Por el ca­mino del per­dón

El Pa­pa ani­mó a to­do el pue­blo co­lom­biano a per­do­nar so­bre las ba­ses de verdad y jus­ti­cia, sin ol­vi­do, y a los vic­ti­ma­rios, a pe­dir per­dón para con­so­li­dar la paz.

Clarin - Valores Religiosos - - Front Page - Sergio Ru­bin sru­bin@cla­rin.com

El Pa­pa en Co­lom­bia. En su vi­si­ta, Fran­cis­co alen­tó la re­con­ci­lia­ción en una so­cie­dad di­vi­di­da por los acuer­dos de paz con la gue­rri­lla. Su pré­di­ca to­có el co­ra­zón de los co­lom­bia­nos y fue asu­mi­da por víc­ti­mas y vic­ti­ma­rios.

¿Des­pués de más de me­dio si­glo de vio­len­cia gue­rri­lle­ra y pa­ra­mi­li­tar mez­cla­da con nar­co­trá­fi­co, que de­jó un sal­do de 260 mil muer­tos, 60 mil des­apa­re­ci­dos y sie­te mi­llo­nes de des­pla­za­dos, puede una so­cie­dad per­do­nar a sus vic­ti­ma­rios? ¿O de­be exi­gir el cum­pli­mien­to a ra­ja­ta­bla de la jus­ti­cia, sin im­por­tar si ello di­fi­cul­ta el ca­mino ha­cia la paz? ¿En qué pun­to el an­he­lo de jus­ti­cia puede con­ver­tir­se en de­seo de ven­gan­za? ¿Per­do­nar sig­ni­fi­ca ol­vi­dar? En to­do ca­so, ¿quién de­be per­do­nar y ba­jo qué cir­cuns­tan­cias? ¿Qué apor­te puede ha­cer la fe a fa­vor de sa­nar las he­ri­das? To­das estas pre­gun­tas fue­ron res­pon­di­das en una au­tén­ti­ca ca­te­que­sis so­cial del pa­pa Fran­cis­co du­ran­te su re­cien­te vi­si­ta a Co­lom­bia, acla­ma­do por mul­ti­tu­des en­tu­sias­tas . Por­que, como él mis­mo di­jo, su via­je a tie­rras co­lom­bia­nas era “muy es­pe­cial”: para con­tri­buir a la paz por el ca­mino de la re­con­ci­lia­ción nacional.

La pré­di­ca de Fran­cis­co no po­día ser más opor­tu­na y al mis­mo tiem­po cru­cial: la so­cie­dad co­lom­bia­na es­tá muy di­vi­di­da so­bre los acuer­dos de paz a los que lle­gó el año pa­sa­do el go­bierno con el prin­ci­pal gru­po gue­rri­lle­ro –las FARC – tras años de ne­go­cia­cio­nes res­pal­da­das por el Va­ti­cano. Los en­ten­di­mien­tos fue­ron, sin em­bar­go, re­cha­za­dos en un re­fe­rén­dum ce­le­bra­do en no­viem­bre, cuan­do se im­pu­so ajus­ta­da­men­te el No por con­si­de­rar que se con­sa­gra­ba la im­pu­ni­dad. Ac­tual­men­te se bus­ca me­jo­rar­los, qui­tán­do­les be­ne­fi­cios a las FARC. Pe­ro la po­bla­ción –que se pro­fe­sa en su gran ma­yo­ría ca­tó­li­ca– es­tá muy po­la­ri­za­da y, mien­tras el pre­si­den­te Juan Ma­nuel Santos en­ca­be­za la de­fen­sa de los acuer­dos que le va­lie­ron el Pre­mio No­bel de la Paz, su an­te­ce­sor, Al­va­ro Uri­be, se opo­ne te­naz­men­te. Y si bien fue a la mi­sa que el pon­tí­fi­ce ofi­ció en Me­de­llín, no con­cu­rrió al en­cuen­tro del Pa­pa con Santos y re­fe­ren­tes de la so­cie­dad ci­vil en Bo­go­tá.

