Una tras­cen­den­cia que­ri­da por Dios

Do­nar ór­ga­nos. El do­min­go te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de asu­mir el com­pro­mi­so con el ma­yor ges­to de al­truis­mo.

Clarin - Valores Religiosos - - News - Daniel Gold­man Ra­bino de la Co­mu­ni­dad Bet El

Es­te do­min­go, jun­to a ca­da ur­na de las elec­cio­nes PA­SO, po­dre­mos tam­bién ins­cri­bir­nos pa­ra ser do­nan­tes de ór­ga­nos. Es­ta ini­cia­ti­va de mi ami­go Juan Carr, fun­da­dor de la Red So­li­da­ria, nos in­cen­ti­va a que pro­ta­go­ni­ce­mos co­mo co­mu­ni­dad y co­mo pue­blo uno de los sig­nos más sig­ni­fi­ca­ti­vos de fra­ter­ni­dad, sien­do que cien­tos de mi­les de ar­gen­ti­nos pue­dan sal­var cien­tos de mi­les de vi­das. Un son­deo de opi­nión de­mos­tró que 7 de ca­da 10 ar­gen­ti­nos es­tán a fa­vor de que to­dos los ciu­da­da­nos sean po­ten­cia­les do­nan­tes.

Las tra­di­cio­nes re­li­gio­sas apo­yan es­ta prác­ti­ca. En el ju­daís­mo la vi­da es vi­da en la me­di­da en que exis­ta con­ti­nui­dad. Por eso do­nar un ór­gano es el ma­yor ac­to de al­truis­mo, por­que es la tras­cen­den­cia a tra­vés del pró­ji­mo. Me en­can­ta pen­sar que ni si­quie­ra el cuer­po nos per­te­ne­ce. Ima­gi­né­mo­nos cuan no­ble y digno re­sul­ta que otro pue­da mi­rar con los ojos de uno y que al­guien pal­pi­te con el co­ra­zón de un otro.

“Siem­pre do­nar es un bien. Es un ac­to de ca­ri­dad ha­cia el pró­ji­mo. Do­nar no tie­ne ab­so­lu­ta­men­te na­da que ver con la re­su­rrec­ción. El cuer­po no es­tá iden­ti­fi­ca­do con el al­ma. Una vez que mue­re, el cuer­po se des­ha­ce. No hay en­ti­dad en­tre ese cuer­po y el re­su­ci­ta­do” afir­ma mi que­ri­do her­mano, el pa­dre Guillermo Mar­có.

“La ma­yo­ría de la ju­ris­pru­den­cia is­lá­mi­ca acep­ta el tras­plan­te de ór­ga­nos siem­pre que se lo ha­ga con el con­sen­ti­mien­to de la per­so­na y no se lo uti­li­ce pa­ra el co­mer­cio o pa­ra al­ma­ce­nar­lo. En nues­tra re­li­gión te­ne­mos un prin­ci­pio bá­si­co, que es el de la con­ser­va­ción de la vi­da. De acuer­do con es­te pre­cep­to, mien­tras no sea ilí­ci­to, siem­pre se eli­ge por to­do aque­llo que tien­da a pro­lon­gar la exis­ten­cia del hom­bre. Un ejem­plo: pa­ra no­so­tros la car­ne de cer­do es­tá prohi­bi­da, pe­ro en ca­so de que una per­so­na ne­ce­si­te in­su­li­na por­ci­na, que lo ayu­de a vi­vir, es­tá bien. El Is­lam es­tá en con­tra del co­mer­cio de ór­ga­nos, ése es el úni­co te­mor, pe­ro al tras­plan­te lo ve co­mo co­sa bue­na”, ase­ve­ra mi otro her­mano, Omar Ab­boud.

Más de 8.000 per­so­nas en nues­tro país es­pe­ran por una do­na­ción de ór­ga­nos.

El tras­plan­te da es­pe­ran­za, y la es­pe­ran­za es la ca­pa­ci­dad de ver que pue­de crear­se luz a pe­sar de to­da la os­cu­ri­dad, por­que en ella re­si­den los sue­ños, la ima­gi­na­ción y el co­ra­je de atre­ver­se a trans­for­mar la reali­dad. Hay mu­chos que no siem­pre pue­den op­tar por la mú­si­ca que se les im­po­ne, pe­ro qué su­bli­me re­sul­ta ayu­dar­los a ele­gir có­mo bai­lar­la. Por to­do es­to, el do­min­go, sea­mos ca­pa­ces de aña­dir a la elec­ción la de­ci­sión de apos­tar por la vi­da en su in­men­so mo­do de plu­ra­li­dad y tras­cen­den­cia. Acer­ca­te a la ur­na de la Red So­li­da­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.