Isaías, el pro­fe­ta de la paz

Fue uno de los ma­yo­res vi­sio­na­rios del Pue­blo de Is­rael, que an­ti­ci­pa el triun­fo de Dios y, por tan­to, el fin de la gue­rra.

Clarin - Valores Religiosos - - News - Tz­vi bar Itz­jak Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

El ri­tual de la tra­di­ción ju­día in­di­ca que du­ran­te el ser­vi­cio ma­tu­tino de los sá­ba­dos, des­pués de leer una sec­ción de la To­rá lee­mos un pá­rra­fo de al­gún li­bro de los Pro­fe­tas. Se­gún los in­tér­pre­tes bí­bli­cos, es­ta cos­tum­bre sur­gió co­mo res­pues­ta al de­cre­to que prohi­bía la lec­tu­ra del Pen­ta­teu­co, es­ta­ble­ci­da por el con­quis­ta­dor he­le­nis­ta An­tio­co Epi­fa­nes (215-164 a.e.c.).

Du­ran­te las pró­xi­mas se­ma­nas, se es­ta­rá le­yen­do al pro­fe­ta Isaías, hi­jo de Amotz, quien vi­vió du­ran­te el si­glo VIII a.e.c. y fue uno de los ma­yo­res vi­sio­na­rios. Su men­sa­je se­reno lo con­vir­tió en uno de los li­bros más po­pu­la­res. Su con­cep­ción mo­no­teís­ta re­sul­ta no­ta­ble, to­mán­do­se co­mo mo­de­lo pa­ra las 3 re­li­gio­nes mo­no­teís­tas, cuan­do ex­pre­sa de ma­ne­ra pre­cla­ra «Yo soy el pri­me­ro, y yo soy el pos­tre­ro, y fue­ra de mí no hay Dios».

Vi­vió en una épo­ca en la que Is­rael se en­con­tra­ba apri­sio­na­da en­tre Ba­bi­lo­nia y Egip­to, las dos gran­des po­ten­cias en de­ca­den­cia en el mun­do an­ti­guo. Fue un pe­río­do en el que en Is­rael se ha­bía cons­ti­tui­do una po­de­ro­sa cla­se so­cial de nue­vos ri­cos, pro­pie­ta­rios y la­ti­fun­dis­tas. Y co­mo era de es­pe­rar­se, el ex­ce­so pre­ci­pi­tó una cri­sis de ido­la­tría. Era el rei­na­do de Ajaz e Isaías na­rra có­mo es­te so­be­rano, ago­bia­do por las ame­na­zas de va­rios ejér­ci­tos alia­dos, des­pre­ció el au­xi­lio del To­do­po­de­ro­so, mo­ti­vo por el cual fue cas­ti­ga­do se­ve­ra­men­te.

El li­bro co­mien­za ex­po­nien­do que exis­te un plan que se rea­li­za­rá en el «Día de Dios», en el que Je­ru­sa­lén se con­ver­ti­rá en el cen­tro del mun­do. Ese día to­das las na­cio­nes ven­drán a Sion (Je­ru­sa­lén) pa­ra re­ci­bir ins­truc- ción, pe­ro pri­me­ro la ciu­dad de­be ser es­car­men­ta­da y lim­pia­da del mal. Se in­vi­ta a los is­rae­li­tas exi­lia­dos en la Ba­bi­lo­nia opre­so­ra a unir­se a es­te plan, cuen­ta có­mo Dios ha­rá re­gre­sar a los exi­lia­dos re­di­mi­dos, ha­bla de la fi­de­li­dad a Dios por par­te de Eze­quías (quien des­tro­na a Ajaz) y se­ña- la que la res­tau­ra­ción de Sion es­ta­rá ocu­rrien­do por­que El Crea­dor del Uni­ver­so, ha de­sig­na­do al mo­nar­ca per­sa Ci­ro co­mo el me­sías pro­me­ti­do y el cons­truc­tor del Tem­plo. Con­ti­núa con una ex­hor­ta­ción a Is­rael a man­te­ner el pac­to y ter­mi­na or­de­nan­do jus­ti­cia mien­tras su­ce­den las eta­pas fi­na­les del plan, in­clu­yen­do la pe­re­gri­na­ción de las na­cio­nes a Sion y la rea­li­za­ción del rei­na­do de Dios.

El men­sa­je pro­fé­ti­co de Isaías re­sul­ta tras­cen­den­te, por­que pre­di­ce de ma­ne­ra es­pe­ran­za­do­ra, que más allá de la os­cu­ri­dad de los si­glos, en una ma­ña­na des­pe­ja­da, to­da la Glo­ria Di­vi­na cu­bri­rá la tie­rra. “Y se­rá en ese mo­men­to que el hom­bre con­ver­ti­rá su es­pa­da en ele­men­tos de ara­do y, eter­na­men­te, na­die más se pre­pa­ra­rá pa­ra la gue­rra”. Que su lec­tu­ra nos ins­pi­re a aban­do­nar la vio­len­cia y me­jo­rar nues­tra con­vi­ven­cia.

En­se­ñan­za. La lec­tu­ra del pro­fe­ta Isaías ins­pi­ra a la con­vi­ven­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.