obra evan­ge­li­za­do­ra, ca­te­qué­ti­ca y ca­ri­ta­ti­va. Y has­ta, lle­ga­do el ca­so, es­tar al fren­te de una pa­rro­quia si no hay un sa­cer­do­te. La gran di­fe­ren­cia con es­tos es que, ade­más de que no es­tán fa­cul­ta­dos pa­ra ce­le­brar mi­sa, con­fe­sar e im­par­tir la un­ción de los en­fer­mos, pue­den ser ca­sa­dos. Y co­mo -al igual que los sa­cer­do­tes- re­quie­ren ser or­de­na­dos, o sea, re­ci­ben el or­den sa­gra­do, son clé­ri­gos. Even­tual­men­te, pues, clé­ri­gos ca­sa­dos: son los diá­co­nos per­ma­nen­tes.

Su cre­ci­mien­to sal­ta a la vis­ta. En el mun­do, en 1995 eran 21.000, mien­tras que en 2014 su­ma­ban 45.000. En Bra­sil pa­sa­ron en el mis­mo pe­río­do de 800 a 3.400 y en los Es­ta­dos Uni­dos, de 11.000 a 18.000. En la Ar­gen­ti­na se con­ta­ban 360 en 1995 y es­te año lle­gan a los 970. Prác­ti­ca­men­te, ya su­pe­ran a los se­mi­na­ris­tas que to­ta­li­zan es­te año 958 si se con­ta­bi­li­zan los dio­ce­sa­nos y los de las prin­ci­pa­les con­gre­ga­cio­nes. Es­to se da en un con­tex­to de re­la­ti­va es­ta­bi­li­dad de la can­ti­dad de sa­cer­do­tes, pe­ro cla­ra­men­te in­su­fi­cien­te. Por ca­so, en el país son al­re­de­dor de 5.500, la mi­tad de lo que mí­ni­ma­men­te se ne­ce­si­ta. Ade­más, en cier­tas zo­nas, co­mo el gran Bue­nos Ai­res, con gran den­si­dad po­bla­cio­nal y mu­chas ne­ce­si­da­des, esa es­ca­sez es más pro­nun­cia­da.

La his­to­ria de los diá­co­nos per­ma­nen­tes se re­mon­ta a los orí­ge­nes de la Igle­sia. Aca­so el prin­ci­pal an­te­ce­den­te se en­cuen­tra en los evan­ge­lios (Hch. 6, 1-6): “Por aque­llos días, al mul­ti­pli­car­se los dis­cí­pu­los, hu­bo quejas de los he­le­nis­tas con­tra los he­breos, por­que sus viu­das eran des­aten­di­das en la asis­ten­cia co­ti­dia­na. Los Do­ce con­vo­ca­ron la asam­blea de los dis­cí­pu­los y di­je­ron: ´No pa­re­ce bien que no­so­tros aban­do­ne­mos la Pa­la­bra de Dios por ser­vir las me­sas. Por tan­to, her­ma­nos, bus­cad de en­tre vo­so­tros a sie­te hom­bres, de bue­na fa­ma, lle­nos de Es­pí­ri­tu y de sa­bi­du­ría, y los pon­dre­mos al fren­te de es­te car­go, mien­tras que no­so­tros nos de­di­ca­re­mos a la ora­ción y al mi­nis­te­rio de la Pa­la­bra´”. Ese mi­nis­te­rio se ex­ten­dió en Ro­ma en el si­glo III.

Pe­ro en la Edad Me­dia fue­ron su­pri­mi­dos y so­lo que­dó el dia­co­na­do co­mo el pa­so pre­vio al sa­cer­do­cio. Has­ta que en la dé­ca­da del ’60 -so­bre to­do im­pul­sa­do por al­gu­nos obis­pos de Amé­ri­ca La­ti­na- fue re­im­plan­ta- do. Lo que sus­ci­tó que una cre­cien­te can­ti­dad de lai­cos ca­sa­dos com­pro­me­ti­dos en las pa­rro­quias op­ta­ran por ese mi­nis­te­rio. “No ca­be du­da que es una obra del Es­pí­ri­tu San­to co­mo res­pues­ta a una ne­ce­si­dad de la Igle­sia, sino no se ex­pli­ca que tan­tas per­so­nas lo abra­cen”, di­ce el diá­cono Ma