El tra­mo más me­du­lar de la vi­si­ta fue cuan­do el Pa­pa pre­si­dió en Vi­lla­vi­cen­cio, la re­gión más azo­ta­da por la gue­rri­lla y los pa­ra­mi­li­ta­res, el Gran En­cuen­tro por la Re­con­ci­lia­ción Nacional. Allí es­cu­chó des­ga­rra­do­res tes­ti­mo­nios de víc­ti­mas dis­pues­tas a per­do­nar y vic­ti­ma­rios que ofre­cían su per­dón y for­mas de re­pa­ra­ción. Tras es­cu­char­los, Fran­cis­co di­jo: “¡Cuán­to bien nos ha­ce es­cu­char sus his­to­rias! Es­toy con­mo­vi­do. Son his­to­rias de su­fri­mien­to y amar­gu­ra, pe­ro tam­bién y, so­bre to­do, son his­to­rias de amor y per­dón que nos ha­blan de vi­da y es­pe­ran­za; de no de­jar que el odio, la ven­gan­za o el do­lor se apo­de- ren de nues­tro co­ra­zón”. Se­ña­ló que “tam­bién hay es­pe­ran­za para quien hi­zo el mal; no to­do es­tá per­di­do. Es cier­to que en esa re­ge­ne­ra­ción mo­ral y es­pi­ri­tual del vic­ti­ma­rio la jus­ti­cia tie­ne que cum­plir­se”.

A una de las víc­ti­mas le di­jo: “No se puede vi­vir del ren­cor, te has dado cuen­ta de que no se puede vi­vir del ren­cor, de que só­lo el amor li­be­ra y cons­tru­ye. Y de es­ta ma­ne­ra co­men­zas­te a sa­nar tam­bién las he­ri­das de otras víc­ti­mas, a re­cons­truir su dig­ni­dad”. Y con­clu­yó: “La vio­len­cia en- gen­dra más vio­len­cia, el odio más odio, y la muer­te más muer­te. Te­ne­mos que rom­per esa ca­de­na que se pre­sen­ta como in­elu­di­ble, y eso só­lo es po­si­ble con el per­dón y la re­con­ci­lia­ción”.

Fi­nal­men­te, el Pa­pa ex­cla­mó: “Que­ri­dos co­lom­bia­nos: no ten­gan te­mor a pe­dir y a ofre­cer el per­dón. No se re­sis­tan a la re­con­ci­lia­ción para acer­car­se, reen­con­trar­se como her­ma­nos y su­pe­rar las ene­mis­ta­des. Es ho­ra de sa­nar he­ri­das, de ten­der puen­tes, de li­mar di­fe­ren­cias. Es la ho­ra para de- sac­ti­var los odios, re­nun­ciar a las ven­gan­zas y abrir­se a la con­vi­ven­cia ba­sa­da en la jus­ti­cia, en la verdad y en la crea­ción de una ver­da­de­ra cul­tu­ra del en­cuen­tro fra­terno”.

De­trás del Pa­pa pen­día una es­tre­me­ce­do­ra ima­gen de un Cris­to mu­ti­la­do de Bo­ja­yá, en el de­par­ta­men­to de Cho­có, que su­frió gra­ves da­ños en 2002 cuan­do –pro­duc­to de una bomba de las FARC– fue­ron ma­sa­cra­das 79 per­so­nas que se re­fu­gia­ron en la igle­sia es­ca­pan­do de un en­fre­na­mien­to en­tre el Ejér­ci­to, los gue­rri­lle- ros y los pa­ra­mi­li­ta­res. To­da una sín­te­sis de una historia ho­rro­ro­sa que la so­cie­dad co­lom­bia­na quie­re de­jar atrás. Aun­que to­da­vía el otro gru­po gue­rri­lle­ro, me­nos nu­me­ro­so pe­ro aca­so más cruel, el ELN, no lle­gó a un acuer­do con el go­bierno, al me­nos dis­pu­so una tre­gua de 100 días como ges­to an­te la vi­si­ta del Pa­pa.

Lue­go, en la mi­sa de Car­ta­ge­na, Fran­cis­co ad­vir­tió que los acuer­dos en­tre el go­bierno y las FARC ten­drán fu­tu­ro en la me­di­da en que el es­pí­ri­tu re­con­ci­lia­dor em­bar­gue a to­da la so-

cie­dad. “Los ca­mi­nos de pa­ci­fi­ca­ción, de pri­ma­cía de la ra­zón so­bre la ven­gan­za, de de­li­ca­da ar­mo­nía en­tre la po­lí­ti­ca y el de­re­cho, no pue­den ob­viar los pro­ce­sos de la gen­te. No al­can­za con el di­se­ño de mar­cos nor­ma­ti­vos y arre­glos ins­ti­tu­cio­na­les en­tre gru­pos po­lí­ti­cos o eco­nó­mi­cos de bue­na vo­lun­tad”, di­jo.

