Diez días de hu­mil­de in­tros­pec­ción

Cer­ca­nía y mo­des­tia. Una in­vi­ta­ción a vi­ven­ciar las Al­tas Fies­tas del pue­blo he­breo a la me­di­da de Dios.

Clarin - Valores Religiosos - - News - Da­niel Gold­man Ra­bino de la Co­mu­ni­dad Bet El

A par­tir de la no­che del pró­xi­mo miér­co­les (20 de se­tiem­bre) co­mien­za el Rosh Has­ha­ná o Año Nue­vo Ju­dío, dan­do ini­cio al año 5778. Diez días más tar­de con­me­mo­ra­re­mos el Iom Ki­pur o Día del Per­dón (a par­tir de la no­che del 29 y du­ran­te el día 30 de se­tiem­bre).

To­do es­te pe­río­do de diez días se de­no­mi­na Ia­mim No­raim o Días Te­mi­bles. Es la eta­pa más sa­gra­da del año he­breo, tiem­po en el que ca­da ju­dío de­be rea­li­zar una ta­rea de in­tros­pec­ción pro­fun­da, re­vi­san­do sus ac­cio­nes y so­li­ci­tan­do con ac­ti­tud mo­des­ta el per­dón co­rres­pon­dien­te a su se­me­jan­te, en el ca­so que ha­ya obra­do in­co­rrec­ta­men­te. El To­do­po­de­ro­so dis­pen­sa del error si su pró­ji­mo lo ha­ce.

A pro­pó­si­to de estas fe­chas qui­sie­ra com­par­tir un bre­ve tex­to del Tal­mud que se le atri­bu­ye a Ra­bi Io­ja­nán. El maes­tro sos­tie­ne que siem­pre que en la Bi­blia se ha­ce men­ción al Ma­jes­tuo­so Rei­na­do Di­vino, pa­ra­le­la­men­te se ha­ce alu­sión a Su hu­mil­dad. Y ci­ta a Moi­sés cuan­do en el Deu­te­ro­no­mio di­ce “Dios gran­de y po­de­ro­so” e in­me­dia­ta­men­te aña­de “que ha­ce jus­ti­cia al huér­fano y a la viu­da, y ama al ex­tran­je­ro, dán­do­le pan y ves­ti­do”. Y am­plía el con­cep­to ci­tan­do un ver­sícu­lo del pro­fe­ta Isaías cuan­do des­cri­be a Dios como “el Al­to y Ex­cel­so, que ha­bi­ta la eter­ni­dad”, quien se­gui­da­men­te lo de­fi­ne como “aquel que mo­ra jun­to al de es­pí­ri­tu afli­gi­do para vi­vi­fi­car el co­ra­zón de los de­sola­dos”.

Dios es “Ex­cel­so” y “Hu­mil­de” a la vez. Y cuan­do se acen­túa la gran­de­za di­vi­na no se mi­ni­mi­za su cer­ca­nía. Se me ocu­rre que po­si­ble­men­te la con­si­de­ra­ción de­be ser aún ma­yor: es “Quien ha­bi­ta la eter­ni­dad” jus­ta­men­te por­que “vi­ve con los afli­gi­dos”.

Nos in­di­ca la tra­di­ción que en es­tos 10 días que nos co­rres­pon­de tran­si­tar por el ca­len­da­rio ju­dío, to­da la hu­ma­ni­dad se pre­sen­ta a jui­cio an­te el Crea­dor, pe­ro a su vez se nos en­se­ña que Él se acer­ca a ca­da uno de no­so­tros. No es el “todos” en opo­si­ción a “ca­da uno”.

Me per­mi­to in­ter­pre­tar el con­te­ni­do del si­guien­te mo­do: Él es­tá con to­da la hu­ma­ni­dad, es de­cir con to­do el mundo que exis­te en no­so­tros mis­mos, por­que ca­da uno re­pre­sen­ta un uni­ver­so. Por lo tan­to la cla­ve de la vi­ven­cia de estas ce­le­bra­cio­nes ra­di­ca en no dis­tan­ciar las apa­ren­tes opo­si­cio­nes de la exis­ten­cia.

Que en es­te año que co­mien­za, los mo­men­tos de cer­ca­nía con Dios crez­can en nú­me­ro y sig­ni­fi­ca­do, al com­pren­der el hon­do sím­bo­lo de Su Gran­de­za y Ma­jes­tuo­si­dad. Les de­seo que ten­ga­mos un “Sha­ná To­vá”, un buen año, mo­do con el que nos sa­lu­da­mos en estas con­me­mo­ra­cio­nes.

Que nues­tro ges­to sea sin­ce­ro y que a tra­vés de él po­da­mos de­mos­trar nues­tro va­lor de hu­ma­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.