rio Gó­mez, ca­sa­do, seis hi­jos, de la dió­ce­sis de Morón, y res­pon­sa­ble del dia­co­na­do per­ma­nen­te en la co­mi­sión de Mi­nis­te­rios de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Ar­gen­ti­na. Y com­ple­ta: “Por­que le im­pli­ca a una per­so­na que tie­ne fa­mi­lia una enor­me en­tre­ga”.

¿Y có­mo se ini­cia el ca­mino ha­cia el dia­co­na­do per­ma­nen­te? El je­fe de pren­sa del obis­pa­do de San Isi­dro, que cuen­ta con una es­cue­la dia­co­nal con 22 as­pi­ran­tes, pa­dre Má­xi­mo Jur

ci­no­vic, di­ce que la vo­ca­ción del lai­co se des­pier­ta en la pa­rro­quia, al ma­ni­fes­tar­se “una fuer­te in­cli­na­ción al ser­vi­cio, a la ca­ri­dad”. Aña­de que es, pre­ci­sa­men­te, el pá­rro­co el que de­tec­ta esa po­ten­cia­li­dad pa­ra el mi­nis­te­rio dia­co­nal y lo pre­sen­ta. Lue­go, se re­quie­ren cin­co años de pre­pa­ra­ción con eta­pas de re­fle­xión, for­ma­ción teo­ló­gi­ca, bí­bli­ca y sa­cra­men­tal y ca­pa­ci­ta­ción pa­ra la ani­ma­ción y asis­ten­cia a la co­mu­ni­dad, es­pe­cial­men­te a los más ne­ce­si­ta­dos. “La idea no es que sean, por de­cir­lo de al­gu­na ma­ne­ra, sa­cris­ta­nes de lu­jo”, acla­ra.

Con una te­sis doc­to­ral so­bre el dia-

co­na­do per­ma­nen­te en el país, la so­ció­lo­ga y pre­si­den­te de la Aca­de­mia Na­cio­nal de Edu­ca­ción, Bea­triz Ba

lian de Tag­ta­chian sub­ra­ya que es­te mi­nis­te­rio “es una res­pues­ta a una ne­ce­si­dad”. Apun­ta que los obis­pos de EE.UU., al pe­dir su res­tau­ra­ción, es­gri­mían, en­tre las ra­zo­nes, que “se re­quie­re ím­pe­tu y adap­ta­cio­nes crea­ti­vas del mi­nis­te­rio dia­co­nal a las rá­pi­das ne­ce­si­da­des cam­bian­tes de nues­tra so­cie­dad”. Y con­si­de­ra que, si bien pue­den lla­mar más la aten­ción la fa­cul­tad de los diá­co­nos per­ma­nen­tes pa­ra rea­li­zar cier­tos ofi­cios, su la­bor ca­ri­ta­ti­va es lo que “le otor­ga ma­yor ri­que­za” a la Igle­sia por­que “va al en­cuen­tro de los po­bres, dé­bi­les y su­frien­tes”.

Sin em­bar­go, en al­gu­nos sec­to­res de la Igle­sia to­da­vía hay cier­ta cau­te­la an­te el fe­nó­meno de los diá­co­nos per­ma­nen­tes. De he­cho, 10 de las 65 dió­ce­sis de la Ar­gen­ti­na no tie­nen es­te mi­nis­te­rio. “Lo que me pa­re­ce es que, co­mo la Igle­sia ha te­ni­do en los úl­ti­mos diez si­glos clé­ri­gos cé­li­bes, al­gu­nos pre­fie­ren to­mar­se un tiem­po pa­ra ver có­mo se desa­rro­lla es­ta nue­va mo­da­li­dad”, opi­na Gó­mez. Y se­ña­la que “al ser al­go nue­vo, pues, cues­ta im­po­ner­lo”. Pe­ro con­si­de­ra que “la me­jor ma­ne­ra de que el dia­co­na­do per­ma­nen­te ob­ten­ga su lu­gar es que “quie­nes lo ejer­ce­mos cum­pla­mos nues­tro pa­pel co­mo ser­vi­do­res, so­bre to­do de la ca­ri­dad; que pon­ga­mos en prác­ti­ca la obra del Es­pí­ri­tu, y allí nues­tros her­ma­nos se van a dar cuen­ta de que es­te mi­nis­te­rio vino pa­ra que­dar­se”.