Un es­pí­ri­tu que de­be al­can­zar prin­ci­pal­men­te a víc­ti­mas y vic­ti­ma­rios por­que para ellos dar el per­dón y dis­po­ner­se a re­ci­bir­lo es per­so­nal. Tam­bién lo di­jo allí Fran­cis­co: “Es­te ca­mino de re­in­ser­ción en la co­mu­ni­dad co­mien­za con un diá­lo­go de a dos. Na­da po­drá re­em­pla­zar ese en­cuen­tro re­pa­ra­dor; nin­gún pro­ce­so co­lec­ti­vo nos exi­me del desafío de en­con­trar­nos, de cla­ri­fi­car, de per­do­nar”.

Y com­ple­tó con una se­rie de pun- tua­li­za­cio­nes cla­ve: “Las he­ri­das hon­das de la historia pre­ci­san ne­ce­sa­ria­men­te de ins­tan­cias don­de se ha­ga jus­ti­cia, se dé posibilidad a las víc­ti­mas de co­no­cer la verdad, el da­ño sea con­ve­nien­te­men­te re­pa­ra­do y ha­ya ac­cio­nes cla­ras para evi­tar que se re­pi­tan esos crí­me­nes”. A la vez que se­ña­ló que per­dón no im­pli­ca ol­vi­do.

Aca­so el primer y sor­pren­den­te fru­to de la pré­di­ca de Fran­cis­co fue la car­ta que le en­vió el má­xi­mo lí­der de las FARC, Ro­dri­go Lon­do­ño –alias To­mo­chen­ko– en la que le pi­de que lo per­do­ne por el do­lor que su or­ga­ni­za­ción cau­só en más de 50 años de ac­ti­vi­dad gue­rri­lle­ra. Lla­man gra­ta­men­te la aten­ción sus ar­gu­men­tos: “Sus reite­ra­das ex­po­si­cio­nes acer­ca de la mi­se­ri­cor­dia in­fi­ni­ta de Dios, me mue­ven a su­pli­car su per­dón por cual­quier lá­gri­ma o do­lor que ha­ya­mos oca­sio­na­do al pue­blo de Co­lom­bia o a uno de sus in­te­gran­tes”.

Tras se­ña­lar­le que las FARC han “de­cli­na­do cual­quier ma­ni­fes­ta­ción de odio y de vio­len­cia”, aho­ra tie­ne el áni­mo de per­do­nar a quie­nes fue­ron sus enemigos. “Cum­pli­mos el ac­to de con­tri­ción in­dis­pen­sa­ble para re­co­no­cer nues­tros errores y pe­dir per­dón a todos los hom­bres y mu­je­res que de al­gún mo­do fue­ron víc­ti­mas de nues­tra ac­ción”, le es­cri­bió.

“No sé si es­ta­ría del to­do bien im­plo­rar de us­ted, que con el mag­ní­fi­co po­der de su ora­ción, ele­va­ra su voz e in­vi­ta­ra a orar tam­bién a to­do el pue­blo co­lom­biano, para que no se va­ya a frus­trar el enor­me es­fuer­zo que in­vo­lu­cró con­for­mar la Me­sa de Con­ver­sa­cio­nes”, ter­mi­na.

De to­das for­mas, el Pa­pa ad­vir­tió más de una vez que una paz se­gu­ra y sos­te­ni­da en el tiem­po se lo­gra­rá cuan­do no ha­ya ex­clui­dos por­que las di­fe­ren­cias son cal­do de cul­ti­vo para la vio­len­cia. En la ho­mi­lía de la mi­sa en Car­ta­ge­na di­jo al res­pec­to: “Si Co­lom­bia quie­re una paz es­ta­ble y du­ra­de­ra, tie­ne que dar ur­gen­te­men­te un paso en es­ta di­rec­ción, que es aque­lla del bien co­mún, de la equi­dad, de la jus­ti­cia”.

Tras la vi­si­ta del Pa­pa al­go es se­gu­ro: to­có los co­ra­zo­nes de una in­men­sa ma­yo­ría de co­lom­bia­nos. Para mu­chos, su paso puede ser el ini­cio de una nueva era que im­pli­ca dar el primer paso –como era el le­ma de la vi­si­ta– en el ar­duo ca­mino que lle­va al per­dón.

Abra­zo. Un ex gue­rri­lle­ro que se vo­ló una mano ma­ni­pu­lan­do ex­plo­si­vos se acer­ca al pa­pa Fran­cis­co. El pon­tí­fi­ce fue acla­ma­do en su paso por tie­rras co­lom­bia­nas.

Emo­cio­nan­te. Una víc­ti­ma de la gue­rri­lla y un ex gue­rri­lle­ro se abra­zan du­ran­te el Gran En­cuen­tro por la Re­con­ci­lia­ción Nacional que en­ca­be­zó el Pa­pa en Vi

AR­CHI­VO CLA­RÍN

illa­vi­cen­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.