“Ten­go cla­ro que Dios me lla­mó pa­ra ser diá­cono, no cu­ra”

Clarin - Valores Religiosos - - News -

“Nun­ca pen­sé en es­ta vo­ca­ción. Ha­bía ido a un co­le­gio ca­tó­li­co pe­ro ni si­quie­ra fre­cuen­ta­ba la igle­sia”, re­ve­la a Va­lo­res Re­li­gio­sos

Héc­tor Cas­tol­di, uno de los diá­co­nos per­ma­nen­te de la ca­te­dral de Morón. De 70 años, ca­sa­do ha­ce 45 y con 6 hi­jos, aún hoy prio­ri­za su fa­mi­lia so­bre el ser­vi­cio a la igle­sia.

Se or­de­nó ha­ce 18 años. Pe­ro to­do co­men­zó un tiem­po an­tes, cuan­do su quin­ta hi­ja iba a to­mar la co­mu­nión. En el co­le­gio los in­vi­ta­ron a él y su es­po­sa a ser pa­dres coor­di­na­do­res de la pre­pa­ra­ción y, al fi­na­li­zar, les su­gi­rie­ron ofre­cer­se en al­gu­na pa­rro­quia de la zo­na. Así el ma­tri­mo­nio lle­gó a un tem­plo cer­cano.

“El cu­ra nos con­tó que fal­ta­ban ser­vi­do­res hom­bres y nos man­dó a ha­blar con el diá­cono y su es­po­sa”, re­cuer­da Héc­tor. Has­ta ese mo­men­to no sa­bía que exis­tía el dia­co­na­do. “Nun­ca ha­bía oí­do ha­blar de eso”, ad­mi­te.

Pe­ro no to­do fue fá­cil. Al prin­ci­pio su es­po­sa no en­ten­día por qué que­ría to­mar otra ac­ti­vi­dad. Con la crian­za de sus hi­jos y su tra­ba­jo en ven­tas, el úni­co día li­bre –ade­más del do­min­go- era el sá­ba­do. Por la ma­ña­na iba al Ins­ti­tu­to de for­ma­ción y por la tar­de ayu­da­ba en la pa­rro­quia de su ba­rrio.

“Lo bueno es que siem­pre tu­ve en cla­ro que Dios me eli­gió pa­ra ser diá­cono, no cu­ra”, se­ña­la Héc­tor. Y agre­ga que “el or­den de prio­ri­da­des siem­pre fue pa­ra mí pri­me­ro la fa­mi­lia, des­pués el tra­ba­jo y lue­go el mi­nis­te­rio”.

Res­pe­ta el día do­min­go pa­ra es- tar en ca­sa, aun­que re­co­no­ce que a ve­ces la ta­rea pastoral le re­quie­re más tiem­po y que man­te­ner el equi­li­brio no es tan fá­cil. So­bre to­do eso se pla­ne­tó des­pués de su or­de­na­ción, cuan­do lo cam­bia­ron de pa­rro­quia. “Ahí tu­vi­mos al­gún con­flic­to de fa­mi­lia, pe­ro con mi es­po­sa lo fui­mos su­peran­do”, di­ce.

En res­pues­ta a quie­nes acu­san a los diá­co­nos de ser sa­cer­do­tes frus­tra­dos, se­ña­la que si bien no es su ca­so, ad­mi­te que a ve­ces es cier­to “por­que la igle­sia es­tá de­ma­sia­do cle­ri­ca­li­za­da y nues­tra for­ma­ción, en mu­chos ca­sos, gi­ró en ser ayu­dan­tes de lu­jo de los cu­ras”.

Pa­ra Héc­tor el dia­co­na­do tie­ne su im­pron­ta a par­tir de mos­trar a Cris­to ser­vi­dor en las pe­ri­fe­rias, en lu­ga­res don­de la Igle­sia no lle­ga, in­ser­ta­dos en los lu­ga­res de tra­ba­jo. “No so­lo en la igle­sia soy diá­cono, si- no que el res­to de los días sigo sién­do­lo, pe­ro lo vi­vo en el con­tac­to co­ti­diano con la gen­te”, se­ña­la. Cuen­ta que mu­chas ve­ces sus com­pa­ñe­ros lo con­sul­tan por al­gún pro­ble­ma de fa­mi­lia por­que va­lo­ran es­te ser­vi­cio.

En lo per­so­nal, Héc­tor vi­ve el dia­co­na­do co­mo una res­pues­ta al amor de Dios por to­do lo que le dio en la vi­da, es­pe­cial­men­te por sus seis hi­jos. “Es lo que tra­to de trans­mi­tir cuan­do ha­go las ce­le­bra­cio­nes, so­bre to­do en los bau­tis­mos, que es la ta­rea que más reali­zo en la ca­te­dral: la im­por­tan­cia de com­par­tir, de abra­zar­nos, de con­ver­sar, de es­tar pen­dien­te del otro en las co­sas co­ti­dia­nas de la vi­da”.

Even­tua­les in­tere­sa­dos pue­den es­cri­bir­le a hec­tor­cas­tol­di@hotmail.com

Fa­mi­lia y pa­rro­quia. Héc­tor con su es­po­sa en la ca­te­dral de Morón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.