Aho­ra bien: ¿Pue­de ser el dia­co­na­do per­ma­nen­te un pa­so ha­cia el ce­li­ba­to sa­cer­do­tal op­ta­ti­vo? “Eso so­la­men­te lo sa­be Dios”, di­ce Gó­mez. Se­ña­la que el ce­li­ba­to no es una cues­tión de doc­tri­na, sino de dis­ci­pli­na ecle­siás­ti­ca, que la Igle­sia ins­tau­ró en un mo­men­to de su his­to­ria y que un pon­tí­fi­ce po­dría mo­di­fi­car. Pe­ro sub­ra­yó que la cues­tión “es­tá en ma­nos de Dios y del Es­pí­ri­tu San­to que ha­rá lo que ten­ga que ha­cer si tie­nen que ha­ber pres­bí­te­ros ca­sa­dos”. A su vez, Ba­lian de Tag­ta­chian con­si­de­ra que al dia­co­na­do “no hay que des­en­fo­car­lo de su cen­tro, que es el ser­vi­cio. De­cía el ar­zo­bis­po Car­me­lo Gia­quin­ta: ‘es el mi­nis­tro na­tu­ral y ne­ce­sa­rio de la ca­ri­dad ecle­sial ejer­ci­da en for­ma or­gá­ni­ca’. Ase­gu­ra la pre­sen­cia de la Igle­sia en­tre los que más la ne­ce­si­tan”.

Una acla­ra­ción: el ca­sa­mien­to tie­ne que ser an­te­rior al ac­ce­so al dia­co­na­do per­ma­nen­te. Y si el mi­nis­tro en­viu­da, no pue­de vol­ver a ca­sar­se. Tam­bién un sol­te­ro pue­de ser diá­cono per­ma­nen­te, pe­ro de­be­rá ser cé­li­be. El cri­te­rio es el mis­mo que se apli­ca en las co­mu­ni­da­des ca­tó­li­cas de ri­to orien­tal, don­de hay no so­lo diá­co­nos ca­sa­dos -aquí se man­tu­vo la tra­di­ción-, sino sa­cer­do­tes ca­sa­dos (no así los obis­pos). Pe­ro el ma­tri­mo­nio tam­bién tie­ne que ser an­te­rior al otor­ga­mien­to del or­den sa­gra­do. Fi­nal­men­te, ca­be pla­tear­se otro as­pec­to: ¿Po­drá ha­ber en un fu­tu­ro mu­je­res dia­co­ni­sas? La cues­tión –que se su­ma a es­tu­dios an­te­rio­res- es­tá sien­do ana­li­za­da por una co­mi­sión de ex­per­tos por dis­po­si­ción del Pa­pa Fran­cis­co y se es­pe­ra un dic­ta­men.

Lo cier­to es que el dia­co­na­do per­ma­nen­te -ma­ña­na es el Día del Diá­cono por ser la fes­ti­vi­dad de San Lo­ren­zo, el pri­me­ro már­tir- vie­ne abrién­do­se pa­so en la Igle­sia y, más allá de su res­pues­ta a la fal­ta de sa­cer­do­tes, tie­ne su ca­ris­ma. Gó­mez con­clu­ye: “No vie­ne a sus­ti­tuir a na­die. Es más, si no exis­tie­se, es co­mo si a la Igle­sia le fal­ta­ra al­go”.

En cre­ci­mien­to. De­le­ga­dos dio­ce­sa­nos y for­ma­do­res de diá­co­nos per­ma­nen­tes du­ran­te su úl­ti­mo en­cuen­tro na­cio­nal, en ju­nio, en Bue­nos Ai­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.